“Los Juegos Nacionales son más que infraestructura, no son un fortín político”

“Los Juegos Nacionales son más que infraestructura, no son un fortín político”
Entrevista con Paulo César Villar, representante de los deportistas de nuestro país ante el Comité Olímpico Colombiano, quien habla de la actualidad del deporte nacional.
COLPRENSA - EL NUEVO DÍA
Paulo César Villar, representante de los deportistas de nuestro país ante el Comité Olímpico Colombiano.
Foto: COLPRENSA - EL NUEVO DÍA
9 Dic 2015 - 10:35am

El samario volvió a demostrar en los recientes XX Juegos Nacionales Tolima-Chocó 2015 que es el mejor colombiano en la prueba de los 110 metros con vallas del atletismo, en un regreso triunfal que lo motivó para seguir entrenando, pero sin descuidar su labor fundamental de la actualidad: representar a los atletas de nuestro país ante la Junta Directiva del Comité Olímpico Colombiano. 

Paulo César Villar Nieto, con 37 años de edad, regresó para quedarse con el oro y soñar con la marca mínima para asistir a los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro 2016, por eso el retiro ya no aparece en su cabeza y fortalecerá sus entrenamientos, de la mano con su nueva labor, cercano a la dirigencia deportiva. 

Es por eso que Paulo César ahora ve el deporte desde otra perspectiva, desde la que otorga la experiencia del atleta de alto rendimiento con todo lo vivido en pequeños y los más grandes eventos, y la del directivo, que administra escasos recursos para el deporte. 

Por la importancia de llevar en su espalda el peso de las necesidades y peticiones de los atletas, para manejarlos con diplomacia ante los dirigentes, COLPRENSA dialogó en exclusiva con Villar, en particular sobre lo organizativo de los recientes Juegos Nacionales, que catalogó como “desastre”, lo que se puede trabajar para cambiar, sobre todo pensando en el atleta. 

Además, el samario no ocultó la alegría por el oro logrado en Cali y anunció que seguirá con el sueño olímpico, para llegar a sus cuartas justas máximas, tras las experiencias en Atenas 2004, Pekín 2008 y Londres 2012, pero sin descuidar su labor como vocero del deportista nacional. 

- ¿Cómo sintió el ambiente deportivo de los Juegos Nacionales? 

Lamentablemente tener unos juegos tan dispersos territorialmente hablando no es el ideal, porque aparte de competir con sus amigos del deporte, uno espera compartir con otros deportes, en uno de los principios básicos del olimpismo, tener una comunidad reunida en un sólo lugar. Ojalá esto se corrija porque lo que queremos es que el deporte crezca en afición e interés de los niños, y haciendo campeonatos nacionales por ciudades no tiene sentido. 

- ¿Cuál cree que fue la enseñanza para la organización de los sucedido en Tolima y Chocó? 

Desde el Presidente de la República, pasando por el director de Coldeportes y todas las entidades que comprenden el sistema nacional del deporte hay que pensar de una sólo manera, porque ese tema de que por intereses políticos o personales se piense en favorecer a una región se debe acabar. Los Juegos Nacionales son más que infraestructura deportiva, no se pueden convertir en favores, ni en fortín político, esto no tiene sentido porque quedó demostrado que son un fracaso si se llevan así. 

- ¿Cómo cree que se le puede dar vuelta a esta forma de manejar los Juegos? 

Lo único que le puedo aconsejar al señor Presidente de La República es que lleve los Juegos a convertirse en una verdadera organización, no sólo deportiva, sino económica para la ciudad o departamento que haga los Juegos, porque esta es una fuente de empleo, es desarrollo, genera ingresos y ganancias, que si van a cobrar la entrada a los escenarios que lo hagan en la medida que sean unos Juegos que valgan la pena. 

Esto tiene unos caminos infinitos, el deporte no puede verse en Colombia como hace 40 años, porque en esta edición ni siquiera con boletería gratis la gente iba, esto es ridículo y sólo pasa en Colombia, es hora que al deporte se le vea como una profesión. 

- ¿Qué es mejor para los Juegos, volver a sedes con infraestructura o ir a donde no hay y trabajar con tiempo para cumplir?

Si Colombia va a hacer unos Juegos en el Amazonas, que los haga, pero que considere una fuente diferente a lo que es ahora, que no se hagan unos escenarios que se destruyen dos años después porque nadie los utiliza; pero tampoco hacer unos Juegos para maquillar y remodelar otros escenarios que ya están hechos, donde gastarán menos recursos, por eso las dos formas hay que replantearlas, ya que el deporte es mucho más que eso. 

Por ejemplo, quienes hemos ido a unos Juegos Olímpicos envidiamos esa organización, porque sabemos lo que comprende la inyección de recursos y el retorno de recursos, pero Colombia todavía está muy lejos de una verdadera organización deportiva. 

- ¿Qué se necesita para llegar a tener unos Juegos Nacionales ideales? 

Que el deportista se vea beneficiado, que nos sientan como profesionales, que las áreas de conocimiento y las universidades se vean involucradas, que la gente piense más allá del fútbol, que la empresa privada aporte recursos, por ejemplo, las grandes cadenas de comunicación de nuestro país no le dieron espacio a los Juegos Nacionales, algo vergonzoso. 

Sin embargo, cuando juega la Selección Colombia de Fútbol hay miles de millones de pesos y aquí estaban los mejores atletas de Colombia, medallistas olímpicos, campeones mundiales, con resultados impresionantes, son las estrellas de nuestro deporte y la gente no fue a los escenarios, por eso hay que replantear todo el tema de Juegos Nacionales. 

- ¿Qué puede impulsar usted desde el cargo de representante de los atletas? 

Esa voz la he alzado desde que llegué al Comité Olímpico Colombiano, sin embargo, es bastante complejo, porque los espacios que se han ganado a través de mi participación son pocos; hemos tratado de abrir nuevos conceptos para que el deportista no sea mirado como el simple joven que fortalece su cuerpo, sino que somos personas inteligentes, que podemos aportar, que podamos tener participación en las administraciones públicas y privadas. 

Pero ese es un camino lento, no será de la noche a la mañana y eso desespera, porque queremos ver cambios de fondo, pero estamos en eso, hemos ganado batallas y queremos llamar la atención para que le den espacio a los atletas en la toma de decisiones. 

- ¿Está el atleta preparado para participar en la dirigencia deportiva? 

Claro, porque el atleta se convierte en una persona con una experiencia invaluable, a veces muchos dirigentes deportivos que llevan décadas en el deporte nunca lograrán cosas porque nunca hicieron deporte, entonces quiero que el dirigente no se sienta desplazado, sino que trabaje con el deportista, como fuente de conocimiento, porque el deportista colombiano cambió, es mucho más profesional y con más conocimiento. 

La experiencia en sus últimos Juegos Nacionales 

- ¿Cómo quedó en su memoria el día de la medalla de oro en los XX Juegos Nacionales? 

Ese día por la mañana había mucha tensión, porque Antioquia contaba con esa medalla de oro. Yo volví a entrenamientos este año, pero había tenido algunas lesiones, regresé y entrené bastante bien, pero las marcas no eran para ser medallista, pero mi objetivo sí era el oro para recuperar el nivel que tuve algún día. 

En la semifinal estuve cómodo, lo que me dio buenas sensaciones, pero en la tarde hubo más tensión, salí a correr, Jeison salió muy fuerte, siempre estuvo adelante, pero yo me sentí bien y al final aceleré para rematar con una marca muy competitiva. 

- ¿Cuál fue el sentimiento una vez cruzó la meta? 

Fue un momento indescriptible, no planeé la celebración, todo salió espontaneo, lo que sí sentí fue la satisfacción de volver a mi nivel, de decir con humildad que soy el mejor y que lo he sido en los últimos años, por eso fue alegría, una explosión de emoción. 

- ¿Recordó algo en particular en ese momento? 

No, sólo miré al cielo y le di gracias a Dios por todo lo que me ha dado, por las personas que me han apoyado, por cada uno de los pasos que se hicieron durante el entrenamiento, por el apoyo, por resurgir y por decir aquí estoy, sigo siendo el número uno de los 110 metros con vallas. 

- ¿Qué lo motivó para volver a la competencia de alto rendimiento? 

La más grande, mi hijo, porque a él le gusta el atletismo, parece verse inclinado por el deporte y que disfruta el hecho de que papá compita, entonces querer convertirme en su héroe, su ejemplo y no defraudarlo, hace que esto sea más hermoso, pasar la meta y que mi hijo me viera por televisión y que celebrara. 

- ¿Regresó para retirarse definitivamente con ese oro o para volver en serio? 

Es claro que fueron los últimos Juegos Nacionales, pero trataré de buscar la marca de Juegos Olímpicos, lo que significa que no voy a retirarme del atletismo. 

Publicada por
FILIBERTO ROJAS - COLPRENSA