Petro acabará la Economía Naranja: matices en el sector cultural tolimense

Crédito: Archivo/ EL NUEVO DÍAEl Gobierno nacional aprobó la política de economía naranja con recursos por más de $300 mil millones en junio de este año.
Contenido Exclusivo
En el departamento hay proyectos beneficiados por Cocrea, empresas que obtuvieron incentivos tributarios y se crearon las zonas ADN, bajo la política de las industrias creativas. Gestor cree que el modelo no impactó a los artistas y los empresarios están preocupados.
PUBLICIDAD

La política de Economía Naranja quedó establecida en el Plan Nacional de Desarrollo 2018 - 2022 como un pilar fundamental para impulsar las industrias creativas del país, por tanto, fue la bandera del presidente Iván Duque durante todo su gobierno. En consecuencia, representó una serie de beneficios de diferente índole que tuvieron impacto en las empresas de las regiones. 

Por ejemplo, a través del Decreto 1669 de 2019 los emprendedores son apoyados con programas de capacitación y financiación impulsados por el Ministerio de Cultura, además, las sociedades de Economía Naranja que sus proyectos fueron aprobados antes del 31 de diciembre de 2021 quedaron exentas de renta por siete años. Otra convocatoria para otorgar el beneficio tributario esta vez por cinco años finalizó el 30 de junio de 2022. 

Sin embargo, en rueda de prensa donde se presentó el informe de empalme del presidente electo Gustavo Petro, el economista Daniel Rojas, quien lideró el proceso, apostilló: “La economía naranja es un concepto que durante cuatro años tratamos de entender y aún no entendemos”. 

Agregó que cualquier tipo de emprendimiento de la industria cultural, creativa o de innovación requiere de la democratización de las condiciones para crear valor y generar riqueza, “por supuesto, con crédito barato para competir en un mundo globalizado”. 

En esta misma línea, Carolina Corcho, ministra de Salud designada por Petro, reafirmó: “Este gobierno no continuará con la política de economía naranja, la va a replantear”. 

A los anuncios del comité de empalme de Petro, la ministra de Cultura saliente, Angélica Mayolo, se mostró sorprendida y afirmó que se deben analizar con objetividad los instrumentos de la política.

“No entendemos el alcance del anuncio porque hemos sido bastante incisivos en presentar el impacto de los incentivos que creó la política de Economía Naranja”, aseveró Mayolo. 

Y acotó: “Eliminar incentivos como los certificados de inversión audiovisual, la renta exenta y Cocrea sería un gran error. Todos estos instrumentos han impulsado nuevos empleos y la mayor inversión para el sector en los últimos años”. 

Mayolo explicó que el Certificado de Inversión Audiovisual ha jalonado inversiones de productoras internacionales por $1.2 billones, a través de 58 proyectos desarrollados en el territorio nacional. Acerca del incentivo Renta Exenta señaló que se han beneficiado 1.000 empresas, entretanto, el programa Cocrea habría movilizado $90 mil millones.

Economía naranja sí, pero mejorada

El Ministerio de Cultura le informó a esta redacción que en el Tolima hay cuatro zonas ADN (Área de Desarrollo Naranja), tres en Ibagué y una en el Espinal. Estos espacios funcionan como áreas de desarrollo económico, social y cultural.

Por otro lado, en el departamento en el marco del programa de Renta Exenta, han resultado cuatro empresas beneficiadas, las cuales se comprometieron a generar 16 nuevos empleos “naranja” y a realizar una inversión de $795 millones. 

Entretanto, para los proyectos beneficiados por Cocrea, los aportes son por un valor de $530.275.134.

Juan Lozano Rodríguez, cuando fue contratista de la Secretaría de Cultura de Ibagué, impulsó el proyecto de la primera Zona ADN de la ciudad en 2020, denominada ‘Capital Musical’, después se establecieron las otras dos: ‘CreaSur’ y la ‘Zona G’.

Lozano, quien es músico, productor musical y profesional en mercadeo, manifestó que no está de acuerdo con el comité de empalme de Petro en que fuera una política “fallida”, sino que se debe replantear a la realidad de los territorios. 

Explicó que la economía naranja se basa en la producción intelectual, por lo que sectores como la publicidad están más ligados a ella.

“Mientras tanto, el ecosistema de la cultura no está preparado para adoptar muchas de las estrategias de la economía naranja, porque buscan industrializar las artes, crear un sector empresarial. Pero, hay muchos elementos de la cultura que son propios de los territorios y que no son vistos como un negocio”, indicó Rodríguez. 

En este punto, se refirió a la riqueza cultural de ciudades pequeñas como Ibagué, “sus administraciones no están pensando sus planes de desarrollo alrededor de fortalecer la economía naranja, sino que la cultura se ve más como un tema de patrimonio o legado”.

Entretanto, dijo que en la práctica, el modelo (economía naranja) es “un poco generalizado”, razón por la cual los proyectos Cocrea no habrían tenido “mucho” éxito; “precisamente porque los gestores culturales o artistas no tenían el conocimiento para elaborar un proyecto de esa magnitud”. 

El músico agregó que una de las causas de la falta de experticia del sector cultural de Colombia para formular proyectos, tiene que ver con que históricamente ha sido subsidiado, mientras en países de Europa o Norteamérica es más fuerte e industrializado.

“Por ejemplo, nuestro ecosistema de música en Ibagué que está definido, aún no está fortalecido por completo”, comentó Lozano. 

Por tanto, señaló que se deben replantear las estrategias de la economía naranja, o implementarse de manera gradual, puesto que, las condiciones para aplicar a los proyectos son exigentes y el sector fue el más golpeado por la pandemia. 

“No estoy de acuerdo con el planteamiento de que fue una política fallida, muchas personas se convirtieron en empresas, festivales y generaron pequeñas industrias como el caso de Eco Music Sound en la ciudad. Es un modelo que sirve pero debe ser pensado en la realidad económica de los artistas”, apostilló Juan Lozano Rodríguez.

“Ojalá sea un gobierno coherente”

 

Por su parte, Albert Sabogal, uno de los fundadores del coworking ubicado en Ibagué Campus Naranja, todo un ecosistema creativo, mencionó que la empresa accedió al programa Renta Exenta hace dos años.

El empresario señaló que el anuncio del gobierno Petro tiene relación con eliminar una bandera de Duque, “y que no quede rastro de su mandato”. 

“La ventaja que da el beneficio es muy importante, porque el sector creativo no tiene mucha demanda y es muy competido, por lo cual, lograr ingresos sustanciales mensuales es complejo, quienes lo hacen son las grandes agencias de publicidad o productoras.

“Con la renta exenta nos libramos por siete años de un costo que es la retención en la fuente. Entonces, con un buen promedio de contratos se puede tener flujo de caja para atravesar el ‘valle de la muerte’ de los cinco años, donde muchas empresas del sector creativo no sobreviven”, explicó Sabogal. 

De ahí que, comentó que le pareció egoísta el anuncio del nuevo gobierno, argumentando que la exención no afecta los ingresos tributarios del Estado, “porque somos un sector muy pequeño, por el contrario necesitamos apoyo ante la labor social y cultural que hacemos”.

Y finalizó: “Si quitan el beneficio sería muy triste, hicimos todo un proceso y cumplimos metas. Ojalá sea un gobierno coherente y eso no ocurra. La economía naranja no es un concepto de Duque sino del Banco Interamericano de Desarrollo”. 

Asimismo, Dania Antonella Bocanegra, gerente de BM Producciones International Music, beneficiaria de Cocrea, señaló que los artistas no tienen color político y “la economía naranja es una política de Estado, independientemente del gobernante”.

Por esto, invitó al gobierno entrante a tener en cuenta los programas de la Economía Naranja, de tal manera que las empresas puedan seguir trabajando con los beneficios.

Los artistas habrían sido los menos beneficiados con la política. Los artistas habrían sido los menos beneficiados con la política. 

 

DATO

 

Las leyes en “rojo” de Petro, susceptibles de cambios o ser eliminadas, son: Ley de Inversión Social 2021, Ley de Crecimiento Económico 2019 y la Ley de Turismo 2020. 

JUAN JOSÉ AGUIRRE Z.

Comentarios