Vicente Antonio Lastra, el gran comisario de los tolimenses

EL NUEVO DÍA
Entrenador de atletismo, juez de ciclismo, atletismo, motociclismo, voleibol y natación, y dirigente deportivo por 51 años, hacen de Don Vicente un tolimense ejemplar, como muy pocos y sin par.

En una semana como esta, pero hace 51 años, en 1961, Vicente Antonio Lastra era profesor de una academia de comercio de Ibagué y un compañero, dirigente de la Liga de Atletismo del Tolima, le ofreció ser secretario de la Liga, cargo que aceptó, como el comienzo de una gran y exitosa carrera dirigencial y de juzgamiento deportivo.

Pero la vinculación al atletismo, también lo llevó a conocer el deporte de su gran pasión, el ciclismo, gracias a Pedro Bernal, quien lo motivó a hacer parte del equipo de juzgamiento, porque era muy similar al del atletismo, así que empezó su labor paralela en ambos deportes, como dirigente de atletismo y juez de ciclismo.

Además, en atletismo también fue entrenador de las modalidades de lanzamientos y se vinculó en el juzgamiento de las Ligas de natación (1962-1970), motociclismo (1963-1970) y voleibol (1968-1970), con eventos que marcaron historia y aún están en el recuerdo tolimense.

Por ejemplo, la inauguración del coliseo de la Universidad del Tolima en 1968 contó con un Nacional de Voleibol y don Vicente hizo parte del juzgamiento, así mismo, del Primer Nacional de Motociclismo de Colombia, que fue en Ibagué y del que fue jefe de jueces, al igual que del Nacional de Atletismo Juvenil de 1964.

Fue pieza clave de los juzgamientos en los Juegos Nacionales del Tolima en 1970 y jefe de jueces y cronometristas de atletismo y ciclismo de los Panamericanos de Cali-1971, pero su gran salto a lo que marca hoy día su carrera deportiva fue un poco antes, en 1964, pues se dio su primera Vuelta a Colombia de Ciclismo.

Don Vicente debutó como juez de cabina, cargo que cambió en 1969 al de cronometrista oficial, una posición en la que marcó una época y fue difícil de reemplazar, pues aún ya con el título de Comisario Internacional, siguió allí porque no había un cronometrista de la talla de él.

Y con las Vueltas a Colombia llegaron cada uno de los giros regionales y otros tantos internacionales, en una significativa carrera, sólo comparable con la de Humberto ‘Capi’ Troncoso, de saltos ornamentales, como los dos grandes jueces de la historia del deporte tolimense.

El atletismo lo dejó en 1995, porque el estadio se podía utilizar sin ningún problema, hasta que llegó Gabriel Camargo a imponer restricciones para el ingreso de los atletas, algo que no aceptó don Vicente y fue una de las causas para dejar el deporte base, además del recambio que hizo la Liga, por eso se quedó sólo con su pasión del ciclismo.

Y con el ciclismo, a sus 68 años de edad, aún es el referente del juzgamiento colombiano, como el Comisario Internacional de mayor trayectoria, experiencia y conocimiento de Colombia.

Un cargo que lleva con orgullo esta semana en la X Vuelta al Tolima, por eso y por toda su vida dedicada al deporte, Vicente Antonio Lastra es destacado hoy, en el Día del Tolima, por EL NUEVO DÍA, como un verdadero apasionado por el deporte y ejemplo para los tolimenses.

Triste momento 

Hay situaciones muy alegres en el ciclismo, pero también recuerdo una situación muy angustiosa, en la Vuelta a Colombia de 2005, pues en la llegada a Melgar, un compañero, Tobías Bernal, sufrió un infarto fulminante y falleció, por lo que al día siguiente, en la salida de la etapa de Melgar hasta Armenia, el narrador de RCN, Gilberto Martínez Práder le hizo una despedida muy bonita y recuerdo que dijo: ‘paz en la tumba de Tobías Bernal, que ayer le tocó el turno y no sabemos si hoy nos toque a nosotros’.

Y lamentablemente así fue, ese mismo día le tocó a él, cuando en el descenso de La Línea, ya muy cerca de Armenia, pasando el descenso fuerte, y yo iba detrás, cuando llegamos a la curva, vimos una humareda y el transmóvil volteado; al primero que vi fue a Martínez Práder en la escotilla, ya fallecido, entonces me bajé del carro cuando vi al profe Urrego en el monte, lo ayudé a salir de allá, bañado en sangre, y de inmediato lo llevamos a las urgencias del hospital, así como me tocó con mi compañero Tobías el día anterior.

La familia

Pensionado por la Alcaldía de Ibagué, Don Vicente asiste a la iglesia cristiana Presbiteriana del colegio Americano, apoya a su esposa con un negocio de alquiler de trajes típicos y se la pasa pendiente de los hijos, los nietos y el ciclismo colombiano.

La hija mayor es Orfa Adriana, de quien tiene tres nietos, Camilo Andrés, Jéssica Alejandra y Juan Manuel. La segunda hija es Ingrid Johana, de quien tiene dos nietos, Felipe y Valentina, y Fabián Andrés, quien tiene una hija de dos años y vive en Estados Unidos.

Del segundo matrimonio, con Carmen Cecilia Camacho, tiene el hijo menor, de 18 años de edad, Juan Sebastián, quien estudia Ingeniería Industrial, en la Universidad de Ibagué.

De los nietos, Camilo Andrés y Jéssica Alejandra entrenan con la Selección de Voleibol del Tolima y Felipe hace sus primeros pasos de formación del baloncesto.

Para la Federación Colombiana de Ciclismo y la Unión Ciclística Internacional, Vicente Lastra es uno de los principales Comisarios Internacionales, aunque por edad ya no es tenido en cuenta para grandes pruebas internacionales aún es una eminencia del juzgamiento en Colombia.

Anécdotas

Década del 50
“En una Vuelta a Colombia, un corredor que ya no tenía opciones, venía completamente agotado, pero se remolcó en la cola de un caballo y los pasó a todos de largo, entonces todos los equipos se quejaron, pero los jueces miraron el reglamento y era claro en decir que la falta era con un remolque de carro o de una moto, acá no habla de caballos y no pudieron hacer nada”.

Nacional de Atletismo-1961
“Acompañé a la primera delegación de atletismo organizada a un evento nacional, en octubre a Manizales, y para 12 deportistas, durante seis días, recibimos un auxilio de la Gobernación del Tolima por cinco mil pesos, que nos alcanzaron para uniformes de presentación y de competencias; zapatillas de presentación, competencia y calentamiento; nos alojamos en un hotel muy bueno, y contratamos un bus que nos acompañó los seis días, con traslado exclusivo a todas las competencias. El costo del transporte fue de 300 pesos”. 
Vuelta a Colombia-1970

“Para esa edición vino un equipo de Suiza y nosotros llegamos cuando iniciaba el segundo tiempo de un partido preliminar al clásico Santa Fe-Millonarios, por lo que el estadio estaba lleno, y antes de iniciar el partido terminó la etapa y todo, pero cuando terminó el primer tiempo, aún no habían llegado todos los corredores, y cuando estaba acabando el partido, llegaron los suizos todos abrazados saludando a la tribuna como unos héroes, quedando por fuera del límite de clasificación y eliminados de la competencia”.

Clásico RCN
En una edición, RCN trajo al corredor europeo Le Blanc, campeón del mundo, pero en una etapa quedó fuera del límite de clasificación, así que la organización reclamó y pidió que le dejaran continuar, porque la inversión económica por traerlo era muy grande, así que los comisarios de la época lo reengancharon; al día siguiente volvió a quedar por fuera y cuando pasó la meta les mostraba el reloj a los jueces, diciendo que estaba afuera, pero de nuevo la organización pidió que lo dejaran, y al otro día arrancó, montó dos kilómetros, se bajó, se subió al carro y se retiró, por eso, esos fuera del límite no se pueden perdonar”.

Panamericanos-1971
En esa época no existía el cronometraje electrónico y yo era el jefe de cronometristas en el torneo de atletismo. Allí tuve la oportunidad de tomarle el tiempo al jamaiquino Donald Quarrie, que paró el cronómetro en 19.8, igualando el récord mundial de Tommie Smith, como los dos primeros en bajar del segundo 20 en la prueba de los 200 metros planos, y tuve ese honor.

Etapa con llegada a Pereira
“Cuando iniciaba Lucho Herrera, en una llegada a Pereira, venía disputando la Vuelta contra Alfonso Flores (Q.E.P.D.) y cuando se iba a levantar en el embalaje final, la bicicleta le sufrió un desperfecto mecánico, pero en esa época sólo se consideraba caída, en el último kilómetro, para darle el mismo tiempo del lote con el que venía, pero allí no hubo caída, así que cuando Lucho llegó a la meta con la bicicleta en la mano, nos alegaron que había sido una caída, para darle el tiempo. 

Por eso, como comisarios, nos llevamos la bicicleta y estando en el hotel, el entrenador le dijo a Lucho: ‘Luchito, explíqueles dónde fue que se cayó’, y muy honesto Lucho dijo: ‘no, yo no me caí, la bicicleta se dañó’, y aunque el entrenador le decía que dijera lo contrario, Lucho dijo la verdad”.

Vuelta al Meta-2010
“Una etapa llegó a Vista Hermosa y la carrera la patrocinaba un programa del Ejército de Desmovilízate; cuando llegamos había unos conciertos y vimos mucha gente en el pueblo, pero para el siguiente día, en la salida sólo estábamos los jueces, los ciclistas y los encargados de los equipos, de resto todo el pueblo ni salió a las ventanas, ni siquiera el alcalde y eso que era una contrarreloj, así que en la premiación nos tocó a nosotros pararnos a aplaudir”.

Reconocimientos

1965 – Mérito deportivo – Cicrodeportes del Tolima
1981 – Pergamino de Fedeatletismo por 20 años de servicio
1984 – Dirigente deportivo del año, Sena y Coldeportes
1986 – Pergamino, Liga de Ciclismo de Bogotá, por 25 años de juzgamiento
1986 – Coldeportes Tolima, por 25 años de servicio al deporte
1987 – Juez del año – Voz del Tolima
1991 – Mérito deportivo, Alcaldía de Ibagué por 30 años de servicio al deporte
1992 – Orden de San Bonifacio de las Lanzas, Alcaldía de Ibagué
1999 – Medalla al mérito deportivo, Gobernación-Indeportes Tolima
2000 – Reconocimiento dentro de los 20 mejores del Siglo XX
2001 – Placa Gobernación-Indeportes por 40 años de juzgamiento
2006 – Condecoración, Imder, alcaldía de Ibagué, por 45 años de servicio al deporte
2007 – Reconocimiento de la Gobernación del Tolima por la labor deportiva
2011 – Placa de Fedeciclismo por los 50 años de servicio y las 40 Vueltas a Colombia
2011 – Distinción a Toda una Vida en el Deporte tolimense por la Acord Tolima

La frase:

Esta labor es muy bonita porque se conoce mucho, se recorre mucho, se conocen personas muy importantes, se hacen grandes amistades, porque el ciclismo es una gran familia, con personas que vienen trabajando hace 15, 20 años o más -Vicente Antonio Lastra.

FILIBERTO ROJAS FERRO (Acord Tolima)

Comentarios