Natación sudamericana confió en Ibagué en 1997

Crédito: ARCHIVO / EL NUEVO DÍALas 11 delegaciones junto con las bandas marciales, desfilaron por la pista atlética del estadio Manuel Murillo Toro, para finalmente pisar el gramado y así, cumplir con los actos protocolarios. 
Ibagué organizó el Sudamericano Juvenil de Natación, recibió 11 delegaciones y demostró que siempre está para grandes eventos.
PUBLICIDAD

Con la postulación de Ibagué al Sudamericano Sub 20 de fútbol que se realizará en febrero del próximo año en Colombia, se ha notado mucho pesimismo entre los ciudadanos, quienes creen que un torneo de estas magnitudes no se puede realizar en esta ciudad.

La mayoría recuerdan los desastres de Luis H. Rodríguez tras los Juegos Nacionales 2015, pero una nueva oportunidad puede llegar con el fútbol, para que Ibagué demuestre que sí puede.

Lea: --> Ibagué entra en la lucha para ser sede del Sudamericano Sub 20

Y como siempre hay que ver los aspectos positivos, recordamos el día en que le confiaron a Ibagué ser sede del XXIV Sudamericano Juvenil de Natación, que se cumplió entre el 19 y 30 de marzo de 1997 y recibió delegaciones de 11 países, entre ellas la Selección Colombia.

EL NUEVO DÍA registró a diario los pormenores de tan importante certamen, que dejó a Colombia en el tercer lugar de la tabla de medallería, superado por la potencia Brasil y Venezuela, y dejó además, alegría en la región por la participación de los nadadores tolimenses en la Selección.

 

,

               

Llegó el fax

En 1996 llegó el fax al despacho del alcalde de la época Álvaro Ramírez Gómez, la Consanat y la Fecna en el que aprobaron a la capital tolimense como organizadora del certamen, el lugar, las piscinas Hernando Arbeláez Jiménez.

En su momento también hubo escepticismo entre algunos ciudadanos, pero esa vez pudieron más las ganas y el amor por la tierra, de lograr un evento de tal magnitud como el organizado en 1970 con los Juegos Nacionales.

Lo primero era remodelar las piscinas, el valor era alto, pues se tenían que cambiar muchos accesorios y además, traer equipos desde Estados Unidos, pero la unión de la empresa privada y la pública, permitió que se consiguieran los recursos necesarios para arreglar la ‘casa’.

El alcalde Álvaro Ramírez le dijo en su época a EL NUEVO DÍA, que el costo de la organización se tenía calculado en dos mil millones de pesos, pero con el aporte de todos, solamente salió por 700 millones de pesos.

En la remodelación se invirtieron 200 millones de pesos, las porterías para polo acuático y los tacos de salida costaron 10 millones, además, se importaron desde Miami los trampolines, que valieron 15 millones, desde Estados Unidos también se trajo el tablero electrónico y se adecuaron los camerinos, duchas, se cambiaron lavamanos, baños, pisos, mallas y redes eléctricas.

Uno de los que más trabajó en lograr que salieran bien las cosas, fue el dirigente Humberto ‘Capi’ Troncoso, quien fue homenajeado durante la inauguración del Sudamericano.

En 1997 Ibagué le respondió al país, a Suramérica, y demostró que con unión sí se pueden lograr las cosas, así como espera ahora, la Federación Colombiana de Fútbol le dé la confianza de organizar el Sudamericano Sub-20.

 

,

 

Con bombos y platillos

La primera delegación que llegó a Ibagué fue la de Surinam, diferente al nuevo Milenio, Ibagué no contaba con infraestructura hotelera como ahora, y por ende, los 600 atletas, más los dirigentes deportivos de las 11 delegaciones fueron hospedadas en el Combeima Plaza, Pacandé, Lusitania y Dann, y se adecuó la Casa Blanca y Comfatolima, ambas en El Salado.

El estadio Manuel Murillo Toro, que no había tenido la ampliación, fue el sitio para la inauguración, la boleta de entrada tuvo un valor de tres mil pesos y más de tres mil personas fueron al acto inaugural.

A las 6 p.m. ingresó la banda de la Escuela de Cadetes de la Policía General Santander, esa noche, aunque hizo bastante frío, el calor de los espectadores y las delegaciones, permitió dar una gran bienvenida a los atletas.

Lea: --> La avalancha que no tuvo piedad en la comuna Dos

Lea: --> Las Pérez: La casa de los grandes recuerdos

Por la pista del estadio desfilaron los deportistas de Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Ecuador, Paraguay, Perú, Surinám, Uruguay, Venezuela, Colombia y los más de 100 jueces que calificarían las actuaciones en las disciplinas de natación, nado sincronizado, polo acuático y saltos ornamentales.

El Himno Nacional fue interpretado por los coros de la Universidad del Tolima, las palabras estuvieron a cargo de los entonces presidentes de la República Ernesto Samper Pizano, de Consanat Rubén Marcio de Araujo y de la Fina, Mustapha Larfaoui.

Tras la toma de  juramento a los deportistas y la promesa a los jueces, salieron los bailarines, más de 400 personas realizaron la revista folclórica; fue un equipo de grupos de danzas provenientes de 21 municipios tolimenses, y al final, los juegos pirotécnicos.

,

 

Deportistas

Las piscinas quedaron para que por muchos años fueran aprovechadas por los nadadores de la región, hasta que infortunadamente el alcalde Luis H. los destruyó en 2015.

De esa Selección Colombia participaron ocho tolimenses, Luz Andrea Duarte, Carlos Bocanegra y Juan Fernando Gutiérrez, en las pruebas de natación, mientras que Judy Monedero y América Huertas, estuvieron en el equipo de saltos ornamentales y Tatiana Bernal, Diego Roberto Silva y Camilo Lozano, jugaron el torneo de polo acuático.

La tolimense Luz Andrea Duarte obtuvo oros en 100 metros mariposa y plata en relevos 4X100, en total, los colombianos obtuvieron seis oros, 12 platas y nueve bronces; el campeón fue Brasil con 108 medallas, repartidas en 53 oros, 31 plata y 24 bronces. Venezuela fue segunda con 42 preseas.

,

 

Dato

En la memoria de quienes asistieron, siempre quedará la imagen del último día, cuando la Selección Colombia derrotó 5-4 a la potencia brasileña en la final de polo acuático, fue la segunda vez en la historia que se lograba esta hazaña.

ANTONIO GUZMÁN OLIVEROS

Comentarios