TLC con los EE. UU. tiene en ‘jaque’ a los lecheros

 El pasado 3 de enero el gremio realizó un plantón en la Sociedad Portuaria Regional de Cartagena.
Crédito: Foto de archivo/ Nuevo Día.
Según Fedegán, el primero de enero de 2022 ya había ingresado el 46 % del cupo de importaciones de leche a Colombia, esta situación alertó a los productores quienes dieron a conocer que en cuatro años el sector puede sufrir una gran crisis. 
PUBLICIDAD

El Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Estados Unidos y Colombia entró en vigor el 15 de mayo de 2012, desde ese año las importaciones en diferentes ramas de la economía han ido aumentando con la eliminación gradual de las barreras arancelarias. Aunque el principal beneficio de este acuerdo era promover el comercio de mercancías entre ambos países, algunos sectores consideran que ese intercambio es desigual. 

Tal es el caso del gremio lechero, que inició el 2022 con grandes preocupaciones por cuenta de las importaciones. Según la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán), basada en las estadísticas del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), entre enero y octubre de 2021 ingresaron al país 47.862 toneladas de leche. 

La Federación indicó que por esta razón los campesinos dedicados a la producción de leche líquida dejaron de recibir por la no compra de este alimento 62 millones de dólares y dejaron de vender 800 millones de litros (algo más de dos meses de producción). Esta situación está causando un daño permanente a la economía agropecuaria. 

Es así que el gremio protestó de manera pacífica el pasado 3 de enero advirtiendo que lo seguirá haciendo hasta que el Gobierno nacional escuche sus peticiones. 

 

¿Cómo ven la situación en Tolima?

 

Arturo Parra Huertas, presidente del Comité de Ganaderos del Tolima y representante de la Asociación de Productores de Leche de Cajamarca y Anaime (Aproleche), comentó que la situación es compleja desde que se empezó a importar leche a menor costo con el desmonte de los aranceles. 

“En los dos primeros días del año entró el 40 % de leche que se tiene autorizada para importar, eso ya es una cifra escandalosa. Mientras el ganadero estaba ordeñando a las cinco de la mañana los industriales ya tenían miles de toneladas en puerto”, explicó Parra. 

De acuerdo con el ganadero, la industria nacional acopia el 55 % de la leche que se produce formalmente, el otro 45 % es la que se comercializa fuera de los canales oficiales. Aunque la leche que se produce legalmente sigue siendo adquirida por las empresas, la preocupación de los productores es que al mismo tiempo están comprando el producto importado.

Entonces, a largo plazo la leche nacional podría ser reemplazada por la importada, porque es más barata, la diferencia radica que en Estados Unidos la producción de este alimento es subsidiada.

“Pero si los esfuerzos se concentraran en acopiar toda la leche del país se podría abastecer el mercado. Aquí hay que hacerle un llamado al Congreso para que revise las cláusulas del TLC, porque el 1 de enero de 2026 el arancel de esas leches importadas va a ser cero; vamos a tener una gran quiebra de ganaderos y lecheros en Colombia”, sentenció Huertas. 

 

“Un acto descarado”

 

José Félix Lafaurie Rivera, presidente ejecutivo de Fedegán, dijo que es inentendible que el año pasado se haya importado el equivalente a 800 millones de litros de leche en polvo. “La industria no le compra la leche a los ganaderos, sino que la trae de los productores ricos de Estados Unidos y de Europa”, replicó. 

El dirigente gremial añadió que “es un acto descarado y cínico de la industria, no hay derecho. Mal hecho que los ministros de Comercio y de Agricultura hayan negado la implementación de la salvaguardia. Vamos a seguir protestando y a los ganaderos nos tienen que hallar la razón”.

Cabe recordar que la salvaguardia la había solicitado Fedegán en marzo de 2021 y como parte de este proceso un Informe Técnico Final de la Subdirección de Prácticas Comerciales del Ministerio de Comercio, concluyó que por cuenta de las importaciones “se encontró daño grave en el desempeño de las variables económicas de la rama de producción nacional de leche líquida”. 

Esta salvaguardia que buscaba regular las importaciones de leche en polvo y proteger la industria local fue denegada en diciembre pasado por el Comité de Asuntos Aduaneros y Arancelarios de Comercio Exterior, más conocido como el Comité Triple A. 

La salvaguardia quedó estipulada en el TLC por tres aspectos fundamentales: la primera es el incremento de las importaciones motivado por el acuerdo. La segunda es la amenaza de daño a un sector específico y la tercera es la relación de causalidad entre el aumento de importaciones y la productividad. 

 

 

Solo se beneficia un país

 

Según Carlos Rivera, director administrativo y de comercio del Fondo de Estabilización de Precios (FEP), “los flujos comerciales deben ir en doble vía, es decir, que ambas partes se beneficien de las exportaciones y de las importaciones. El TLC con Estados Unidos se caracteriza por ser de una sola vía”.

Los cupos de importación para EE. UU. aumentan desde el año 2012 y en 2021 pueden ingresar 14.266 toneladas sin aranceles, pero de esta cifra en adelante pagan actualmente una tasa del 8,8 %. Esto significa un incentivo amplio que se negoció en el TLC.

 

Lecheros se retiran del negocio

 

A la problemática de las importaciones en el Tolima se suman otros factores que están impactando a los productores de leche, lo que incluso ha causado que algunos se retiren del negocio. 

Las fuertes lluvias del año pasado ocasionaron que se perdieran grandes áreas de pastizales en las fincas y por ende disminuyera la producción. 

Por otro lado, la capacidad de carga de las ganaderías no responde debido a las condiciones climáticas que impiden el transporte del producto. 

Finalmente, en municipios como Cajamarca, la incursión de cultivos como el aguacate hass han desplazado la ganadería, pues algunos propietarios han optado por vender sus predios a las empresas que se dedican a la producción de esta fruta. 

 

Mayores costos

 

Mientras tanto, los productores deben enfrentar el incremento permanente de sus costos de producción. En el 2020 la inflación fue de 1,61 %, pero los costos de la lechería crecieron 6,7 %, esto es, 4,1 veces más que la inflación.

Por su parte, el precio internacional del maíz aumentó 10,6 % y los fertilizantes subieron 3,2 % y en los últimos dos años acumularon el 11,6 %.

Para el año pasado, Arturo Parra mencionó que los costos de producción aumentaron hasta en un 100 %, sobre todo, los insumos, bioinsumos, medicamentos y alimentos balanceados, situación que generó que la leche subiera. 

 

Dato

 

El listado de empresas que importan leche en polvo de EE. UU. lo encabeza Nestlé de Colombia S. A. con 4928 toneladas (US $13,8 millones).

 

 

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro!

https://digital.elnuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

 

Redacción El Nuevo Día.

Comentarios