emergencia

 

Atleta se cayó en plena carrera, se levantó, corrió y ganó ¡Increíble recuperación en Tokio!

Crédito: EFE.
Primer objetivo cumplido. La holandesa Sifan Hassan conquistó en 5.000 metros la primera medalla de oro de las tres que persigue en los Juegos Olímpicos de Tokio en una jornada lluviosa que truncó la racha de nueve títulos consecutivos de Kenia en los 3.000 m obstáculos.
PUBLICIDAD

Hassan imprimió un cambio ganador en la última vuelta que le permitió cruzar la meta con 15 metros de ventaja sobre la keniana Hellen Obiri. Venció con 14:36.79, seguida de Obiri (14:38.36) y de la primera etíope, Gudaf Tsegay (14:38.87).

Después de ganar los títulos mundiales de 1.500 y 10.000 hace dos años en Doha, la neerlandesa elevó un grado más su ambición. Quiere conseguir en Tokio un triplete olímpico inédito, aunque para ello tenga que hacer seis carreras en nueve días.

La primera final, la de 5.000, se le complicó aún más porque sólo doce horas antes tuvo que correr las series de 1.500 y en la segunda sufrió una caída al toque de campana que la obligó a sostener un esprint de 400 metros para alcanzar al grupo y terminar venciendo.

Un gasto imprevisto que no pareció pasarle factura en la final de 5.000 frente a rivales de gran fuste como Obiri, Tsegay, Ejgayehu Taye, Senbere Teferi y Agnes Tirop que están entre las diez más rápidas de la historia.

Hassán marchó escondida en el grupo y sólo progresó cuando vio el 3 en el marcador de vueltas que faltan para quedarse en el corte de siete en el 800. Se puso al frente a 250 metros del final y su cambio sólo pudo seguirlo, a duras penas, Obiri, pero la holandesa voló en la recta en busca de su primer oro. Casi dos segundos después arribó Obiri, y Tsegay, que llegaba con la mejor marca mundial del año (14:13.32), terminó tercera.

Hassan tendrá ahora un día de descanso antes de correr, el 4 de agosto, las semifinales de 1.500.

EFE.

Comentarios