Tributaria sería la peor pesadilla para tiendas de barrio: la mitad de ellas quebraría, advierte Fenalco

Crédito: Archivo / El Nuevo Día.Imagen de referencia.
Los tenderos la tendrían doblemente difícil, tras el golpe de la pandemia.
PUBLICIDAD

Hay una preocupación latente de Fenalco, contenida en el proyecto de reforma tributaria. Se trata del impacto del incremento de impuestos a las bebidas azucaradas en uno de los ejes de la economía popular, como lo son las tiendas de barrio, el canal por el que se vende hasta 80% de estas bebidas y del cual dependen más de 600.000 familias en el país.

A través de un comunicado, Fenalco expresó que frente a los impuestos en las bebidas, pasabocas y carnes frías que propone la reforma tributaria, incrementarían sustancialmente los precios de los productos que más alta rotación tienen en las tiendas, y que son los de mayor rentabilidad.

Y no podría llegar en peor momento. De acuerdo con estudios de Fenalco, más de la mitad de los tenderos reportaron tener un nivel de ventas inferior al que tenían antes de la pandemia, lo que afecta especialmente a las mujeres, quienes son el 52% de las propietarias de estos negocios.

“La llegada de nuevos impuestos que golpean directamente los ingresos y las utilidades de las tiendas; amenazaría la sostenibilidad de los tenderos y sus familias, lo cual podría generar que, en caso de darse esta realidad, un 52% cerrara definitivamente sus negocios. Eso equivale a 250.000 tiendas”, argumentó Jaime Alberto Cabal, presidente de Fenalco.

La entidad también afirma que la situación se vuelve más compleja si se toma en cuenta que más de 90% de los tenderos en Colombia tiene a su negocio como única fuente de ingresos. Así que, hacen un llamado al Gobierno Nacional para que desde el sector público y privado se siga apoyando al pequeño comercio.

Además, el sector del comercio formal tuvo dificultades de seguir adelante tras los obstáculos de la pandemia, teniendo en cuenta que las tiendas de barrio están ubicadas en su mayoría en estratos 1,2y 3.

“Hacemos un llamado al Gobierno nacional y a la industria para que desde el sector público y privado sigamos apoyando al pequeño comercio, del que dependen cerca de 2 millones de personas”, concluyó Cabal.

Colprensa /Redacción web.

Comentarios