Las heridas que hacen más fuertes a los patinadores del Panamericano

Crédito: HÉLMER PARRA / EL NUEVO DÍA
En el Panamericano de Patinaje que se cumple en Ibagué las caídas no son un impedimento para seguir compitiendo y luchar por los sueños.
PUBLICIDAD

Desde que el ser humano empieza a tener uso de razón, comprende que ante una caída solamente existen dos opciones: Quedarse en el suelo lamentándose, o levantarse y seguir con su camino para llegar a la meta.

Esa es precisamente la elección que deben tomar los deportistas cuando sufren un tropiezo durante un entrenamiento, o incluso en plena competencia, para la cual se han preparado por mucho tiempo y con gran esfuerzo.

Por lo visto hasta el momento en el Campeonato Panamericano de Patinaje que se cumple en el Parque Deportivo de Ibagué, la determinación de pararse es la predominante, a no ser que la afectación sea fuerte.

Afortunadamente hasta el momento ningún patinador ha tenido que verse obligado a renunciar al certamen por culpa de un golpe.

Sí se han presentado casos que requieren una evaluación médica profunda, tal y como le ocurrió a Andrés Felipe Manchola, del equipo Diamond de Cundinamarca, quien durante la final de la eliminación prejuvenil varones se tropezó con un compañero que cayó delante suyo en una curva.

Tras una minuciosa inspección a la mano que se golpeó, afortunadamente su lesión de ligamentos no fue nada grave. Eso sí, cualquier otra persona ante una situación así habría desistido de continuar en carrera.

Deportes

Sin embargo, en el caso de este joven atleta, tras recibir el aval para poder seguir en el certamen internacional, optó por ponerse una férula en la zona afectada, ya que aún siente que tiene mucho por dar en la capital tolimense.

“Gracias a Dios no fue nada para lamentar. Desde que me permitan salir a la pista, y entendiendo que me siento bien, yo seguiré representando a mi club y a mi región. Este es un evento muy importante, sabemos que estamos expuestos a situaciones de esta índole, y no por eso nos quedaremos lamentando”, sostuvo el joven cundinamarqués.

El entrenador de Manchola, Santiago Molano Rubio, indicó que “los chicos son muy valientes. Eso sí, una respuesta de superación frente a una dificultad depende bastante de la formación que ellos tengan desde niños.

Ellos son conscientes de los riesgos, pero de igual manera entrenan arduamente con el objetivo de evitar al máximo las caídas. Y cuando se presentan, en cuestión de segundos, ellos deben estar en la capacidad de saber caer, acomodar el cuerpo y sus manos”.

El DT de Diamond indicó que “también es clave para una pronta recuperación física y emocional, recibir una atención inmediata y certera. En el caso del Panamericano estamos muy contentos, ya que la Federación Colombiana de Patinaje tiene médicos pendientes ante cualquier novedad”.

Deportes

Enfoque mental

Hugo Díaz, entrenador del club Starline de Girardot, manifestó que la fortaleza mental es primordial para que un deportista no se acompleje por una caída.

“En nuestro caso trabajamos este aspecto desde las categorías menores. De arranque hablamos con los padres para que no salgan corriendo detrás de sus hijos cuando se golpean en una pista. El patinador debe pararse por sus propios medios y seguir. 

Si no puede por un alto grado de afectación, ahí los que entramos somos nosotros para revisarlo y determinar el paso a seguir. Estos son procesos que se van afianzando con el paso del tiempo, y al final los resultados son muy positivos”.

El ‘profe’ reconoció que “no es fácil levantarse de una caída luego de rodar entre los 40 y 50 kilómetros por hora, pero todos estos chicos lo hacen, y todo gracias a que preparan su mente para inconvenientes de este tipo.

“Acá lo más importante es que ellos se paran pensando en mejorar, analizan lo ocurrido y se entrenan con el objetivo de evitar al máximo estos accidentes. Son unos valientes”.

 

DATO

Entre hoy y mañana se disputarán las últimas pruebas del Panamericano de Patinaje.

RONAL RENGIFO ÁLVAREZ

Comentarios