Así fue el día que Simón Bolívar estuvo en Ibagué

Crédito: Edwin Gutiérrez/ EL NUEVO DÍA
Contenido Exclusivo
Hace 191 años que el libertador Simón Bolívar estuvo en Ibagué tres días y dos noches durante su viaje desde Guayaquil, Ecuador, hacia Bogotá para asistir al ‘Congreso Admirable’ que sesionó desde el 20 de enero hasta el 11 de mayo de 1830 con el fin de evitar la disolución de la Gran Colombia.
PUBLICIDAD

Luego de atravesar el Paso del Quindío desde Cartago hasta Ibagué, las tropas del Libertador arribaron a la ciudad, bajaron por Santa Teresa, cruzaron por La Hoyada (hoy barrio Libertador) y pernoctaron en la Casa de Arcos, ubicada en la calle 10 con carrera 2, esquina de la Plaza de Bolívar. 

Bolívar, después de tan largo viaje atravesando los “Andes del Quindío” y al observar las dificultades que debían afrontar los cargueros de Ibagué con sus silletas llevando personas hasta Cartago, y los bueyes y mulas con sus pesadas cargas, ordenó mediante un decreto, el 25 de enero de 1830, adoptar las disposiciones necesarias para que del presupuesto del gobierno central se destinen recursos para aquella obra de interés nacional debido a su importancia para el fomento agrícola, industrial y comercial de todo el país. 

a

Designó un comisionado encargado de abrir el camino, recaudar fondos del presupuesto de Cundinamarca, contribuciones voluntarias, fondos propios de Cartago e Ibagué y contratar empréstitos. De Igual forma se ordenó la imposición de un peaje (tal vez el primero que existió en Colombia) una vez el camino estuviera adecuado. Allí se cobrarían las siguientes tarifas: “ocho reales por toda carga de ropa, dos por toda carga de víveres y medio real por toda caballería”. También exoneró del servicio militar a “todas las personas destinadas a la apertura del Camino del Quindío” o Camino Nacional.  

En la actualidad, al “Paso del Quindío” se le denomina “Alto de la Línea”, una vía con numerosas dificultades a la cual los gobiernos de los últimos 20 años no le han dado una solución efectiva. 

a

Úrsula Gualtero, una anciana mujer que vivió en El Salado y soportó maltratos de los españoles durante la esclavitud, afirmaba haber visto a Bolívar a su llegada a Ibagué. En honor al Libertador las tropas llevaron a cabo una vistosa revista militar y el cabildo de Ibagué ofreció un gran baile. 

En una entrevista que Fabio Lozano Torrijos le realizó a Úrsula Gualtero para la edición 509 de la revista El Gráfico, publicada el 6 de diciembre de 1919 y en la que aparece una fotografía de la mujer, natural de Miraflores (Rovira), ella dice que para esa época tenía doce años y su ama, Mónica Carvajal, ofreció el chocolate para los asistentes a la fiesta de bienvenida que el cabildo le organizó a Simón Bolívar: “Yo fui de las muchachas que hicieron y sirvieron el chocolate en esa noche. Como yo era una negrita muy viva, y sabía bailar bambuco, hicieron en un extremo del salón un claro para que lo bailara en presencia del Libertador. Esa ha sido la mejor noche de mi vida."

a

El día de su partida, el 11 de enero, los ibaguereños le regalaron flores y frutas en abundancia, al tiempo que lo ovacionaron mientras abandonó la ciudad acompañado por una nutrida cabalgata con destino a Mariquita, luego Honda y finalmente Bogotá donde asistió al ‘Congreso Admirable’, una especie de asamblea constituyente convocada por Bolívar a la cual denominó: "La sabiduría nacional, la esperanza legítima de los pueblos y el último punto de reunión de los patriotas". En este congreso, el 29 de abril de 1830, se promulgó la constitución que estableció a la Gran Colombia como un país con sistema político republicano, gobierno alternativo y estructura centralista.

a

Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios Ponte y Blanco, falleció el 17 de diciembre de 1830 en la Quinta de San Pedro Alejandrino, en Santa Marta, 11 meses y seis días después de su paso por estas tierras.


 

EDWIN GUTIÉRREZ BARRERO

Comentarios