Tampa se prepara para un Super Bowl inédito

La LV Super Bowl, la final de la liga de fútbol americano, que tendrá lugar el 7 de febrero en Tampa, Estados Unidos, será histórica no solo porque por primera vez en sus 55 ediciones uno de los equipos jugará en casa, sino por la seguridad frente al Covid-19.
PUBLICIDAD

“Queremos que la gente venga sana y regrese a su casa sana”, dijo la alcaldesa de Tampa, Janet Castor, en una rueda de prensa en la que auguró que la “victoria será de los Bucaneros, quienes con Tom Brady como máxima estrella se enfrentarán a los Chiefs de Kansas City, donde brilla con luz propia Patrick Mahomes.

Este Super Bowl se disputará en el estadio Raymond James con menos de la tercera parte del aforo del recinto cubierto, con mascarillas de uso obligatorio y distancia de seguridad de seis pies (1,80 metros) entre personas.

Solo 22 mil personas podrán ver el partido desde el estadio de los bucaneros, que tiene capacidad para 75 mil espectadores.

Entre los afortunados están 7.500 trabajadores de la salud vacunados contra el Covid-19 a los que la NFL regaló entradas en agradecimiento por su labor durante la pandemia.

Redacción deportes

Comentarios