Expertos nacionales e internacionales hablarán sobre Jornada Única en Ibagué

Expertos nacionales e internacionales hablarán sobre Jornada Única en Ibagué
Esta es la oportunidad de escuchar a economistas, sociólogos, antropólogos, doctores en educación y otras disciplinas científicas, sobre este tema que es de actualidad e interés de quienes estudian y actúan sobre estos temas educativos.
15 Sep 2019 - 3:01am

Año a año, Ibagué se está convirtiendo en una ciudad de eventos de alcance internacional sobre temas educativos. En lo corrido de 2019, ya se han realizado cinco congresos internacionales de los cuales la Universidad del Tolima ha sido sede de cuatro de ellos.

Los temas han estado centrados en aspectos relacionados con la pedagogía, la didáctica, el currículo y la gestión escolar. Se realizó, también, el encuentro internacional de Colombianistas para hablar de literatura, y entre el 30 de septiembre y el 2 de octubre se realizará el Octavo Congreso Internacional de Educación Abrapalabra. Se prepara, además, el Congreso Internacional de actividad física y salud que se realizará entre el 11 y 13 de diciembre, en la Universidad del Tolima bajo la dirección del profesor Eduardo Augusto López Ramírez.

Es bueno que investigadores de la educación venidos de otros países y de otras universidades colombianas, vengan a la ciudad a comunicar los conocimientos producto de sus investigaciones científicas, porque ello enriquece la fundamentación teórica de nuestros profesionales de la educación y, principalmente la de los estudiantes de posgrados que deben cumplir con requisitos de producción intelectual, para obtener sus títulos de formación avanzada.

 

La jornada única en el Congreso de

Abrapalabra

Resulta oportuno que la Fundación Abrapalabra de la cual es su director Ricardo Cadavid, además del evento internacional de oralidad (Mundopalabra), en que narradores y cuentistas han hecho reír al público, nos de el placer de escuchar la voz de investigadores destacados sobre el tema de la Jornada Única, una estrategia o programa que se propone duplicar su cobertura en el cuatrienio del presidente Iván Duque Márquez.

La Jornada Única, extendida o completa, suscita muchas controversias. Voces a favor y en contra, porque muchos ponen en duda que sea eficaz en el mejoramiento de la calidad educativa. Ponen en duda que se esté implementando en condiciones dignas para el aprendizaje de los estudiantes.

En Colombia no se han realizado suficientes investigaciones que tengan como objeto de estudio, establecer los efectos inmediatos de la Jornada Única, en la calidad de los aprendizajes de los estudiantes.

Pues vamos a tener la oportunidad de escuchar los fundamentos teóricos y empíricos que tengan al respecto los 16 investigadores expertos en temas relacionados con este asunto, de ellos, tres provenientes de otros países: Silvia Finocchio, doctora en Ciencias Sociales, profesora de la Universidad de Buenos Aires, Argentina; Sergio Martinic Valencia, doctor en Sociología y antropólogo de la Universidad de Chile y Jorge Agüero, doctor en Economía de la Universidad de Wisconsin, Estados Unidos. Entre los colombianos se destaca la presencia del economista Alfredo Sarmiento Gómez, por su alta incidencia en las formas de pensar y actuar en el sistema escolar en las esferas del alto gobierno.

A ellos se suman destacados investigadores y profesionales de diferentes ciencias y disciplinas científicas, que tienen mucho para decir sobre lo bueno y los malo de este programa o “estrategia de mejoramiento basada en la gestión del tiempo”, tal como lo dice el Ministerio de Educación Nacional en su discurso estatal.

Por ahora es pertinente decir que la Jornada Única es una estrategia de intervención sobre el sistema escolar, que resulta costosa. Se calcula, que para lograr una cobertura del 90 por ciento se requieren unos 30 años. En el gobierno de Juan Manuel Santos, su gobierno se propuso lograr una cobertura sobre el 30 por ciento de los estudiantes, meta que no logró. Sólo se construyeron mil 310 aulas de las 30 mil 680 proyectadas. Ahora el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022, plantea duplicar el número de estudiantes beneficiarios de esta estrategia; pasar de 900 mil a un millón 800 mil con una inversión de 3.8 billones de pesos es la meta.

Son cifras y hechos que justifican la presencia de expertos en este tema o asuntos que se relacionen con ello, en desarrollo del Octavo Congreso Internacional de Educación de Abrapalabra.

En el Congreso se realizarán seis conferencias, quince sesiones teórico-prácticas de trabajo experimental e interdisplinario, siete paneles de discusión y la presentación oral de 40 ponencias, según lo ha dicho el director de la Fundación, Ricardo Cadavid.

 

Los efectos de la Jornada Única

En Colombia y desde luego en el Tolima, no se han realizado suficientes investigaciones científicas sobre los efectos de la implementación de la Jornada Única en los establecimientos educativos estatales.

La hipótesis que justifica el programa o estrategia es mas o menos la siguiente: A mayor tiempo de horas de clase, habrá mejor rendimiento académico de los estudiantes.

Una de las pocas investigaciones que se han realizado en el Tolima sobre los efectos de la Jornada Única, se realizó en la Institución Educativa Ismael Perdomo de Cajamarca y su autoría es la de Erlin Andrey Hernández Castellanos, investigación dirigida por el suscrito, realizada en la Maestría en Educación de la Universidad del Tolima.

Un resumen de la investigación es que “La evolución del Índice Sintético de Calidad Educativa de primaria, reveló que la implementación de la Jornada Única tuvo un efecto positivo.

Ha sido un detonante para la construcción de nuevas estrategias metodológicas y didácticas para aplicar en el tiempo ahora disponible que han permitido mantener los niveles de aprobación estables y reducir los niveles de reprobación.

El grado de aceptación de la Jornada Única advierte una inclinación por los beneficios inmediatos en padres, y aversión en docentes por el cambio en sus hábitos profesionales y personales.

La implementación de la Jornada Única, no ha presentado efectos importantes en la evolución de la matrícula y en los niveles de aprobación de estudiantes de primaria”, dice el informe de la investigación.

Peter Holland, del Banco Mundial (2012), dice que la Jornada Única tiene un efecto protector “reduciendo su exposición a los riegos más allá de la escuela”. Porque ha sido eficaz en la reducción de los embarazos de las estudiantes adolescentes, en el consumo de drogas y alcohol. “No deriva, automáticamente, beneficios académicos”.

Ha tenido resultados positivos en Argentina, Chile, Brasil y Uruguay, pero no ocurre igual en Italia y México, países donde los resultados “son peores”.

 

El interés por las construcciones escolares

La Jornada Única comprende cuatro componentes: Infraestructura escolar (construcciones y dotación); desarrollo pedagógico, docentes y alimentación escolar.

Para los mandatarios y políticos, resulta atractivo tener recursos financieros para construir nuevos colegios, aulas, escenarios deportivos, salas de sistemas, auditorios; tener recursos para ofrecer alimentación escolar. Por tratarse de acciones sobre las cuales se pueden presentar resultados inmediatos, en un período de gobierno de cuatro años. No ocurre lo mismo con el desarrollo de los procesos de formación humana, de transformación de las formas de ser y de pensar de los estudiantes.

Los resultados de procesos educativos tienen resultados en el mediano y largo plazo. Pero, lo esencial en el sistema escolar, que es lo relacionado con los desarrollos pedagógicos, a través de procesos de enseñanza y aprendizaje, queda al margen y así está ocurriendo en la mayoría de los casos de la implementación de la Jornada Única.

Por mirar hacia la infraestructura y la alimentación escolar, se están quedando al margen los procesos pedagógicos y los docentes que son los actores esenciales en esos procesos. De los docentes depende, en gran parte, lo que se enseña en las aulas a través del desarrollo curricular. Y las formas como se enseña (procesos didácticos, estilos de enseñanza).

No se logra establecer la diferencia entre los efectos del Programa de Todos a aprender y los de la Jornada Única, cuando estos dos programas nacionales coinciden en su aplicación, en una misma institución escolar.

Está dicho que la calidad de los docentes, es esencial en la calidad de los aprendizajes de los estudiantes. Es el componente de la Jornada Única que no tiene la suficiente atención, de ahí que se ponga en duda esta estrategia como esencial en el mejoramiento de la calidad educativa. Habrá que pensar menos en el cemento de las construcciones y más en la calidad de los docentes y del currículo.

Publicada por
EL NUEVO DÍA