00000

El descubrimiento de James Rodríguez: la historia de cómo su padrastro lo preparó para “ser un grande”

Crédito: Colprensa/EL NUEVO DÍA
En la tarde de este miércoles, se conoció el fallecimiento de Juan Carlos Restrepo, padrastro de James Rodríguez. Se le recuerda por ser uno de los principales mentores en la carrera del futbolista.
PUBLICIDAD

Cuando James Rodríguez fue estrella durante el Mundial Brasil 2014, Restrepo se refirió a él como un apasionado por el deporte. Esta fue una de las entrevistas que dio en su momento.

El padre adoptivo de James Rodríguez, Juan Carlos Restrepo, aseguró que desde pequeño identificó en su hijo la pasión y el talento por el fútbol; y que lo que hizo fue inculcarle los valores para que viviera su pasión por el deporte.

En diálogo con RCN La Radio Juan Carlos Restrepo, quien ha fue uno de los responsables de la formación espiritual, psicológica y profesional del jugador del Real Madrid, señaló que "siempre le dejé enseñanzas, porque es lo único que le puede dejar uno a los hijos, nadie vive con la experiencias de los demás, en ese tema nos hemos concientizado mucho, para que él esté psicológicamente preparado para esto; creemos que tiene la madurez espiritual, psicológica y profesional".

Resaltó que siempre confiaron en la escala profesional que tendría su hijo, "él empezó a muy temprana edad, por eso pensamos que llegaría a la cúspide de su carrera temprano, lo que no sabíamos es que fuese tan pronto".

Destacó que los hábitos de James Rodríguez no han cambiado "él llega de Europa a Bogotá, sale a comer con su mamá, hermana y conmigo. Hacemos reuniones familiares. No le gusta el tema de la farándula, es muy retraído en eso. Sus actitudes nos llenan de confianza cuando percibimos los principios espirituales intactos, a pesar de la fama y el dinero".

Indicó que desde muy pequeño James vivió los triunfos de forma madura, desde el equipo del torneo infantil hasta la Selección Colombia Sub17, cuando tenía 15 años, y ahora con la Selección Colombia de mayores y el Real Madrid.

Agregó que los padres deben fijarse muy bien en el talento y la pasión que tienen los hijos: "Todos los niños nacen con pasiones e ilusiones, pero no siempre las pasiones e ilusiones son los talentos".

Contó que a los cinco años "lo senté en una mesa del comedor con la mamá y le propusimos que el fútbol no era por hacerlo, sino como proyecto de vida. Él aceptó de buena manera". También que en su momento le dijo a James que debía cumplir con pasar las materias del colegio, no necesariamente con diez, "le exigimos a James pasar sus materias en el colegio y rendir en el deporte".

Agregó que James nunca tuvo Plan B en su vida: "Para él todo giraba en torno al fútbol. Sin embargo, la mamá y yo sí lo tuvimos, por eso le exigíamos pasar las materias, porque si lo del fútbol no era, lo más seguro era que hiciera una carrera profesional académica".

Finalmente manifestó que como padres "estamos muy felices, es resultado de la disciplina y dedicación de James (...) Dios lo dio un don, ese talento lo tiene para ser grande".

COLPRENSA/EL NUEVO DÍA

Comentarios