00000

Asaderos de barrio le dan pelea a un mercado liderado por la cadena Frisby

Crédito: Suministrada / El Nuevo Día.
La venta de pollo es un negocio que sigue creciendo, gracias al consumo per cápita: un colombiano come en promedio 35 kilogramos de pollo al año, de acuerdo con datos de la Federación Nacional de Avicultores (Fenavi).
PUBLICIDAD

Las cadenas de pollo frito que lideran este mercado son Frisby, KFC y Kokoriko, con 21%, 7,2% y 11,4% de participación, respectivamente. El top cinco lo completan Buffalo Wings, con 3,2%; y finaliza Piko Riko, con 2,4%. En total, las grandes cadenas que venden este producto suman una participación de 50,4%.

A pesar de ello, las pollerías independientes o de barrio dan la pelea y no se quedan atrás, pues en conjunto tienen 49,6% del mercado.

En términos reales, mientras las cadenas de pollo frito facturaron durante el año pasado US$246,6 millones, las independientes vendieron US$242,6 millones. Frente a 2015, los restaurantes de barrio perdieron 7,4% de mercado.

El rey, Frisby, tiene una trayectoria de 45 años, cuenta con 200 restaurantes directos y 65 franquicias en 57 cabeceras municipales. En datos operativos, sus ventas fueron de $592.671 millones el año pasado y emplea a 4.500 personas.

El liderazgo de la categoría radica en cuatro factores principales, según explica la gerente de Frisby, Liliana Restrepo: “nuestra trayectoria en el mercado nos ha permitido generar una confianza importante del cliente hacia la marca”. La cadena planea inaugurar siete restaurantes más en lo que queda de 2022 y proyecta abrir entre 10 y 15 para 2023.

Según Euromonitor International, se evidenció que las cadenas de pollo frito crecieron 18,9% desde 2016 hasta 2021, mientras que los restaurantes independientes registraron un incremento de 3,6%. Estas cifras de crecimiento se hacen evidentes contemplando los cambios en participación en el mercado, pues en 2015 las pollerías independientes contaban con 57% de la torta, mientras el restante fue para las grandes cadenas (43,6%). Esto significa que las participaciones se invirtieron en seis años, principalmente por el impulso de los domicilios en la pandemia.

Colprensa

Comentarios