00000

Vuelve y juega: ya empezaron los inconvenientes de James en el Olympiacos, ¿ahora qué pasó?

Crédito: Tomada de Twitter/EL NUEVO DÍA
El equipo reportó una situación que entorpece el camino del volante en la institución griega.
PUBLICIDAD

Definitivamente a James Rodríguez la suerte no le está jugando una buena pasada. Después de los amistosos con Colombia en Estados Unidos, su equipo reportó este viernes que el volante está lesionado. Según su nuevo club, es una dolencia leve que le impediría jugar este domingo frente al Atromitos.

“James ha venido con un problemita después de la selección. Hoy no ha podido entrenar, vamos a ver si está bien y el domingo puede jugar”, dijo el técnico Míchel González.

Las lesiones han sido otro obstáculo para el mediocampista que desde el 2011, en promedio por año, ha estado fuera de las canchas unos 60 días (dos meses).

El exmédico de Nacional, Federico Upegui, ha reiterado en distintas oportunidades que en el caso de un deportista como James hay que evaluar distintos frentes para poder saber por qué se lesiona tanto.

“Ver los niveles de estrés que se generan por la competencia, los viajes y su entorno. Después las presiones de la prensa, técnicos y directivos, teniendo en cuenta que James es un centro de referencia para Colombia”, ha dicho.

El médico también ha expresado que después de ese análisis, es necesario evaluar su entrenamiento. “Si le falta preparación, mirar el tema cardiovascular, los niveles de fuerza y flexibilidad para que no existan desequilibrios, porque así es más susceptible a lesiones”, aseguró.

Por su parte, el médico del DIM, Édgar Méndez, ha expuesto otros factores: “Imbalances musculares, problemas dentales con un periodo inflamatorio sistemático, el manejo de cargas, la alimentación e hidratación, la cantidad de trabajo acumulado y el control bioquímico”.

Además que se debería empezar a descartar uno por uno estos factores. “Teniendo en cuenta las valoraciones odontológicas, control ecocardiográfico, variabilidad de la frecuencia cardiaca con monitoreo bioquímico y de GPS para determinar las causas”.

Este nuevo impasse del 10 colombiano genera nuevamente preocupación y hace pensar que la historia de los últimos años en los equipos en los que ha estado se pueda repetir y más cuando ya tiene 31 años y los tiempos de recuperación no se pueden acelerar como antes.

EL COLOMBIANO

Comentarios