Creó una pista en casa para entrenar

La bolichera tolimense creó una pista de entrenamiento en su garaje.
Crédito: SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
La campeona mundial tolimense de bolos, María José Rodríguez, habló con EL NUEVO DÍA sobre cómo afronta el coronavirus en los Estados Unidos.
PUBLICIDAD

Tras cuatro semanas de encierro en su hogar, en los Estados Unidos, la bolichera tolimense María José Rodríguez decidió junto con su esposo crear una improvisada pista de entrenamiento en el garaje, con la cual buscará mantenerse lo más activa posible durante la cuarentena por el nuevo coronavirus.

“Quitamos todo lo que nos estorbaba, acomodamos madera sobre unas cajas y al fondo se acondicionó para que la bola no dañe nada. Es una línea hecha con material reciclable, no nos costó nada”, contó la deportista radicada desde hace seis años en Austin, Texas.

Y agregó: “El objetivo es por lo menos trabajar la mano, la fuerza. Me he sentido bien. No es lo mismo que una bolera, pero al menos con esto simulamos movimientos. Espero que no lo tengamos que utilizar mucho tiempo”.

La dos veces campeona mundial en 2019 contó que “con mi esposo estamos en casa desde el 3 de marzo, luego de llegar de Las Vegas. Allí estábamos compitiendo en un torneo, el cual fue cancelado en la segunda semana.

Debido a que en ese campeonato estuvieron muchas personas, optamos por quedarnos en nuestro apartamento, pues no sabíamos si alguien tal vez podría haber sido portador del coronavirus en plena competencia”.

La deportista ‘Pijao’ relató que “nosotros estamos saliendo para ir al supermercado. La cuarentena como tal no es obligatoria en Austin. Eso sí, la mayoría de los negocios están cerrados, y muchas personas trabajan desde sus hogares”.

También contó que “algunos locales tienen licencias para poder vender sus productos, pero todo se maneja a domicilio. El Gobernador anunció inicialmente que el 4 de mayo los estudiantes podrán regresar a colegios y universidades”.

Rodríguez reconoció que “de vez en cuando salgo con mi esposo a montar bicicleta. Eso es permitido. Entonces aprovechamos para respirar aire puro y ejercitarnos, pero manteniendo distancias y cuidados”.

La ibaguereña aseguró que “nuestro deporte es de los más difíciles de asimilar durante una cuarentena, a no ser que tengas una bolera en la casa. Me generó algo de estrés no poder entrenar, es terrible. Sin embargo, entendí que no soy la única en esta situación, entonces no es que vaya a quedar relegada en cuanto a mis tradicionales rivales en las competencias”.

En casa dijo que “lo único que queda por hacer son ejercicios de estiramiento y fortalecimiento, sobre todo en las piernas. Hay que tomar las cosas con calma, y ver que esto también es un descanso para el cuerpo”.

Sobre la manera como los norteamericanos asumen la pandemia refirió que “acá se ve gente que sale a la calle como si nada estuviera pasando, por eso con el pasar de los días las normas se van poniendo más estrictas. Creo que el cuidado va en cada ser humano, y debemos entender que esta situación es atípica, y todos debemos poner de nuestra parte”.

f

 

Juegos aplazados

Para María José Rodríguez, la postergación para 2022 de los Juegos Mundiales, los cuales reúnen los deportes que no hacen parte de los Olímpicos, “fue la mejor decisión, porque estas justas que también son muy importantes, no se podían cruzar con las competencias en Tokio. Creo que cada una merece su espacio, su cubrimiento y reconocimiento”.

Así las cosas, cree que “seguramente se vendrá una reestructuración en todo el calendario deportivo. Nosotros debemos estar por lo menos activos en el aspecto físico, a la espera de que las competencias vuelvan a la normalidad. Creo que nos iremos acomodando conforme se vea una disminución de la pandemia”.

La tolimense comentó que “yo hablo con amigos de otros países, y me dicen que el tema por el coronavirus es muy preocupante. Me hubiera encantado estar con mi familia en este momento tan difícil. Es un estrés permanente para mí saber cómo están mis abuelos, mis padres, mi hermana, todos mis seres queridos. Gracias a Dios todos permanecen muy bien”.

Finalmente, reflexionó sobre esta crisis concluyendo que “todo pasa en la vida por algo. Este virus ha dejado un mensaje claro de que se debe generar un cambio positivo en el planeta. El mundo estaba a punto de colapsar, y por eso se generó esta pausa. Debemos estar más unidos”.

María José Rodríguez realiza trabajos físicos en su casa.

 

RONAL RENGIFO ÁLVAREZ

Comentarios