Civil, con puño fuerte en la cervecería artesanal

Crédito: Hélmer Parra - EL NUEVO DÍA
Ibagué no se queda atrás en la producción de la cerveza artesanal. Civil abona el terreno y ya es conocida en el mercado nacional.
PUBLICIDAD

Un puño en alto, Ibagué presente. Así, llegó en 2019 la cerveza Civil a Expocervezas en Bogotá; llevaba un año desde su fundación cuando ya ganaba elogios por parte de expertos cerveceros de diferentes partes del mundo.

Su gestor, Isaac Camilo Gómez, un joven emprendedor quien antes de empezar con su microempresa laboraba en el sector salud, pues se graduó en la Universidad del Tolima como profesional en Enfermería.

Como la mayoría de cerveceros artesanales, la creación del producto nació como hobby y tras un viaje que realizó con un primo a Boston (Estados Unidos), precisamente en un tour cervecero.

“Llegué con ese ‘bichito’ de querer saber más, de consumir y me parecía que el producto tiene un valor agregado muy importante. Además, en Ibague no había producción de cerveza artesanal.

“Elaboré un kit con dos ollas de aluminio de 10 litros y compré una estufa ‘tamalera’ y empecé a preparar cerveza”, cuenta.

Dice que mientras pasaba el tiempo se daba cuenta que necesitaba estudiar e investigar para sacar sus propias recetas, y cuando ya las tenía, daba a sus amigos a probarlas y elegía las mejores recetas.          

“Me di cuenta que había una oportunidad de negocio y me reuní con mi primo y le conté que guardaba un dinero y que me gustaría invertirlo en una cervecería; él respondió que también le gustaba la idea y unimos fuerzas.

“Busqué la planta y en 2018 eché a rodar el negocio con el montaje de la planta, la cual se necesitan los permisos para habilitarla, luego conseguimos el registro sanitario, y eso es lo que más nos enorgullece, porque contamos con ese registro”, narra Isaac Gómez.

Para crecer, y cumplir con su meta, se postuló al programa del Sena conocido como Fondo Emprender, al salir beneficiado, logró conseguir dispensadores de cervezas, los cuales deja en comodato en bares y restaurantes, con el compromiso de que le compren el líquido.

“Tomar cerveza de barril tiene un valor agregado, ese tirado la hace sentir más fresca, así como la experiencia a la hora de ser servida. Entonces eso nos llevó a que el proyecto fuera viable y se pudo ejecutar el presupuesto”, añadió.

Marca

Necesitaban urgente un nombre para validar la marca ante la Superintendencia, así que inició la lluvia de ideas; siempre, pensó desde un principio que no quería hacer lo mismo de los demás, ‘bautizar’ el producto con nombres de casas, calles, barrios o accidentes geográficos de la región.

“Quería inclusión, representar a las personas, y una forma genérica de llamar a las personas es como civiles, queríamos algo incluyente, porque a veces las cervecerías artesanales están sesgadas a ciertos nichos o grupos demográficos. Civil es inclusión”, agrega.

Luego, llegó el escudo, la identificación, dice que junto con un diseñador gráfico trazaron ideas de personas, caras, siluetas, hasta que pensó en lo que más representa al ser humano y notó que era la mano.

“Con la mano construimos, llevamos a cabo nuestras ideas, pero también nos apoyamos en el cartelismo de Rusia, y ese fue el énfasis del logotipo, un puño arriba con el que nos hacemos presentes como cervecería artesanal, y demostrar que desde Ibagué salen cosas chéveres”, indicó.

Experiencia internacional

En octubre del año pasado Civil estuvo en Expocervezas Bogotá, allí llevó sus tres tipos de cerveza, la Red Ale, la Amber Ale, estilo belga, la cual se prepara con pulpa de mango y cascara de naranja, para que tenga ese sabor exótico y frutal.

Pero la que se llevó todos los aplausos fue la Choco Ale, en la que se unió con la también empresa ibaguereña Juan Choconat, a quienes les compran la cascarilla de cacao y con polvo de cacao, da el sabor a chocolate que encantó a los bogotanos.

“Nos dimos a conocer y logramos abrir mercado en Carilla Bogotá y nos conocieron en todo el país, los ibaguereños nos conocieron y empezaron a llamarnos de restaurantes y bares hasta que llegó el Covid y nos cerró varios establecimientos comerciales”, cuenta con preocupación.

Esta industria, aunque artesanal, gana adeptos en Ibagué, y ya son varios los maestros cerveceros que buscan incursionar en este mercado dominado por las grandes marcas.

Coronavirus

Muchos negocios han cerrado por culpa de este virus, en especial los bares y restaurantes, esto ha impedido el crecimiento en el mercado de marcas y en especial de las cerveceras artesanales; no obstante, también se ayudan con algunos supermercados donde los apoyan y exponen sus productos.

“He tenido la fortuna de llevar mi cerveza a Bogotá, Medellín, Armenia, Cali, Cartagena y esperamos que el comercio normalice para instalar nuevamente los equipos en los negocios. Ahora estamos en negociación con Mercacentro para que se pueda vender allí”, puntualizó Gómez.

ANTONIO GUZMÁN OLIVEROS

Comentarios