¿Fin de contratos por prestación de servicios?: implicaciones y reacciones

Crédito: Archivo / EL NUEVO DÍAEn las entidades estatales la figura de las OPS es muy utilizada.
Contenido Exclusivo
Sin mayores detalles, la Ministra de Trabajo anunció que los contratos OPS deben desaparecer. Aunque hasta ahora se abrió el debate, experto considera que la propuesta no es viable tanto para el sector público como el privado, pero la figura sí estaría siendo utilizada en exceso, afectando a los trabajadores.
PUBLICIDAD

A los anuncios que viene haciendo la ministra de Trabajo, Gloria Inés Ramírez, como el inicio del recargo nocturno a partir de las 6:00 p.m. y el cobro pleno de los días dominicales y festivos, se suma la intención de eliminar los contratos denominados Orden de Prestación de Servicios (OPS).

La Ministra manifestó en la cadena Blu Radio que el Gobierno nacional va a trabajar una reforma de largo aliento que cambie el sistema de contratación. Argumentó que el régimen actual conduce a la precarización laboral y “violenta” el compromiso de Colombia con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), “donde se les plantea que vamos a promover el trabajo digno y decente”.

“Esa forma de contratar -OPS- va en contravía de los principios de la OIT. En una mesa de diálogo social vamos a avanzar, pero los contratos por prestación de servicios sí tienen que desaparecer, el trabajador debe estar seguro de que el empleador le va a garantizar unos mínimos de estabilidad”, apostilló Ramírez. 

En consecuencia, la jefe de la cartera indicó que es necesario crear el Estatuto del Trabajo consignado en el artículo 53 de la Constitución Política de 1991, con el fin de proteger los derechos alcanzados y actualizar el Código Sustantivo del Trabajo. 

Contrato ‘desfigurado’ 

Para Erick Fernando Aristizábal Rodríguez, experto en derecho laboral y profesor de la Universidad Cooperativa sede Ibagué, es “mucho” lo que se puede hacer por mejorar las condiciones laborales de los colombianos, sobre todo, “identificando el abuso que hemos tenido de la figura por prestación de servicios”. 

Antes de nada, afirmó que es una figura legal, válida y razonable, utilizada por las entidades del Estado cuando requieren un servicio especializado, o si la planta de personal no da abasto para cumplir una actividad misional. Pero también reconoció que ha contribuido a la precarización del mercado laboral. 

Cabe recordar que en el contrato OPS el trabajador no tiene subordinación, horario laboral ni prestaciones sociales, pues la obligación es cumplir con el objeto del acuerdo.

“Esa válvula de escape se empezó a utilizar de forma recurrente por las entidades del Estado, es decir, se fue dando poco a poco un abuso de la figura. Por eso, hay una gran cantidad de relaciones laborales disfrazadas bajo la prestación de servicios; y los juzgados están abarrotados solucionando procesos”, explicó Aristizábal.

Señaló que lo mismo ocurre en el sector privado, donde muchos empleadores privados han hecho una extralimitación o una utilización desmedida de este tipo de contrato.

“Ser formal no es barato, eso es cierto, reconocer las prestaciones sociales representa un costo alto. Entonces, la empresa muchas veces por ahorrar y extralimitando los presupuestos fácticos que establece la norma, no vincula laboralmente al trabajador sino por OPS.

“Pero si el empleador es condenado por un juez le va a tocar pagar más, pues las sanciones son onerosas. Es un riesgo latente”, acotó Rodríguez. 

Por su parte, Efraín Sánchez, vicepresidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) en el Tolima, celebró que la Ministra haya puesto sobre la mesa cuatro puntos “importantes”: reconocimiento de la jornada laboral nocturna, terminación de las nóminas paralelas, fin de los contratos OPS y la creación del Estatuto del Trabajo. 

“Los contratos por prestación de servicios son del padrinazgo político que hay en cada entidad territorial, donde se nombran personas sin ningún criterio ni oficio específico, sino para llenar cuotas burocráticas”, dijo Sánchez. 

El dirigente sindical colocó el ejemplo de un celador contratado por OPS, que lleva mucho tiempo trabajando de esa manera, pero aún no está vinculado a la planta de la entidad. 

Respecto a las nóminas paralelas, personas que son contratadas para cumplir funciones que ya fueron suplidas, añadió, “tanto en la Alcaldía de Ibagué como en la Gobernación del Tolima es casi mayoritaria la nómina paralela frente a la de planta. 

¿Es viable quitar las OPS?

 

Erick Aristizábal refirió que eliminar los contratos por OPS es “difícil”, visto que, las entidades siempre van a requerir personas especializadas por determinado tiempo. Acotó que en el sector privado le permite a los abogados como él, asesorar diferentes empresas, sin la necesidad de tener un vínculo laboral. Así sucede con diferentes profesiones. 

Por ello, comentó que es necesario estudiar mecanismos para que las entidades territoriales puedan contratar personas de manera más práctica, “pero los organismos de control deben estar vigilantes, porque la única forma de contratación no puede ser laboral”.  

Aristizábal agregó: “No veo otra figura que pueda reemplazar la contratación por prestación de servicios, sería empezar a hacer maniobras jurídicas”.

Sin embargo, manifestó que la gran incógnita es cómo atacar el abuso que se hace de los contratos OPS.

En la misma línea, Efraín Sánchez explicó que está de acuerdo en que los contratos por prestación de servicios se hagan para “trabajos ocasionales, pero no misionales y permanentes”.

Y concluyó: “Los puestos que sean requeridos deben ser nombrados en las plantas fijas, lo cual es diferente a tener 10 contratos OPS en la Alcaldía por una necesidad urgente”.

 

DATO 

 

En Twitter los internautas le recordaron a la Ministra que el mayor demandante de contratos por OPS es el Estado. 

 

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! 

Lo invitamos a seguir leyendo aquí 

https://digital.elnuevodia.com.co/library 

JUAN JOSÉ AGUIRRE Z.

Comentarios