Oso de anteojos, protector de páramos y bosques

Crédito: Suministradas / EL NUEVO DÍA
Contenido Exclusivo
El tremarctos ornatus más conocido como oso andino o de anteojos, es considerado una especie sombrilla,  porque su conservación ayuda a la protección de los páramos, los bosques de niebla y las diferentes especies que habitan en esos lugares.
PUBLICIDAD

La presencia de estos mamíferos es un indicador del buen estado de los ecosistemas, además ayuda al dinamismo en la vida de los bosques cuando derriba arbustos y ramas para buscar alimentos.

Además, su dieta y largos recorridos, ayudan a diseminar semillas permitiendo la perdurabilidad de los bosques donde habitan, por ello, es visto como un animal que cumple un rol importante para la vitalidad y el futuro de los bosques andinos.

Entre las características físicas del osezno está que son excelentes trepadores gracias a sus garras, con las que cavan en la tierra, manipulan ramas y tallos de plantas. Aunque son omnívoros, consumen principalmente frutas y plantas. 

Además, al ser una especie de mamífero grande que se desplaza por las copas de los árboles, abre claros que permiten la entrada de luz solar y el surgimiento de nuevas plántulas, es decir, regeneración natural.

Población

Según datos del Fondo Mundial para la Naturaleza, WWF, en el país podría haber hasta 8 mil osos de anteojos y en el Tolima se estima que hay más de 130 individuos teniendo en cuenta los ecosistemas de páramo y bosque alto andino.

Desde Cortolima se ha comprobado presencia en Anzoátegui, Ibagué, Cajamarca, Roncesvalles, Rovira, Rioblanco, Chaparral, Planadas, Villarrica, Dolores y Cunday, territorios que reflejan ecosistemas estratégicos para el desarrollo de su conducta y hábitat natural.

Amenazas

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, Uicn, el oso de anteojos está en peligro de extinción por lo que está ubicado en la categoría “vulnerable”.

Algunos de los factores que juegan en su contra son la ampliación de la frontera agrícola y la deforestación. Hay cada vez más interacción entre los osos y los humanos, lo que provoca tensiones.

Algunos campesinos lo cazan porque daña sus cultivos y puede llegar a atacar los animales domésticos. A pesar de ser un animal huidizo, tímido y de que no hay registros de ataques contra humanos, algunos piensan que es peligroso.

 Aun en esta época, hay también quienes matan los osos para traficar con su grasa y sus garras por tener supuestos beneficios médicos. Y todavía hay gente que los caza como trofeos.

Y según información de Parques Nacionales Naturales de Colombia, factores asociados al cambio climático, la tala indiscriminada de árboles y la degradación del suelo, llevarán a que en las próximas décadas, el oso andino experimente una reducción en su hábitat cercana al 30%.

Estrategia de conservación

A nivel regional Cortolima además de tener cámaras trampa, también, apoyó la conformación de un grupo comunitario de monitoreo de oso andino en Anzoátegui e Ibagué.

Desde el 2018 la CAR adelanta un seguimiento para analizar sus índices de abundancia relativa. Para este 2022 la apuesta es la elaboración del Plan de Conservación y Manejo del Oso de Anteojos para el Tolima.

De otro lado, la WWF actualmente tiene un programa de adopción simbólica, con el aporte económico de los adoptantes la organización ayuda a financiar monitoreos en el Putumayo, lo cual permite conocer el nivel de población y las estrategias de movilidad de los osos para así, diseñar programas de protección ambiental que permitan protegerlos.

Avistamiento en el bosque de Galilea

El pasado 20 de mayo del presente año, un campesino de la vereda Galilea, del municipio de Villarrica, en su tránsito cotidiano del camino que conecta el área protegida a la vereda Alto Torres, perteneciente al municipio de Cunday, en los límites del Parque Natural Regional, cercano a una fuente agua, presenció en la tranquilidad y armonía del bosque, un individuo adulto de Oso de Anteojos (Tremarctos ornatus) escalando ágilmente hacia la copa de los árboles.

En un video realizado por la Red de Vigías Defensores del Bosque Galilea se observa el ejemplar:

 

Datos

  • La hembra puede tener un osezno a los cuatro meses de gestación, siempre y cuando el lugar donde se encuentre provea grandes cantidades de alimento, de lo contrario, puede prolongar su gestación hasta ocho meses.
  • Las manchas alrededor de sus ojos, hocico y pecho, son diferentes en cada individuo, son como su huella digital.
  • Para varias comunidades indígenas el oso de anteojos es un animal sagrado, un ser mágico. Para algunas culturas era un vínculo entre el cielo y la tierra, un mediador entre el bien y el mal o un hermano mayor.
  • 50 % más grande es el macho que la hembra, se estima que miden alrededor de 1.2 a 2 metros y pueden pesar entre 90 y 180 kilos.
  • El oso puede correr hasta 50 kilómetros por hora, para alcanzar su presa.

Este artículo es de nuestro periódico impreso.
¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro!
https://digital.elnuevodia.com.co/library
También lo puede adquirir en físico.

XIMENA VILLALBA C. / Redacción EL NUEVO DÍA

Comentarios