Los Gilinski van con toda por Nutresa y otras compañías

Crédito: Suministrada / El Nuevo Día.
La Superintendencia Financiera dio vía libre a la Oferta Pública de Adquisición (OPA) que el pasado 10 de noviembre la sociedad Nugil, del Grupo Gilinski, formuló para comprar acciones del Grupo Nutresa y hacerse con el control de la holding de alimentos antioqueña.
PUBLICIDAD

En los 10 días que la propuesta lleva sobre la mesa el negocio se ha valorizado, toda vez que la OPA contempla pagar 7,71 dólares por cada título de Nutresa. Desde el día en el que se planteó, el precio de la divisa norteamericana ha subido 46,67 pesos, con lo que el valor a cancelar por cada acción pasó de 29.890 a 30.250 pesos, cifras superiores a la cotización que tiene hoy en la Bolsa de Valores de Colombia (BVC) de 21.740 pesos.

La intención de Nugil es comprar mínimo un 50,1% de la participación accionaria de Nutresa (229,92 millones de acciones) y una cantidad máxima equivalente al 62,625% (287,41 millones). Con la actual Tasa Representativa del Mercado (TRM) de este fin de semana, de 3.923,53 pesos, la transacción oscilaría entre 6,95 billones y 8,69 billones de pesos.

Como ha trascendido, el grupo árabe Royal Group de Abu Dabi está respaldando la fuerte inversión que una movida de tales proporciones representa. Además de esto, ayer GNB Sudameris (propiedad de los Gilinski) certificó a la BVC una garantía por US$1.082 millones para respaldar la OPA.

 

La venta

Tras esta autorización el balón está en terreno de los principales accionistas de Nutresa, entre ellos el Grupo Sura con el 35,37% y Grupo Argos con el 9,87%.

Igualmente, se espera la decisión que tomen los fondos de pensiones con participación en la holding de alimentos como Porvenir, que posee un 6,13%, Colfondos, que tiene 2,53% y Skandia, con 0,90%.

Un caso particular es el de Protección, la administradora de pensiones y cesantías que participa con 5,2% en Nutresa, pero su principal accionista es Sura Asset Management, filial de Grupo Sura.

En ese entorno, analistas del mercado bursátil recuerdan que actualmente las juntas directivas de Sura, Argos y Protección, firmas del llamado Grupo Empresarial Antioqueño (GEA), están integradas mayoritariamente por miembros independientes, quienes tendrán la responsabilidad de evaluar el camino adecuado para dar el máximo valor a sus grupos de interés.

Para las voces especializadas es posible que en caso de que decidieran no vender haya inconformismo de los accionistas minoritarios, quienes no podrían materializar una venta a un precio ampliamente superior de la acción (39,14%) al que tiene en el mercado. Adicional, en caso que Protección no acepte, se podría cuestionar su papel en el GEA frente a su deber fiduciario de ofrecer las más altas rentabilidades a los afiliados.

Eso sí, las apuestas son de parte y parte, pues a ojos de algunos expertos, a pesar de que los Gilinski están poniendo sobre la mesa un precio mayor por cada fracción de Nutresa, el valor estratégico de la firma está muy por encima y, además, la industria de alimentos se perfila como una de las más fuertes en adelante.

“La capitalización bursátil de Nutresa está en $9,9 billones y la deuda neta de la compañía se ubica en $2,6 billones. Eso da un valor de mercado de cerca de $12,5 billones y a ello hay que adherirle sus inversiones en Sura y Argos, que son de alrededor de $2,2 billones. Entonces, al adquirir a Nutresa, también se está invirtiendo en dos de las más importantes holding del país y de la región. En principio, la oferta de los Gilinski parece relativamente barata”, asegura un analista del mercado.

Dicha fuente menciona que hay varias formas de medir el valor de las compañías en el mercado, pero en el caso de aquellas que como Nutresa hacen parte de la industria de alimentos es importante determinar qué tan alta es la oferta para adquirirla respecto a su Ebitda.

Este último ítem se refiere al beneficio que obtiene la empresa antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones, y según los más recientes estados financieros de la holding antioqueña (con corte a septiembre) ascendía a $1,1 billones.

En un mercado como Estados Unidos las firmas de la industria de alimentos se han cotizado hasta 13 veces su Ebitda, mientras que en el mundo han alcanzado hasta 14 veces ese valor. Partiendo de ello, la oferta de más de $8,6 billones de Nugil se quedaría corta.

 

El bloque

Ahora, de quedarse con la mayoría accionaria de Nutresa, el Grupo Gilinski agregaría a su portafolio 70 filiales que la antioqueña tiene en Colombia, Chile, Costa Rica, Guatemala, México, Panamá, Estados Unidos, Argentina, Ecuador, El Salvador, Nicaragua, Perú, República Dominicana y Sudáfrica.

De ese listado hacen parte marcas líderes del negocio de alimentos como Industria Colombiana de Café (Colcafé), Compañía Nacional de Chocolates, Industria de Galletas Noel, Industria de Alimentos Zenú, Productos Alimenticios Doria, Pastas Comarrico y Meals (productor de Crem Helado y Country Hill).

Además, el efecto de un cambio de controlante en Nutresa puede llevar a que el nuevo dueño eventualmente decida desinvertir las participaciones que la compañía de alimentos tiene en Grupo Argos (82,3 millones de acciones) y Grupo Sura (61,02 millones de acciones), y que dicha oferta resulte en fuertes presiones en los precios de estos emisores.

En este escenario, si el GEA perdiera el control sobre esas firmas, la probabilidad de ocurrencia de transacciones de fusiones o adquisiciones aumentaría considerablemente.

Con esos potenciales movimientos, para algunos la OPA por Nutresa refleja lo baratas que están las acciones colombianas, e indica que es hora de que el mercado despierte porque las acciones en la BVC valen más que el precio de mercado actual.

Igualmente, llaman la atención de que el negocio no significa solamente comprar al grupo de alimentos paisa, sino que implícitamente se estarían adquiriendo participaciones en Bancolombia donde Sura tiene el 45,87%, o en Cementos Argos, Celsia y Odinsa, sociedades en las que el Grupo Argos tiene participaciones del 58,51%, 52,93% y 94,99%, respectivamente.

Incluso habría efectos en Enka, empresa en la que Sura es el segundo mayor accionista con una participación del 16,76%; así que hay muchos intereses en juego.

Este enroque o cruce accionario es el que permite que el GEA entre sí mantenga el poder de varios activos, por lo que sí se materializa la OPA, el control de los grupos Argos y Sura quedaría a la deriva, lo que se prestaría para que otros inversionistas puedan hacer lo mismo y mediante una o varias ofertas conseguir un papel determinante en estas compañías.

No obstante, el anuncio no ha causado grandes cambios en el precio de las especies de Argos y Sura en la bolsa. Es así como la acción de la holding de infraestructura bajó de 11.580 pesos a 11.020 y la del grupo financiero subió de 21.200 a 21.440 pesos. Y en lo corrido del año los valores de los títulos de esas empresas, listados en el BVC, observan contracciones mayores al 16%.

 

Los siguientes pasos

Tras la aprobación de la OPA se espera la publicación del aviso del prensa con los detalles de la operación, para que todos los accionistas de Nutresa sepan las condiciones de la propuesta.

Una vez surtido este trámite, se reanudará la negociación de la acción de Nutresa en la BVC, pues está suspendida desde el 10 de noviembre.

Cinco días hábiles después iniciará el periodo de aceptación de ofertas, el cual puede estar entre 10 días y hasta 30 días hábiles y con posterioridad se realizaría el cumplimiento de la operación.

De esta manera, Colombia estará ante una de las movidas empresariales más importantes de la historia reciente, ya sea porque se cierra el acuerdo o porque el GEA se queda con Nutresa.

Colprensa

Comentarios