Los 24 años de vida de la I. E. Carlos Lleras

Los 24 años de vida de la I. E. Carlos Lleras
El establecimiento educativo ya dispone de 28 aulas inteligentes, dotadas de video beam y, cada estudiante dispone de una tablet como medio pedagógico para el desarrollo de los procesos de enseñanza y aprendizaje.
SUMINISTRADAS – EL NUEVO DÍA
Foto: SUMINISTRADAS – EL NUEVO DÍA
22 Sep 2019 - 3:01am

Los establecimientos educativos también cumplen años y la Institución Educativa Técnica Carlos Lleras Restrepo del barrio especial El Salado, celebró su 24º aniversario institucional, bajo este nombre, o 41 años si se cuenta desde que el Concejo municipal creó esta institución educativa con el nombre del exparlamentario Alberto Santofimio Botero, en el año 1978, con una matrícula de 83 estudiantes.

Se trata de una de las instituciones educativas oficiales con la mayor población estudiantil matriculada en Ibagué, que cumple la misión de graduar bachilleres, conjuntamente con la I. E. Francisco de Paula Santander, a una cifra que se calcula en 45 mil 629 habitantes, igual o superior a la de alguno de los municipios del Tolima.

Carlos Lleras Restrepo tiene la particularidad de ofrecer distintas especialidades o modalidades de bachillerato, su actividad educativa es permanente, en la mañana, en la tarde y los fines de semana.

En convenio con el Sena, los bachilleres tienen la oportunidad de la doble titulación en Contabilidad de Operaciones Comerciales y Financieras, Sistemas Agropecuarios Ecológicos, Sistemas de software y redes, y Logística Empresarial. Diversidad de ofertas que habilitan a sus egresados para su desempeño laboral.

A ello se agrega que, a través de la educación por ciclos, ofrece formación a 282 estudiantes de familias desplazadas por la violencia, víctimas del conflicto, desmovilizados, incluyendo 79 estudiantes del modelo educativo de reinserción de víctimas de la violencia. Además se desarrolla el Modelo Pensar destinado a jóvenes de extraedad, con período anual, para que en forma acelerada los estudiantes puedan cursar hasta dos grados, cada año escolar, en jornada normal de trabajo académico.

Se trata de un establecimiento educativo que permanece en permanente actividad.

Oferta educativa

en zona rural

El establecimiento educativo comenzó a operar en terrenos de lo que fue la Casa del Mendigo, hace 41 años. En el año 1984, graduó a sus primeros 23 bachilleres.

La vigencia de la nueva Ley General de Educación del año 1994, creó el concepto de instituciones educativas que obliga a integrar sedes o escuelas que ofrezcan los niveles educativos de preescolar, educación básica y media, en torno a una sede central.

La I. E. Carlos Lleras Restrepo llegó a tener cinco sedes adscritas y ahora está integrada por tres con cobertura sobre la población de la zona rural de su perímetro de influencia: Álamos, Chucuní y Belleza Alta.

Si el deseo es estudiar acerca de las características básicas del sistema escolar, en el Carlos Lleras existe la opción de encontrar muestras y manifestaciones de cómo se articula la oferta de diferentes modalidades, población estudiantil urbana y rural; infantes, adolescentes y jóvenes de diferentes edades y estratos socio-económicos; diferentes modelos de convivencia.

El rector

En los últimos 24 años, la I. E. Carlos Lleras solo ha estado bajo la dirección de dos profesionales de la educación, Hermógenes Ruiz Montiel, desde 1995 cuando dejó de ser un establecimiento educativo municipal, hasta el 2003.

En enero del año 2004, asumió la rectoría José Alirio Ramos Monroy, quien ya completa 15 años dirigiendo esta institución educativa. Es uno de los rectores de mayor permanencia en un cargo directivo de rectoría, en Ibagué.

- ¿Cuáles son las razones de su permanencia en el cargo?

“La organización administrativa y la gestión académica. Sacamos al colegio del anonimato, organizamos y pusimos a funcionar el Laboratorio de la Convivencia, antes de que se expidiera la ley 1620 de marzo de 2013, que crea el Sistema Nacional de Convivencia Escolar; hemos logrado la creación y funcionamiento de cuatro énfasis en convenio con el Sena; estamos en el proceso de implementar la Jornada Única con 10 mil 800 millones de pesos asignados para la construcción de 24 aulas, la remodelación de oficinas, comedor y cocina”, dijo.

En cuanto a la gestión académica, se desarrolla el modelo pedagógico constructivista social dialogante; se adelanta la realización de investigaciones educativas y se articula la oferta de la educación media con el nivel técnico de Educación Superior, a través de convenio con la Universidad del Tolima y, a partir del año 2014, mediante convenio con el Sena. Este año se graduarán 250 bachilleres.

Está la expectativa de la construcción de una unidad deportiva, financiada por el Ministerio del Deporte y cofinanciada por la Alcaldía. Será un inversión de 1.200 millones de pesos, de los cuales 240 millones serán aportados por la Administración municipal.

“La oferta educativa en la sede central y en las sedes rurales de ‘Belleza Alta’, Chucuní y Álamos, con niños desde el preescolar hasta la media vocacional, nos mueve a gestionar todos los recursos posibles, para que la desigualdad social se sienta menos cada día. Para ello, recibimos toda la ayuda del Estado, la proyección a la Jornada única, la alimentación escolar, programas de prevención de situaciones problemáticas a nivel de salud, comportamentales y formación técnica y, de manera especial el fortalecimiento de una sana convivencia institucional. Todos estos esfuerzos para una comunidad educativa ávida de solución a tantos problemas y que encuentra en la educación el camino para el cambio”, dice Alirio Ramos, rector.

LA CONVIVENCIA ESCOLAR

El tema de la convivencia escolar ha sido atendido especialmente. Fue la institución educativa que en el año 2013, organizó y puso a funcionar un Laboratorio de Convivencia Escolar, dirigido a lograr un Clima Escolar positivo para el desempeño institucional apropiado y para el logro de buenas relaciones interpersonales requeridas en el buen desempeño profesional de los docentes y un mejor desempeño académico de los estudiantes.

Se organizó un Comité Institucional de Convivencia Escolar, con el apoyo de la psicóloga y orientadora escolar de ese entonces, Clarena Toledo Huaca.

Este Laboratorio funcionó desde antes de la expedición de la Ley 1620 de marzo de 2013, reglamentada por el decreto 1665 del mismo año, por la cual se crea el Sistema Nacional de Convivencia Escolar, para prevenir e intervenir sobre la violencia escolar, el acoso, el cumplimiento de los Derechos Humanos y la educación para la sexualidad.

En desarrollo de las actividades del Laboratorio de Convivencia Escolar, bajo la dirección de Clara Toledo, se realizó un diagnóstico descrito en el documento titulado “¿Cómo es nuestra convivencia? Componente diagnóstico”.

Diagnóstico en el cual se hizo una caracterización de la población estudiantil del Carlos Lleras, de las familias y, de los comportamiento y conductas de los estudiantes, que pudieran ser tipificadas como inapropiadas para la convivencia deseable en la institución.

“Los principales motivos de conflicto con los padres son las tareas escolares y el rendimiento académico, seguido de salidas y relaciones con amigos. Existe un 16% de estudiantes que señala un motivo diferente, lo cual sugiere necesidad de explorar este aspecto”.

En conclusión, la institución cuenta con grandes retos para la formación integral de los estudiantes, requiriendo ante todo, la unión de esfuerzos y el trabajo conjunto con los padres de familia, sin olvidar que la familia se encuentra determinada por factores sociales, políticos, económicos y culturales que la determinan y en esa medida es responsabilidad del Estado fortalecerla, son algunos de los análisis hechos a través de las 140 páginas del documento-informe de Clarena Toledo.

Publicada por
LUIS EDUARDO CHAMORRO R. LUISEDUARDOCHAMORRO10@GMAIL.COM ESPECIAL PARA EL NUEVO DÍA