Aunque cede la inflación de alimentos, continúan subiendo precios en los restaurantes

Crédito: Archivo / EL NUEVO DÍA
Por primera vez en aproximadamente 13 meses el país está viendo que la inflación anual comienza a ceder.
PUBLICIDAD

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) presentó los resultados de la inflación para mayo de 2022, según destacó su director, Juan Daniel Oviedo, la cifra llegó a 9,07%, la variación mensual fue de 0,84% y la de año corrido de 6,55%. Oviedo explicó que la cifra anual presentó una corrección frente al 9,23% que se registró en abril de 2022. Además, indicó que “ya nos estamos aislando de un punto porcentual de inflación anual que aportó el Paro Nacional de 2021”.

Sin embargo, precisó que “no podemos confundirnos en donde este retroceso de 9,23% que teníamos en abril al 9,07% (de mayor) sea una corrección significativa al comportamiento de inflación porque estamos siguiendo un markup que está todavía por encima del doble de las medias históricas”.

Juan Daniel Oviedo, directo del Dane, explicó que las variaciones mensuales para mayo del 2022 en alimentos dentro del hogar (1,56%) traen una buena noticia porque en abril fue del 2,75%, por consiguiente, esto indica que hay una moderación en el comportamiento de los precios de los alimentos, ya hay puntos negativos en la papa, también las frutas y el plátano. “Sin embargo, entre las divisiones de gastos sigue siendo la de mayor variación”.

Precisó que restaurantes y hoteles registraron una variación de 1,18%, mientras que en abril fue de 1,09%. “Eso se debe a las alzas en el corrientazo, la pizza, la hamburguesa, las empanadas. Esta variación fue más fuerte que impacta a las personas que comen por fuera del hogar”.

Puntualizó que los alimentos pasaron de contribuir 51 puntos a 29 puntos a la inflación; mientras que los arrendamientos y servicios públicos básicos continúan aportando 26 puntos. Además, la comida por fuera del hogar y el corrientazo pasó de 11 puntos a 12 puntos.

“En lo corrido del año los alimentos y bebidas se han encarecido en un 15%, mientras que los bienes y servicios para el hogar se han encarecido en 10%, y las comidas por fuera del hogar lo hicieron en los cinco primeros meses del año en un 8%”.

Moderación

Carolina Monzón, gerente de Investigaciones Económicas del Banco Itaú, indica que la inflación para mayo se mantiene sobre el 9%, lo cual, “si bien representa una moderación, todavía muestra una persistencia importante en componentes claves como los alimentos y los restaurantes, que ganaron protagonismo en esta ocasión con una variación al 1%”.

Según la experta, ya se empieza a reflejar presiones en los alimentos por fuera del hogar, que cada vez son más constantes en las subidas de los alimentos de los meses pasados. “De nuevo arriendos y el componente energético presionaron los precios de vivienda, que es de los que más pesa en el IPC”.

Monzón afirma que la inflación básica puede seguir subiendo, ya que la inflación sin alimentos y energéticos se acerca al 6%, recordando que esto no es solo un choque de efectos externos por los precios de las materias primas, sino que localmente hay una indexación y una dinámica favorable del consumo, lo que está presionando el aumento de la inflación básica hasta ese nivel del 6%.

Alta en lo que resta del año

Sergio Olarte, economista principal de Scotiabank Colpatria, aclara que por primera vez en aproximadamente 13 meses el país está viendo que la inflación anual comienza a ceder.

“Esto se da por dos razones principalmente, la primera tiene que ver con unos alimentos que están creciendo muchísimo menos que el año pasado, recordemos que el año pasado en mayo fue el mes más fuerte de las marchas registrando una inflación de alimentos por encima del 5%, pero también unas cosechas que en este momento los perecederos están haciendo que los precios o se estabilicen o incluso caigan en algunos productos como las papas o las cebollas, por ejemplo”.

El economista aclara que esto no quiere decir que la inflación de alimentos esté baja, ya que continúa por encima de 20% pero ya bajó del 26%, que presentaba en el mes pasado.

“Ahora bien, por el lado de la parte inflacionaria se destaca la parte de arriendos, que están creciendo de manera importante con un aumento del 0,50% en el mes, lo que representa un crecimiento bien importante tanto que normalmente esperaríamos un crecimiento del 0,3%”.

Olarte considera que la inflación seguirá alta en lo que resta del año, aunque aparentemente ya está comenzando a tener un techo. “Para eso pensamos que a finales del año la inflación puede terminar alrededor del 8,5% y seguirá bajando el próximo año de manera lenta hasta llegar a niveles del 4% o 4,5% a finales del 2023”.

 

Vanguardia / Redacción Web

Comentarios