La educación rural en Ibagué es un foco de desigualdad

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
La brecha entre los sectores urbano y rural es del 48 por ciento. Entre 2011 y 2012, 556 menores dejaron los estudios.

Uno de los factores de la exclusión social en Colombia y en muchos otros países es la ubicación física de las personas en  las zonas rurales. Por la ubicación geográfica en el campo, se generan muchos hechos y situaciones de inequidad y exclusión educativa, porque no todas las veces el Estado puede cumplir con la atención educativa a infantes y adolescentes que residen en las veredas. Es lo que en el Plan de Desarrollo Nacional del presidente Santos se califica como “brechas” que hay que cerrar.

El secretario de Educación de Ibagué, Enrique Váquiro Capera, en la semana anterior presentó ante los concejales el Plan Municipal de Educación Rural 2012 - 2015, elaborado por Alejandro Rozo Gaeth y Jairo Orlando Ortiz Lozano. Es un documento de 257 páginas que contiene datos interesantes sobre el estado de la educación en la zona rural de la capital tolimense.

Sólo 30 mil 14, un 5.6 por ciento de los 542 mil habitantes que debe tener Ibagué, según lo calcula el Dane, residen en la zona rural. Pero, igualmente, la extensión de territorio veredal es mayor que el urbano, lo que crea condiciones especiales para la oferta educativa: dispersión de la población en la edad escolar, pero ventajas geográficas especiales para ofrecer mayor y mejor educación debido a la concentración de población y estudiantil en las zonas urbanas.


¿Cuáles son los problemas críticos de la educación en la zona rural de Ibagué?
“En el sector rural de Ibagué existe un grave problema para la educación rural y está identificado en la ineficiencia del sistema educativo para retener y promover estudiantes”, dice el documento-plan.

De cada 100 estudiantes que se matricularon en primaria en 2002, sólo 46 terminaron el grado Quinto y sólo 14 llegaron hasta el grado Undécimo. Todos los otros se quedaron en el camino.

“En las estadísticas se demuestra que hay un atraso educativo generacional en el sector rural y hay una amplia brecha entre la educación rural y la educación urbana en un 48 por ciento”.

Estudiantes y docentes en la zona rural
De acuerdo con estadísticas del Ministerio de Educación con corte a junio de 2012, entre 2002 y 2012 hubo un crecimiento de la matrícula rural de dos mil 115 estudiantes más, lo que equivale a un crecimiento de la matrícula equivalente al 35 por ciento. Pero el dato que preocupa es que entre 2011 y 2012 esta matrícula comenzó a descender, al pasar de ocho mil 302 en el 2011 a siete mil 746 en 2012.

Funcionan en la zona rural 19 instituciones educativas y 117 sedes o establecimientos educativos con diferentes promedios de alumnos por docentes. Se trata de un sistema escolar, el de mayor presencia estatal, porque está presente en los 17 corregimientos y cerca de tener una escuela por cada vereda, ya que éstas son 139, en la actualidad.  

Fueron 249 docentes los que desempeñaron la docencia en la zona rural en 2012, de ellos 97 vinculados transitoriamente a por contrato del Banco de Oferente.

Propuestas de acción para la zona rural
El Plan Municipal de Desarrollo Rural, que está en proceso de ejecución, propone el desarrollo de cuatro estrategias para intervenir sobre los problemas críticos de la educación en la zona rural:

*Un Laboratorio de Educación Rural, que incluye la implementación de un nuevo currículo para mejorar la calidad de la oferta educativa, el montaje de innovaciones pedagógicas y el uso de las TIC.

*Mejoramiento de la formación de los docentes rurales.

*Oferta de educación básica para todos incluyendo la incorporación de competencias laborales y la articulación de la Educación Media con la Educación Superior.

*Mejoramiento de los ambientes escolares a través de la optimización de la infraestructura escolar.
Estas estrategias se desarrollarían a través de 12 programas que requieren de una inversión aproximada de 18 mil 513 millones de pesos en los próximos tres años, costo en que el municipio aportaría cuatro  mil 413 millones de pesos de sus recursos propios.

LUIS EDUARDO CHAMORRO RODRÍGUEZ Especial para EL NUEVO DÍA

Comentarios