El día que Deportes Tolima fue Selección Colombia

SUMINISTRADA – EL NUEVO DÍA
Hace 30 años el Vinotinto y Oro tuvo que vestirse de ‘Tricolor’ para representar al país en los Juegos Odesur; ese año debutó como profesional Jorge Luis Bernal, y ante todos los pronósticos, el equipo fue subcampeón de Suramérica.

En 1986 Deportes Tolima tuvo que competir junto con Once Caldas para ser la base de la Selección Colombia que participaría en los Juegos Odesur en Chile, al final, el equipo Pijao se vistió con la ‘Tricolor Nacional’.

Ese año debutó como técnico profesional el ‘Cacique’ Jorge Luis Bernal, quien por su buen desempeño con el Vinotinto fue el llamado a dirigir aquella Selección Colombia que pocos recuerdan, la que en ese momento pocos le apostaban y contra todos los pronósticos se proclamó subcampeona de América.

En esa nómina que participó en Concepción (Chile), estuvieron también algunos jugadores de Unión Magdalena, Bucaramanga, América, Santa Fe y Pereira, no obstante, 13 futbolistas, contando el cuerpo técnico, eran del Deportes Tolima.

Así eligieron a los guerreros Pijaos


El primer semestre para el Deportes Tolima fue desastroso, apenas logró dos puntos de 14 encuentros que disputó; para el segundo torneo, las directivas ibaguereñas llamaron por primera vez al entrenador Jorge Luis Bernal, quien logró lo inesperado.

Cuenta ‘El Cacique’ Bernal, que: “Once Caldas lo dirigía (Francisco) Maturana, si no clasificaban al hexagonal, entonces ellos iban, todo dependía de la última fecha; Tolima enfrentaba a Santa Fe en Ibagué, si Santa Fe ganaba ellos clasificaban al hexagonal (sacaban a Caldas).

“Ese partido lo ganamos 2 a 1 con un golazo de James Rodríguez, el papá de James; un gol como desde 40 metros, y se lo marcó a Navarro Montoya; Caldas también ganó su partido y clasificaron, y a nosotros la junta directiva de la Federación nos dio la representación”.

Y es que los números del segundo semestre del Tolima al mando de Bernal, quien hasta entonces había logrado títulos nacionales con el Colegio San Simón, fueron importantes: “Ganamos en Cali al América (0-1) del profesor Ochoa, jugando Gareca, Falcioni, ‘El Viejo Willi’, Anthony de Ávila, Bataglia; y en Ibagué ganamos casi todos los partidos”.

Rumbo a Chile


Entonces Tolima llevó a Hernán Torres, Luis Fernando Martínez, David Gruesso, Alfredo González, el médico Anibal Arjona, Néstor Pizza, Wiston Manuel Girón, Wilson James Rodríguez, el utilero Tulio Díaz, Ceferino Peña, el preparador físico Rubén Darío Moreno y el kinesiólogo Marcos Martínez (Q.EP.D.)

El resto de la plantilla estuvo conformada por Miguel González Palacios, José Luis García y Hernán García (Bucaramanga); Saulo Hernández (Santa Fe); Dorian Zuluaga (Pereira); Rosemberg Bernal, Armando ‘El Pollo’ Díaz y Orlando ‘Pony’ Maturana (América); Víctor González Scott y César Calero (Unión Magdalena).

Bernal, quien solo había sido asistente técnico del Tolima en 1981 con Pedro Nel Ospina, solo tenía experiencia como entrenador del Colegio San Simón, institución con la que se alzó con los máximos torneos nacionales en Piedecuesta 1981 (Bucaramaga) y Cali 1982.

Como no esperaba ser llamado a dirigir al Tolima, se fue a disfrutar del Mundial de 1986; sacó los pasajes fiados y viajó a México, apoyado con sus ahorros y ayudas económicas de algunos de sus amigos como Emilio Ortiz y Germán Eduardo Kairuz.

“En pleno Mundial me llamó Alfonso Trujillo para dirigir al Deportes Tolima, así que solo me estuve hasta las semifinales; como obtuvimos un gran puntaje, sirvió para ir a la justa internacional. En Chile fue la primera vez que dirigí a nivel internacional.

En los terceros Juegos Odesur

Colombia (Tolima), quedó instalado en el Grupo Tres con Argentina, Uruguay y Perú, para muchos, difícil avanzar a la otra ronda. El 24 de noviembre debutó ante Argentina, perdiendo 3 a 1, Perazzo marcó doblete y otro más de Acosta, el único tanto ‘cafetero’ fue de Alfredo González.

Dos días después enfrentó a Uruguay, que ya había derrotado por la mínima diferencia a Perú; todo el primer tiempo fue casi de trámite, con algunas llegadas, y solo hasta los últimos minutos llegó la alegría nacional, Wiston Girón marcó el gol de ganar. Solo faltaba enfrentar a Perú, que venció a Argentina por 2 a 1.

Sucedió el 30 de noviembre, Colombia se clasificó primera del grupo al derrotar 4 por 2 a los incas; esa tarde marcaron C. Calero, M. González, A. González y J. Rodríguez, por los peruanos anotaron Bazalar y Bustamante. Argentina repartió puntos con Uruguay.

Espía en semifinales


Colombia tuvo que enfrentar las semifinales a la siempre potencia Brasil, el partido terminó empatado a un gol, Ceferino Peña y Wallace, fueron los anotadores; con el pitazo final, se decretaron los tiros desde el punto penal.

“A nuestra concentración llegó un caleño de nombre Polo, era conocido del preparador físico, estudiaba allá y no tenía dónde quedarse, nosotros le buscamos la comida, y en la habitación había un sofá donde él se quedó.

“El día previo al partido (4 de diciembre), pensé que iban a entrenar penales, así que mandamos a Polo a que fuera al entrenamiento de Brasil, como nadie lo conocía, entonces que mirara cómo pateaban.

“Él apuntó todo y le dimos la información a nuestro arquero Hernán Torres; esa tarde tapó tres disparos, a Bebeto, Gilmar y Dida. Torres sabía a dónde iban a lanzar (5-4 ganó Colombia).

Así, Colombia clasificó a la gran final, y a enfrentar otra vez a Argentina que dejó en el camino a Chile por 2 a 1. Fue el 6 de diciembre, la sorpresa del torneo estaba en la última instancia, se clasificaba además a los Juegos Panamericanos de Indianápolis 1987; Argentina fue el campeón con goles de Marchesini y Rodríguez.

“Significó mucho jugar el Sudamericano, en Chile solo nos ganó Argentina, derrotamos a Uruguay, Perú y a Brasil; perdimos la final contra el arquero Goycochea, Perazzo, Rodríguez, Basualdo, Claudio Caniggia, era un ‘superequipo’, con experiencia, jugadores que militaban en equipos de primera división del fútbol argentino”, puntualizó Bernal.

El ‘Gol Milagroso’


Pocos recuerdan y da tristeza que no nombren esa Selección que logró el subcampeonato, cuenta Wiston Manuel Girón López, quien marcó el gol ante Uruguay para dar confianza al equipo para avanzar; Wiston Girón, alcanzó a jugar los tres primeros partidos, pues ante Perú un inca le dio un codazo y le hundió el pómulo izquierdo.

“Ese segundo semestre el América me prestó al Tolima; el último partido lo jugamos ante Santa Fe, un juego bravo, estábamos con un hombre de menos porque a los 15’ expulsaron a Gustavo ‘Piña’ Mendoza, el árbitro estaba contra nosotros, y hasta la hinchada, porque en el Murillo la mayoría eran santafereños; pero con jerarquía sacamos el partido adelante y dejamos una buena presentación en Chile.

“El gol que marqué ante Uruguay fue desde un tiro de esquina que cobró ‘Pony’ Maturana, se levantó Alfredo González y me la bajó de cabeza, y así como venía le pegué un derechazo y el balón se incrustó en la malla; luego jugamos otros dos minutos y pitaron, ganamos en la agonía. Uruguay era un buen equipo y nosotros teníamos que ganar o quedábamos eliminados.

“Contra Perú terminé el partido con el pómulo hundido, y con ese frío en Concepción me tocó salir con el médico Arjona y no me atendían, luego me incapacitaron hasta que llegamos a Colombia, me presenté al América y decidieron que seguía en el Tolima, me dieron un dinero por el campeonato de ese año de América y dejamos el nombre de Colombia en alto, ganamos a Brasil en penales; da tristeza que no se acuerden de esa Selección.

Narra Girón, jugador de Buenaventura y quien se radicó en la Capital Musical, que cuando la Selección llegó al aeropuerto El Dorado le decían ‘El Hombre del Gol Glorioso’: “Y cuando el equipo arribó a Ibagué nos recibió ‘El Gordo’, el finado del asadero del Estadio y hubo desfile por la Quinta en la máquina de bomberos”.

ANTONIO GUZMÁN OLIVEROS

Comentarios