La última oportunidad para competir en Tokio

Crédito: Suministrada – EL NUEVO DÍA
El atleta tolimense Jeisson Suárez se prepara nuevamente con el objetivo de conseguir el tiquete para los próximos Juegos Olímpicos.
PUBLICIDAD

Culminada la Maratón de Valencia, el pasado 6 de diciembre, las esperanzas de clasificación del tolimense Jeisson Suárez Bocanegra a los Juegos Olímpicos de Tokio prácticamente se esfumaron, toda vez que no pudo por lo menos terminar la prueba.

Fue un momento difícil para este atleta ‘Pijao’ de alto rendimiento, ya que había trabajado durante cuatro años para conseguir ese sueño. Sin embargo, el 2021 le ha regresado las esperanzas. Aún le queda una última oportunidad.

En efecto, este año han sido habilitadas varias competencias que fueron autorizadas para servir como clasificatorio a las justas de Japón, donde hasta el momento han ratificado los Juegos a pesar de la pandemia.

“Debido a todas las complicaciones surgidas por el Covid-19 en el Mundo, asumí que Valencia había sido el chance final para alcanzar ese anhelo que tengo desde que me convertí en un deportista”, sostuvo Suárez Bocanegra.

Y agregó: “Lastimosamente yo no me pude preparar bien para esa prueba. El nacimiento de mi hija ocupó por completo mi mente. Yo dejé de entrenar como siempre, por el temor que tenía de salir a prepararme, y regresar con el virus a casa. Me aterraba la idea de ser el culpable de que mi familia se enfermara.

Por tal motivo, Jeisson aseguró que “mi estado no era el mejor en ese momento. Sin embargo, hasta el kilómetro 30 tenía la posibilidad de ganarme el cupo. Mi reloj me decía que podía. Lastimosamente a partir de ese momento me afectó una ampolla en el pie que me venía molestando desde el kilómetro 18. Ya sobre el 35 no aguanté más y tuve que retirarme. Fue una decisión difícil”.

Después de ese trago amargo, ya con cabeza fría, el marchista ‘Pijao’ refirió que “cuando Dios le tiene preparado algo a uno, le va mostrando el camino, nos abre posibilidades. Tal vez no era para mí ganarme el tiquete en Valencia. Seguramente no era el momento”.

 

Ahora o nunca

En Europa y también en Sudamérica, los maratonistas que desean hacer parte de la cita más importante del deporte orbital tendrán la posibilidad de conquistar el boleto para Tokio.

Eso sí, el tolimense es consciente que “son varias las competencias, pero solo tengo una oportunidad. Ya por tiempo no se puede hacer nada más. Hay que ser inteligentes y elegir bien la carrera”.

Cabe resaltar que la marca personal de Jeisson Suárez en la prueba de maratón son dos horas, 14 minutos y 48 segundos, y lo que necesita para ganarse el derecho de competir en los Juegos Olímpicos son dos horas, 11 minutos y 30 segundos.

“Necesito mejorar aproximadamente seis segundos por kilómetro para alcanzar el tiempo requerido”, apuntó el ‘Pijao’.

 

.

Puesta a punto

Jeisson manifestó que su preparación para la Maratón de Valencia la desarrolló en su natal Líbano, alternando con La Ceja, Antioquia.

“Ese territorio ‘Paisa’ es excelente para entrenar, pero también lo es mi pueblo, y pues allí tengo la ventaja de estar acompañado por mis seres queridos. Es un plus, porque yo por ejemplo salgo con mi hermano, y también con un amigo”, indicó el múltiple campeón nacional.

De los países en carpeta para intentar ganar el clasificatorio contó que “Gales organizará una prueba, pero también hay otras programadas en Italia (Milán) y Alemania (Hamburgo). Eso en lo que tiene que ver con Europa, porque también habrá un único certamen en nuestro Continente, exactamente en La Pampa, Argentina”.

Suárez sostuvo que “todas estas opciones, agendadas para abril, son buenas, aunque deseamos apuntarle a Europa. Si tal vez por la pandemia no podemos ir al Viejo Continente, correría finalmente en Sudamérica”.

Por último, comentó que “sea cual sea la sede, me siento fuerte y sobre todo motivado. Gracias a Dios pude superar el 2020 contando con el apoyo del Ministerio del Deporte, de la Liga del Valle, también del Equipo Porvenir y, por supuesto, mi familia.

A ellos me debo, por ellos me esfuerzo y su respaldo no dejó que perdiera el rumbo luego de un caótico año. Mi hija es mi mayor impulso, y ahora voy con toda por esta última oportunidad”.

 

 

 

RONAL RENGIFO ÁLVAREZ

Comentarios