“Esto es atentar contra la salud del jugador”

TWITTER - EL NUEVO DÍA
“Nosotros ya estábamos cambiados, duchados, listos para regresar al hotel, mientras que el Once Caldas estaba haciendo recuperación, cuando nos dijeron que debíamos terminar el partido”.

Esas palabras fueron las de Rafael Robayo, volante del Deportes Tolima, quien junto con sus compañeros tuvo que culminar el duelo de la fecha 14 en la Liga ante el Once Caldas en Manizales, a pesar que el juez central ya había dicho que no se competiría más, por lluvia y tormenta eléctrica.

Sin embargo, desde la Dimayor se comunicaron con el árbitro para que sí o sí se cumplieran los apenas ocho minutos que habían quedado pendientes.

“Nos tocó volvernos a poner los uniformes sucios, mojados”, contó Carlos Rentería sobre lo acontecido en el Palogrande.

“Esto es atentar contra la salud del jugador”, manifestó Alberto Gamero en la capital caldense, cuando le dijeron que no se podían ir del estadio, porque el cotejo había que jugarlo todo.

En total, ‘Pijaos’ y ‘Albos’ se vieron obligados a esperar una hora y media para reanudar el choque, que a la postre fue ganado por el Vinotinto y Oro con un tanto de Carlos Robles.

“El grupo entró metido en el juego, se repuso, porque para nadie es un secreto que con el aguacero la cancha fue más favorable a Caldas que a nosotros”, indicó el DT de los ‘Musicales’.

Y agregó: “Les dije (antes de jugar los ocho minutos finales): Tenemos un punto en el bolsillo, que nos servía, vamos a trabajar la parte táctica y lo manejamos bien”.

REDACCIÓN LOCAL

Comentarios