México 86: la mejor versión de Diego Armando Maradona

Crédito: EFE - EL NUEVO DÍA
Desde sus inicios como futbolista en la polvorienta cancha de tierra de Villa Fiorito, Maradona hizo gala de un talento único, con el que maravilló al mundo del fútbol, pero su mejor época la tuvo entre 1984 y 1991, años en los que brilló con Nápoles y la selección Argentina, hasta encumbrarse como el mejor jugador del momento y en uno de los mejores de la historia.
PUBLICIDAD

Sin duda alguna, Diego Armando Maradona Franco, fue uno de los más grandes del fútbol, una leyenda.

Una leyenda que en campo de juego entregó lo mejor de su talento, un talento innato que despuntó por allá a comienzos de la década del 70 en Villa Fiorito, en el Gran Buenos Aires, desde donde salió este hombre que con su zurda prodigiosa, maravilló al mundo.

Ese talento y esa clase le hicieron llegar a lo más alto del Olimpo del deporte rey, al punto que llegó a ser considerado como un ‘dios’ por sus coterráneos y en otras latitudes del mundo del fútbol.

Desde su debut en Argentinos Juniors en octubre 20 de 1976 hasta su retiro, ocurrido el 27 de octubre de 1997 enfundado en los colores de Boca Juniors, el equipo de sus amores, y pasando por la selección Argentina, Maradona fue talento puro, con el cual maravillaba a los hinchas y amantes del fútbol, y con el que doblegada y casi que hasta humillaba rivales para de a poco, ir escribiendo su propia historia, su propia leyenda. Leyenda que desde este 25 de noviembre es eterna.

 

Su mejor versión

La carrera de Maradona, iniciada en Argentinos Juniors, lo llevó a vestir uniformes como los de Boca Juniors en varias épocas y en Newell’s Old Boys en Argentina; Barcelona y Sevilla de España, Nápoles de Italia, éste último en el que realmente saltó a la fama y se catapultó como el mejor jugador del mundo en ese momento.

Y esa época en Nápoles, de 1984 a 1991, fue el rey del mundo del fútbol, con el club transalpino ganó dos veces la Seria A, una Copa y una Supercopa de España, y una Copa de la UEFA.

Y ese momento le permitió brillar en la Copa Mundo de 1986 que se disputó en México, en donde llevó a la selección de su país a conquistar su segundo título.

Y aunque él fue el gran artífice de ese título mundial de la selección Argentina, en su momento el propio Diego señaló: “El plantel del 86 lo era todo. El equipo que hicimos, que construimos en el predio del (club) América fue maravilloso. Fue algo que lamentablemente no se va a volver a repetir. Le pediría a Dios que lo repita, pero es muy difícil”.

Y en ese Mundial, el ‘Pelusa’, como le decían, brilló en todo su esplendor y fue la gran figura de Argentina y del torneo.

Sin duda alguna, de esa Copa Mundo lo más recordado es el partido del 22 de junio ante Inglaterra, disputado en el mítico estadio Azteca de Ciudad de México.

Allí, ante más de 100.000 espectadores con su selección la ‘cobró’ revancha a los ingleses por la Guerra de Las Malvinas.

“No pensábamos en los tiros, en la guerra. Cuando me cayó la ficha sí lloramos todos juntos, por los chicos que nos mataron los ingleses pero que también nos mataron los argentinos, porque mandar a chicos de 17 años a pelear a las Malvinas...”, señaló.

Maradona convirtió el primer gol de ese partido con su puño izquierdo y más tarde alegó que el tanto fue anotado por ‘la mano de Dios’.

El segundo tanto, el “gol del siglo XX”, fue elegido en 2002 en una encuesta de la FIFA como “el mejor gol de la historia de los mundiales”.

Sin embargo, el ‘Diez’ afirmó que su mejor partido de ese Mundial fue en octavos de final ante Uruguay, y remarcó que en la semifinal ante Bélgica anotó “dos golazos cuando no se podía romper el resultado”.

 

El ‘dios’ que saboreó las mieles del triunfo y la hiel de la derrota

Hablar de Diego Armando Maradona, es hablar de uno de los grandes referentes del fútbol mundial; es hablar de un hombre que rozó tanto el cielo, como el infierno.

A sus grandes gestas en el campo de juego, les agregó alcohol, drogas y mujeres.

Diego, fue el futbolista por excelencia. Parecía poder hacer cualquier cosa con un balón de fútbol. Un pequeño genio que supo poner el mundo a sus pies, pero nunca pudo superar su pasado y sus preferencia por las drogas y el alcohol.

Pese a lo anterior, Maradona, con su clase y talento le cambió la historia a una ciudad y a un equipo: Nápoles.

Y es que la historia que une a Maradona con el Nápoles empezó en 1984 y desde entonces hasta hoy se ha convertido en una historia de pasión e idilio incondicional. Con el astro argentino, el equipo italiano, que hasta entonces solamente tenía en sus vitrinas dos títulos de la Copa, tocó el cielo y logró cotas insospechadas. En 1987, ganó su primera liga y todos lo recuerdan como una auténtica hazaña porque se logró el ‘doblete’ (Liga y Copa).

Y después, en 1990, llegó el otro título de Liga, los únicos que hasta la fecha tiene el club napolitano.

Pero aparte de los títulos y las alegrías deportivas aparte, Maradona siguió siendo Maradona en Nápoles.

Fiestas con drogas, alcohol e infidelidades salieron a la luz. Mediáticamente se trató como un escándalo el hecho de que, con su esposa Claudia embarazada, apareciera una mujer asegurando que esperaba un hijo suyo.

Un hijo que muchos años después acabaría reconociendo. Además, tampoco le benefició que se le relacionara con la mafia y con la droga.

En 1991 dio positivo en cocaína tras el partido contra el Bari y le cayeron 15 meses de suspensión (hasta junio del 92). Además, su nombre estaba siempre ligado al de la Camorra.

Así pues, siete años después de su triunfal, su salida del Nápoles fue por la puerta de atrás, muy bajo de forma y con un varios escándalos a sus espaldas.

De ahí en adelante, no volvió a aparecer ese jugador que maravilló al mundo, apenas mostraba destellos de ese talento que lo encumbró en el mundo del fútbol.

 

Los ‘Positivos’ más recordados

17 marzo 1991 - Jugando en el Nápoles, dio positivo por cocaína en un control tras un partido de la Liga italiana ante el Bari. Fue inhabilitado 15 meses por la Federación italiana. Regresó a su país.

26 abril 1991 - Fue detenido en Buenos Aires junto a un grupo de amigos con drogas en su poder. La justicia le ordenó someterse a tratamiento terapéutico.

25 junio 1994 - En el Mundial de Estados Unidos dio positivo por efedrina tras el partido frente a Nigeria. El 24 de agosto la FIFA le sancionó por 15 meses.

28 agosto 1997 - Se hizo público el tercer positivo de su carrera en el control efectuado cuatro días antes en el partido de Boca frente a Argentinos Juniors. Se le permitió seguir jugando pero en octubre colgó las botas.

 

Los hijos

Maradona tiene 5 hijos reconocidos de 4 madres distintas: Dalma Nerea y Giannina, de Claudia Villafañe; Jana, de Valeria Sabalain; Dieguito, de Verónica Ojeda y el primogénito, de 30 años, que se llama Diego Maradona Sinagra y que fue fruto de la relación que el jugador tuvo con Cristiana Sinagra mientras militaba en el Nápoles. La justicia italiana y el ADN lo reconocieron como hijo suyo en 2003 pero no fue hasta el verano pasado en que ‘el Diez’ se decidió a estrechar lazos. Un joven de 15 años, de nombre Santiago e hijo de Natalia Garat, ha iniciado un pleito en Buenos Aires para ser reconocido como el sexto de sus vástagos.

 

Cifra

4 Copa del Mundo disputó Diego Maradona: España-82, México 86, Italia-90 y Estados Unidos-94.

OSWALDO CONTRERAS

Comentarios