00000

Incidencia del ‘mínimo’ en la economía ibaguereña

Crédito: Archivo / EL NUEVO DÍAEl aumento del salario mínimo es un determinante para los índices del mercado laboral en la ciudad.
Contenido Exclusivo
Se aproxima la hora en la que los colombianos sabrán de cuánto será el aumento del salario mínimo para el 2023. La discusión está servida, y ya son varios los que especulan sobre el porcentaje del incremento, así como quienes advierten en que un gran alza salarial, sería contraproducente para la economía local bajo los aspectos coyunturales actuales. 
PUBLICIDAD

Un evento que se llevó a cabo en la Casa de Nariño, fue el escenario escogido por el presidente Gustavo Petro para referirse al aumento del salario mínimo, quien indicó que el incremento que está siendo discutido en las mesas de negociación, buscará aumentar el nivel de vida de las personas.

El jefe de Estado explicó que no tendría ninguna incidencia positiva un alza en los sueldos, si la canasta familiar crece aún más, “lo que está bajando es el salario”, señaló Petro. 

El mandatario adicionalmente manifestó que el aumento del salario mínimo no influye en el nivel real de vida de la gente que trabaja, ya que muchas de estas personas, que se entienden como ‘ocupadas’, no se encuentran registradas bajo una relación laboral.

Pormenores en torno a la mesa de negociación 

El economista y consultor financiero, Édgar Rodríguez, sostiene que una de las grandes preocupaciones que se suscitan en torno a la mesa de concertación del aumento del salario mínimo, tiene que ver la complicada situación económica que se evidencia a nivel global, algo que repercute de forma negativa en el índice de inflación interno.

El economista explicó que lo anterior, sumado al valor fluctuante del dólar, hace que la inflación colombiana siga subiendo, afectando los precios de la canasta familiar, y como mencionó el presidente colombiano, el alza del salario deberá ser mayor al porcentaje de inflación.

Otro punto a tener en cuenta es que “la negociación se está dando en el marco de la presentación de una reforma laboral que la ministra  de Trabajo insistió en presentar en esa misma mesa, lo que conlleva por lo planteado desde el Gobierno, a la recuperación de las conquistas laborales de los trabajadores, que se han perdido en épocas anteriores”, acotó Rodríguez.

 ¿Cómo afecta a Ibagué el aumento del salario mínimo?

En el caso hipotético de un aumento salarial por encima del 20 %, Ibagué, con un ya conocido alto índice de desempleo, sería una de las ciudades que vería perjudicada su economía en cuanto a la ocupación de personas dentro del mercado laboral.

De acuerdo con las explicaciones del consultor financiero, Ibagué posee un tejido empresarial un tanto débil, ya que su estructura comercial, en más de un 90 %, está basada en microempresas, las cuales no generan más allá de 10 empleos y cuyos rangos de ventas no trascienden del rango de los 500 y 5.000 salarios mínimos.

Así, de esta forma, un aumento salarial grande, repercute de manera negativa en la generación de nuevos puestos de trabajo, “para un empresario pequeño, contratar laboralmente a un empleado le será difícil y sostener a los empleados que hoy tiene, también se le dificultará”, explicó Rodríguez.

Según lo explicado por el economista, un incremento alto no representaría un mayor problema a nivel nacional, ya que existen varias ciudades con economías fuertes en industria, ese no es el caso de Ibagué, que es fuerte en el sector servicios. 

“Los servicios nuestros dependen mucho de la temporada, el indicador comercial nuestro se mueve positivamente en las épocas de mitad y fin de año, pero el resto del año estamos bastante complicados”, apostilló Édgar Rodríguez.

“Se trata de que crezca el nivel de vida de las personas”, Gustavo Petro. Presidente de Colombia.

Inicia la puja por el incremento

 

Édgar Rodríguez mencionó que uno de los aspectos positivos de esta negociación, era la presencia de mediadores internacionales, como caso principal, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), como garante concertador. 

No obstante, los porcentajes de incremento propuestos por las centrales obreras y los empresarios, se encuentran un tanto distantes de hallar su centro. Entre el 20 % y el 25 % es la solicitud por parte de los representantes obreros y entre el 13 % y 14 %, máximo dos puntos por arriba del porcentaje de inflación, es lo considerado por los empresarios.

“Lo ideal es que se llegue a un acuerdo por las partes, algo difícil, primero, porque la inflación va a estar alrededor del 12 %, el salario no se puede incrementar por debajo del índice inflacionario ya que significaría la pérdida del poder adquisitivo del dinero por parte de los trabajadores y los empresarios han manifestado no poder pagar más que lo que determina la inflación”, detalló el analista.

Gloria Inés Ramírez, ministra de Trabajo, confirmó que el Gobierno se encuentra actualmente en las mesas de concertación, definiendo cifras y atendiendo propuestas, todo para que el acuerdo quede listo entre el 15 y 16 de diciembre.

De no concretarse un acuerdo, el Gobierno tiene plazo hasta el 31 de diciembre para la expedición de un decreto que determine el valor del salario mínimo para 2023. 

JONATHAN HERNÁNDEZ PARRA

Comentarios