Gobierno apoya el alza a la gasolina, pero por sectores: así sería

Crédito: Colprensa / El Nuevo Día.
Al parecer, el precio del ACPM no sufriría modificaciones.
PUBLICIDAD

Cada estación de servicio tiene un precio de venta de gasolina según sus métricas de consumo, los cálculos de Fendipetróleo dicen que si usted vive en Bogotá, hoy las personas pagan un promedio por galón de $9.176. Pero LR conoció un estudio que evalúa el Gobierno, el cual habla de subidas graduales de $350 por mes, que aún está en revisión y no tiene de momento el visto bueno y definitivo de la ministra Irene Vélez, y del presidente Gustavo Petro, pero es una primera revisión al hipotético incremento del combustible.

La fórmula sugiere el incremento mensual, que si empezara en octubre, por lo menos en Bogotá pasaría de esos $9.176 en promedio a $10.226 para cerrar el año, pero en el Gobierno evalúan si el incremento debería tener un aumento consistente de cinco meses. Es decir que en febrero, en la capital la tarifa llegaría a $10.926.

Con una fórmula con base en $350 cada mes de subida, entre octubre y diciembre, en las principales regiones además de Bogotá, se vería un promedio de $10.553 a final de año en Antioquia (y $11.253 en febrero), y por ejemplo, la gasolina escalaría a $10.329 en el Valle del Cauca y $11.029 en febrero.

 

Alza por regiones y no nacional, sectorizada

Con base en el informe de precios de Fendipetróleo, que deja ver las zonas más caras para los combustibles, hoy la gasolina más costosa está en Vaupés con un galón de $17.403, allí con un incremento a diciembre llegaría a $18.453 y en febrero a $19.153. "Eso es totalmente insostenible para uno de los departamentos más pobres de Colombia, por eso es que el Gobierno estudia este modelo, y no se descarta como se pensó en la Comisión de Empalme que sea una subida por regiones y no estándar a nivel nacional", agregó Sergio Matíz, analista de hidrocarburos de la Universidad Nacional.

Lo mismo se repite en Guainía, Amazonas, el archipiélago de San Andrés, y Caquetá, que son departamentos con participan en el PIB nacional con menos de 0,5% según el reporte Dane del primer semestre.

Al respecto del alza sectorizada, el Centro Democrático pidió al Gobierno que el aumento sea focalizado y no para todos, especialmente para el transporte público, de carga y motos. "Son sectores fundamentales para no afectar el crecimiento de la economía, esenciales para la cadena logística y de suministro del país, y facilitadores del ejercicio de derechos como el trabajo, la educación, la salud y otros", argumentó el Centro Democrático.

"La tarifa diferencial podría darse en el surtidor o con devoluciones, a través de bonos o cupones, o con descuentos en el Soat", añadieron.

"No se tocará el ACPM que incide en transporte de carga y pasajeros. Y buscamos compensar a los moteros a través del Soat", dijo al respecto el mandatario Gustavo Petro.

 

El efecto colateral según el Gobierno

En la actualización del primer trimestre del Comité Autónomo de la Regla Fiscal deja ver que por cada 1% en el aumento de los precios de la gasolina se vería un ajuste de por lo menos 0,05% o 0,08% en la inflación.

Incluso para que el ajuste no sea tan inmediato los analistas técnicos del Ministerio de Minas también ven que esa subida no necesariamente debe ser por cada mes consecutivo, incluso se habla de un incremento bimensual hasta trimestral, pero lo cierto es que necesitaría de por lo menos entre cuatro y cinco ajustes a las tarifas para que pueda generar un peso al déficit del Fondo de Estabilización de Precios (Fepc), que según el Ministerio de Hacienda, en 2021 el Fondo registró un faltante de $11,7 billones, de los cuales la Nación pagó $3,9 billones. Y para este año se proyecta que el vacío fiscal llegue a US$35 billones.

Aún así, los gremios de la energía e hidrocarburos son de los primeros en apoyar el incremento. Juan Carlos Vélez Uribe, presidente de Fendipetróleo explicó que “la situación del Fepc es insostenible, este déficit para nosotros, según las cuentas son $27 billones, cada día que no se resuelva este tema el monto será mayor no habrá recursos con qué pagarlo, el aumento de los combustibles tendría que ser inmediata y no gradual”. Además recordó que "en Colombia estamos pagando uno de los precios más bajos de la región, el promedio en América Latina es de por lo menos $16.000", agregó.

Incluso por eso mismo en el Ministerio de Hacienda ven con buenos ojos los ajustes de precios, y de hecho buscaría que el decreto de tarifas se aplique cuanto antes. "Tengo claro que debe ser una juste gradual, tanto para gasolina como diésel deberían contemplarse y medir el impacto en la inflación. Uno de los puntos del Gobierno anterior por el que no desmontó el subsidio fue la inflación, un incremento no bien calculado de los combustibles se traduce en mayor IPC. Infortunadamente desde el punto de vista fiscal es necesario hacerlo, pero desde la coyuntura económica no es el mejor momento", dijo Francisco Lloreda, presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo ACP.

Colprensa /Redacción web.

Comentarios