00000

La prestigiosa empresa en la que sus empleados solo trabajan tres días a la semana

Crédito: Archivo / El Nuevo Día.
Ahora, más personas están interesados en trabajar con ellos y a su vez, los empleados trabajaban de manera más eficiente.
PUBLICIDAD

Meses tras meses son cada vez más las empresas que se suman a la tendencia de mejorar sus prácticas laborales, en especial sus horarios y políticas laborales, con el fin de encontrar una estrategia que les permita aumentar la productividad y rendimiento de sus empleados.

Una de ellas es la idea de reducir la jornada laboral, esta estrategia ya es objeto de estudio en muchos lugares y se ha aplicado con éxito en países como Alemania o Canadá.

Pero en los últimos días, un nuevo caso de flexibilidad laboral en Miami, en Estados Unidos, ha llamado la atención de los medios, gracias a los resultados que ha obtenido.

En lugar de la tradicional semana laboral de cinco días y ocho horas cada día, los empleados de uno de los locales de la cadena de comidas ‘Chick-fil-A’ cambiaron a turnos de solo tres días en los cuales trabajan un máximo de 14 horas.

Lo llamativo de este cambio, según los reportes de la empresa, es que hizo que cada vez más personas estuviesen interesados en trabajar con ellos y a su vez, los empleados trabajaban de manera más eficiente, ya que gozaban de una mejor calidad de vida.

1

El propietario y promotor de esta iniciativa, Justin Lindsey, le dijo a la revista estadounidense ‘QSR’ que comenzó el programa en febrero y desde entonces ha encontrado una retención del 100% a nivel gerencial.

Este cambio comenzó cuando Lindsey decidió crear dos grupos de empleados que condensaron sus horarios de una semana en bloques de tres días de turnos de 13 a 14 horas. Esto, con el fin de aliviar la carga laboral, pues se dio cuenta que su equipo terminaba agotado después de cada jornada.

Allí, los trabajadores se inscribieron en los turnos que más les convenía y así comenzaron sus labores.

Además, Lindsey dijo que este nuevo horario laboral les permite a sus trabajadores planificar con anticipación la vida fuera del trabajo, generando así una mayor satisfacción con lo que están haciendo.

Asimismo, Lindsey recalcó en la entrevista que esta iniciativa ha producido beneficios secundarios. Los trabajadores compiten activamente entre sí en cosas como inspecciones sanitarias y tiempos de servicio, enviando imágenes de un lado a otro. Desde que adoptaron el enfoque, han sido “literalmente perfectos” en cada inspección de seguridad alimentaria. “Hemos sido un restaurante de élite”, comentó.

Vanguardia / Redacción web.

Comentarios