Declaró su amor por el balompié

Crédito: SUMINISTRADAS - EL NUEVO DÍA
El ibaguereño Miguel Ángel Rodríguez Espitia se robó los aplausos en las redes sociales tras publicar un video en el que le dedicó un poema al fútbol.
PUBLICIDAD

Vistiendo los colores de Academia Tolimense, club en el cual se viene formando desde los cinco años, el ibaguereño Miguel Ángel Rodríguez Espitia se robó todos los aplausos recientemente en las redes sociales, luego de colgar en su Fan Page un video en el que decidió dedicarle un poema al fútbol (ver recuadro).

“Todo surgió debido a una necesidad de expresar lo que siento en esta larga cuarentena, la cual no nos ha permitido salir a realizar lo que más nos gusta. En mi caso, el fútbol”, contó el deportista de apenas 10 años.

Y agregó que “mi sueño es llegar al profesionalismo. Por ahora no pienso en ningún equipo en particular. Son muchas las opciones. Acá en Colombia, lo importante sería recibir la oportunidad. Ya en el exterior, si se dan las cosas, me encantaría jugar con Real Madrid (España) o la Juventus (Italia)”.

De su corta carrera contó que “comencé a entrenar desde los cuatro años, en Montecarlo F.C. Luego, 12 meses después, me recibieron en Academia Tolimense, y gracias a Dios allí me ha ido muy bien”.
Sobre su cariño por el fútbol, recordó que “empezó desde pequeño de manera natural. Mis papás me dicen que siempre me ha gustado el balón. Cada vez que me encontraba uno, empezaba a jugar.
En la cancha me ubico como volante 10. Esa es la posición que más me gusta, aunque también he tenido que ser lateral y delantero”.

.

El poema


Rodríguez Espitia manifestó del poema que “le dije a mis papitos, y ellos me ayudaron. En familia lo creamos. Expresé cada sentimiento, y poco a poco lo fuimos escribiendo. Queríamos hacer algo bonito, para que los niños se animaran en este momento tan difícil”.

Contó que “los profesores del club me felicitaron. Me dijeron que algo así fortalecería mentalmente a mis compañeros, y a otros chicos. La idea con esto no es sentir tristeza, sino alegría, porque nos permite recordar lo que tanto amamos fuera de casa”.

También refirió que “a mis compañeros les gustó. Lo importante también era transmitir un mensaje de esperanza, porque sé que, con la Gloria de Dios, todo esto se acabará pronto”.

Eso sí, reconoció que “no ha sido fácil lo del coronavirus, porque me alejó de mis amigos y del fútbol, pero me he divertido mucho en casa, compartiendo con mis papás. Las rutinas en el hogar mejoraron, porque tenemos tiempo para nosotros. Jugamos, vemos películas, y pues también entreno de manera virtual”.

Finalmente, manifestó que la principal enseñanza que le ha dejado esta pandemia es “amar mucho a nuestras familias, y valorarlas demasiado. Debemos estar unidos, ser solidarios y nunca perder la fe en Dios, porque su fuerza es la que nos permite superar las dificultades”.


Cómo te extraño querido fútbol



Cómo extraño aquellas tardes calurosas, cuando sobre el suave césped de tus canchas corría tras el balón.

Cómo te extraño querido fútbol, cuando no escucho los desafinados gritos de las barras animando a mi equipo y al rival, ni los gritos de mi profe queriéndome corregir o animando mi actuar.

Cuánto te extraño al encender mi televisor, y no poder escuchar en su pantalla el pitazo oficial del fútbol mundial.

Cómo extraño ver las jugadas de fantasía que en cada partido nos regalan los que saben, nuestros jugadores ‘cracks’. Sueño con volver a ver a mis ídolos; James, Messi, el gran Cristiano entre otros, así sea frente a la pantalla de un televisor.

Ya no escucho a las personas en sus absurdas pero divertidas discusiones, defendiendo al equipo de su pasión. Ni el canto de los narradores cuando el equipo de sus entrañas hace un gol, ni las barras con sus himnos entonando su canción.

Solo espero ansioso el momento de ponernos en acción, con la esperanza de algún día, en persona conocer, a mi ídolo Cristiano, CR7, el comandante del balón.

Pido a Dios todas las noches con mucha fe y devoción, que nos conserve sanos y se acabe esta situación. Que se sanen los enfermos y los libre del dolor, para volver a encontrarnos a jugar con el balón.

De rodillas yo te pido mi amado papito Dios, que nos libres de este infierno y nos des la salvación. Para que todos unidos gritemos a viva voz, que tú, señor, acabaste con el virus y nos diste la ilusión. De regresar a las canchas a jugar al fútbol, nuestra pasión.

Una última cosa yo te pido mi altísimo Señor; que me guíes por tus caminos y me des tu bendición,
si es tu voluntad, ayúdame a ser un gran jugador. Y a cumplir con mi gran sueño de llegar hasta el fútbol profesional.

Mis ofrendas tengo puestas en tu preciosísimo altar. Que sea como tú quieras, igual te voy a adorar. Pero seguiré orando, pidiendo sin descansar, para que llegue ese día de volvernos a encontrar. 
Y abrazarnos sin el miedo de irnos a contagiar. Que se escuchen las tribunas, que el pito vuelva a sonar, que se agiten las banderas, que el balón vuelva a rodar.

A mis amigos, en esta cuarentena les quiero recomendar, cuiden mucho a los abuelos y amen mucho a sus papás. Nunca pierdan la esperanza, pero, sobre todo, nunca dejen de soñar. 

RONAL RENGIFO ÁLVAREZ

Comentarios