ss

Panificadores optan por mantener precios a clientes pese a incremento en materia prima

 En La Francesa aún se puede adquirir el tradicional pan de $200.
Crédito: Jorge Cuéllar / El Nuevo Día.
La materia prima para la preparación de pan ha incrementado progresivamente desde mediados del año anterior. No obstante, algunos panificadores mantienen su precio para tener satisfecha a su clientela.
PUBLICIDAD

Sin duda el pan es un producto indispensable en la mesa de los hogares ibaguereños y tolimenses porque tradicionalmente es ideal para acompañar cualquier tipo de comida y sin importar el momento del día. Ahora bien, con la entrada del 2022 ha sido evidente el incremento exponencial en el precio de los insumos que emplean los panificadores para su preparación, lo que, en concepto de algunos ciudadanos, podría repercutir en el precio final del producto.

Sin embargo, EL NUEVO DÍA estableció que, pese a las circunstancias y dificultades, hay panificadores que han optado por mantener el precio de siempre con la intención de satisfacer a su clientela.

Para ello, esta redacción dialogó con Jhon Bolívar, administrador de la panadería La Francesa en el barrio Gaitán de la capital tolimense, quien reconoció que allí todavía se elabora el tradicional pan de $200.

“Hay que reconocer que los insumos han subido desde junio del año pasado en cerca del 40 %, si no es más, pero pese a esa alza hemos mantenido los precios acá en la panadería. O sea, yo no le he incrementado el precio al producto para poder tener siempre mi clientela a gusto y que constantemente estén visitando nuestro punto de venta”, expresó.

El hombre reconoció que han tenido una variación considerable los insumos esenciales para una panadería, tales como harina, margarina, mantequilla, huevos, azúcar, entre otros. Sin embargo, aún continúa elaborando desde el tradicional pan de $200 hasta los panes de mayor tamaño cuyo valor oscila por los $5.000.

“Con relación a la rentabilidad nos hemos mantenido en un margen estrecho porque, como le digo, los insumos han subido bastante. Ahora el arriendo ha subido, los servicios como luz y gas, y esos no dan ninguna espera”, puntualizó Bolívar.

 

Fidelidad

 

Bolívar, quien indicó que la panadería completó siete años en ese punto, explicó que, por tratarse de un producto de primera necesidad en los hogares, la venta es constante y estable. Aunado a ello, el hecho de mantener el precio le ha permitido fidelizar más a la clientela.

“La venta es estable, además no le hemos bajado la calidad al producto. Ese es un detalle importante por el que el cliente nos busca”.

Y agregó: “Tenemos clientes que no son del barrio, de hecho, vienen de otros sectores a comprar porque saben que a un buen precio llevan pan de buena calidad”, dijo.

 

Establecimientos sí han subido

 

Vale indicar que, en algunas panaderías, ante el panorama descrito por el alza de los ingredientes, se han decantado por incrementar el precio del producto, por lo que el pan de $200 ha pasado a costar $300 y en algunos casos $400, con la finalidad de alcanzar un punto de equilibrio para generar un margen de ganancia y garantizar la generación de empleo.

De acuerdo con cifras de la Asociación de Panificadores del Tolima, se estima que este renglón económico genera entre 3.600 a 5.000 plazas de trabajo en la región.

 

Yuly Méndez, cliente

 

Foto: Jorge Cuellar / El Nuevo Día.

“Este año, referente a los precios, la mayoría se han mantenido, sin embargo, el tamaño del pan puede que haya disminuido un poquito en comparación a años anteriores, pero la calidad sigue siendo la misma. El mismo sabor, consistencia y demás.

 

Dato

 

-Bolívar explicó que todavía elabora desde el tradicional pan de $200 hasta panes de mayor tamaño cuyo valor asciende a $5.000.

-Se estima que la materia prima para la preparación de pan ha incrementado progresivamente desde junio del año anterior.

 

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro!

https://digital.elnuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico

Redacción El Nuevo Día.

Comentarios