Presupuesto de la UT llega a 174 mil millones en el 2019

Para la Universidad del Tolima, la situación financiera ya ha dejado de ser un problema crítico.

Los incrementos de las transferencias nacionales negociadas por estudiantes y docentes con el presidente Iván Duque a fines del año anterior, el incremento de aportes de la Gobernación, la exoneración de impuesto predial aprobado por el Concejo de Ibagué y decisiones tomadas por los directivos de la institución para disminuir los gastos de funcionamiento, han tenido efectos positivos.

El informe sobre la situación financiera de la Universidad con datos hasta el mes de junio pasado, que fueron expuestos por el vicerrector administrativo, Walter Vallejo Franco y el jefe de la División Contable y Financiera William Andrés Vásquez Cruz, dan buenas noticias a la comunidad educativa. Tanto es que la información sobre la situación de déficit financiero de la UT ya no crea mayor expectativa entre los profesores, hasta el punto de que la asistencia al Auditorio Mayor donde se presentó el informe correspondiente, contó con poca asistencia.

Vásquez Cruz, quien lleva la voz cantante en los temas financieros, presenta la construcción de tres escenarios o situaciones de posible ocurrencia en lo que resta del año. Un escenario moderado según el cual el déficit financiero del año 2016, que se calculó en 24 mil millones de pesos y que causó situaciones traumáticas en el funcionamiento de la Universidad, llegará a la cifra de 2 mil 255 millones de pesos e inclusive llegaría a cero, en diciembre del presente año, según las palabras de este directivo de la Vicerrectoría Administrativa de la Universidad.

En un escenario pesimista, ese déficit de 24 mil millones del 2016, se disminuiría en un 71 por ciento y en cifras absolutas apenas sería de 5 mil 442 millones en el próximo diciembre.

El personal docente y administrativo recibirá sus salarios y primas de fin de año, sin problemas, tal como se informa.

 

Adiciones en el presupuesto de la Universidad

Necesariamente hay que poner la mirada sobre la Universidad del Tolima por tratarse de una de las tres instituciones de Educación Superior del sector oficial, que tiene su sede central en Ibagué y cobertura regional en nueve departamentos, a través del Instituto de Educación a Distancia. Es la institución de Educación Superior, de nivel universitario, con la mayor población estudiantil matriculada y a la expectativa de lograr la acreditación institucional de alta calidad. Los costos de matrícula son los más bajos.

La UT ha incrementado en un 34 por ciento su presupuesto inicial de 115 mil 616 millones de pesos para el año 2019, gracias a adiciones presupuestales de 58 mil 792 millones , hasta la mitad del año.

Es un presupuesto en el que los recursos propios, originados en pagos de matrícula que hacen los estudiantes y a la venta de servicios, principalmente, equivale al 38 por ciento sobre el total del presupuesto. Se espera que al finalizar el año 2022, la UT sea beneficiaria de un incremento del 36 por ciento en sus transferencias de recursos financieros. Que tales transferencias lleguen a la cifra de 84 mil millones en el 2019, de éstas, 76 mil millones de pesos corresponden a la Nación de acuerdo con las pactos acordados por el Presidente y los rectores de las 32 universidades estatales y los 8 mil 257 millones de pesos de transferencias que hará la Gobernación.

En fin, en estas cifras está el valor de los descuentos que se hacen por participación de los estudiantes en las elecciones de corporaciones públicas o miembros del Ejecutivo, los aportes que hace la Nación para inversión, para infraestructura, para pago de deudas; las transferencias correspondientes a excedentes financieros de las cooperativas y los recaudos de la estampilla Pro Universidad Nacional e instituciones estatales de Educación Superior.

De ahí que el panorama financiero de la Universidad del Tolima es mejor ahora que hace cuatro años. Muy seguramente seguirá siendo distinto en la medida en que se avance hacia la gratuidad de la educación superior que comienza en el presente año, muy tímidamente en todo el país.

 

La evolución del presupuesto

Está dicho que el presupuesto inicial de ingresos de la UT en el año 2019 se ha incrementado al mes de junio, sin embargo, al comparar el presupuesto del año 2015 con el definitivo del año 2019 hasta junio, se ha producido una disminución producto de decisiones tomadas con relación a la disminución o ajustes en los gastos de funcionamiento.

El presupuesto del año 2015 fue de 170 mil millones de pesos, cifra que pasó a ser de 115 mil 616 millones en el año 2019 (sin adiciones), es decir, 54 mil 393 millones de pesos menos.

Ello ocurre porque no se han incorporado nuevos docentes de planta, como debiera ser. El total de docentes de cátedra crece de esta manera.

Docentes de tiempo completo han asumido cargos directivos y en consecuencia han sido sustituidos por profesores de cátedra en su desempeño como docentes o en actividades de investigación, principalmente.

 

Palabras del rector Omar Mejía

Sobre la situación financiera de la UT, en la fecha, al respecto el rector Omar Albeiro Mejía, dice: “Hoy en día tenemos un panorama mucho mas favorable para la UT, hemos venido reduciendo el déficit de manera muy significativa, al punto que si el Gobierno Nacional cumple con el pago total de los pasivos, podemos cerrar este año con cero déficit, pero eso dependerá de ese factor. Sin embargo, si eso no ocurriera, según proyecciones, para finales de este año, alcanzaríamos una reducción del déficit inicial de un 91%.

Estos logros no son algo que la administración consiguiera de manera solitaria, por el contrario, ha tenido la intervención de toda la comunidad académica que con mucha responsabilidad y amor por la institución ha contribuido a la autorregulación que nos permite evidenciar los logros que menciono. Estos avances nos permitirán dedicarnos con mucha más tranquilidad a continuar proyectando académicamente la institución y a aliviar muchas de las necesidades que están pendientes de abordar”.

Pero es hora de que las directivas de la Universidad abran convocatorias para vincular docentes de tiempo completo, siendo que la última convocatoria se hizo en el año 2015. Desde entonces no se realizan vinculaciones de docentes de tiempo completo. De ahí que, a finales del año 2018, del total de 1557 profesores de la UT, el 80 por ciento son catedráticos (1.235 catedráticos).

 

La evolución de la matrícula

Lo que se espera es que los ingresos debidos a costos de matrícula que asumen los estudiantes, decrezca paulatinamente al ritmo de la implantación gradual de la gratuidad de la educación superior que se espera en el futuro inmediato. Ello implica que las transferencias de la Nación deberán incrementarse para suplir esta fuente de ingresos. Lo ideal, entonces, es que haya gratuidad educativa en la educación superior como ya ha ocurrido en la educación básica y media y como ocurre en varios países.

Entre el año 2018 y el 2019, teniendo en cuenta la matrícula del semestre A de estos años, la población estudiantil ha comenzado a crecer. Eran 19 mil 402 estudiantes matriculados en el 2018, cifra que pasó a ser de 20 mil 552 en el 2019, en el semestre A.

Pero, al comparar la matrícula del año 2015 con la del 2019, en el semestre A, no se ha logrado superar la cifra de 23 mil 783 estudiantes matriculados en ese año. Son datos que tienen relación con los ingresos propios, provenientes de la matrícula que cada estudiante paga al matricularse en cada semestre académico.

La matrícula de la modalidad a distancia sigue siendo superior a la de modalidad presencial y, en consecuencia, el ingreso por matrícula del Idead sigue siendo superior en el presupuesto de ingresos, a la de los programas académicos de la modalidad presencial tanto en pregrados como en posgrados. La Universidad gana en recursos financieros propios, al ritmo del crecimiento de la matrícula del Idead (modalidad a distancia).

EL NUEVO DÍA

Comentarios