Las 15 razones de la acreditación de Alta Calidad de la Universidad de Ibagué

Las 15 razones de la acreditación de Alta Calidad de la Universidad de Ibagué
Con la Acreditación Institucional de alta calidad, que el Ministerio de Educación Nacional le ha otorgado a la Universidad de Ibagué, esta institución se ubica en la cúspide de la excelencia de su oferta académica
13 Oct 2019 - 3:01am

El logro se da con base en los 12 factores y 30 características que el Consejo Nacional de Acreditación tiene como referencia al evaluar a las instituciones educativas para hacer este reconocimiento público.

De esta manera, Unibagué, entre 288 Instituciones de Educación Superior que operan en Colombia, se ubica entre las que tienen este privilegio y condición que le abre amplias oportunidades de expansión de su cobertura, inclusive hacia otros municipios, al acoger las nuevas condiciones de registro calificado de programas académicos que el Ministerio de Educación estableció a través del decreto 1330 del 25 de julio pasado.

Hasta junio de 2018, el Tolima era uno de los 18 departamentos de Colombia que no tenía una universidad con acreditación de alta calidad, situación que desaparece a través de Unibagué y a la espera de que la Universidad del Tolima también alcance su acreditación de alta calidad, antes de concluir el presente año.

La Resolución No. 010440 del MEN, que otorga la acreditación, exalta 15 razones por cuales la Universidad de Ibagué, adquiere este derecho, entre ellas el hecho de que esta universidad privada, que ofrece 26 programas académicos, de ellos 18 de pregrado y ocho de posgrado, a la fecha haya logrado la acreditación del 38% de sus programas, es decir 10 de ellos.

Son 50 los programas de extensión con 3.300 los beneficiarios en diferentes lugares del departamento. Es una Universidad que mira hacia el entorno social y económico en la que está ubicada, lo cual se convierte en una de sus características, siendo que se trata de una institución de carácter privado.

 

El semestre “paz y región”

Se exalta el requisito de cursar un semestre de “Paz y Región”, exigible en el plan de estudios a quienes aspiran a obtener el título universitario, porque a través de este programa de extensión, la universidad ha desarrollado 400 proyectos dirigidos a solucionar problemas diversos, en los municipios, con el apoyo de las alcaldías y la actuación de estudiantes de diferentes programas y profesiones.

Es un programa que desarrolla acciones dirigidas al fortalecimiento institucional de las alcaldías, al montaje del Banco de Programas y Proyectos de inversión, al seguimiento de obras de infraestructura, a la gestión de la calidad en diferentes frentes, al desarrollo de procesos de planificación.

“La presencia de los estudiantes en los municipios del Departamento ha dejado evidencias muy positivas de la calidad del proceso de enseñanza aprendizaje y, a su vez, del gran impacto social que se alcanza con el apoyo continuo a planes de desarrollo de las administraciones municipales y a proyectos locales sociales y productivos. Este semestre, que inició como una opción de grado, es obligatorio desde el año 2017. Por esta razón, la Universidad evalúa constantemente esta iniciativa para construir un modelo sostenible de largo plazo que consolide esta estrategia curricular y de aporte al desarrollo regional”, dice el informe de autoevaluación con fines de acreditación.

Los miembros de la comunidad universitaria que participaron en la autoevaluación final, calificaron con 4.8 sobre 5, el factor “Pertinencia e impacto social”, que hace parte de los requisitos y condiciones exigibles por el Consejo Nacional de Acreditación.

Según la calificación cuantitativa y cualitativa hecha a cada uno de los 12 factores objeto de evaluación, se concluye que la calificación global de estos es de 4.5 y todos ellos se cumplen en “alto grado”.

 

Los costos de la matrícula

De acuerdo con la Ley 30 de 1992, a toda institución de educación superior se le exige actuar hacia tres grandes funciones o ejes misionales, la docencia, la investigación y la extensión social. Funciones que deben ser cumplidas en los desarrollos curriculares y en los procesos de formación de nuevos profesionales.

Unibagué funciona con 185 docentes, de los cuales 162 de tiempo completo. El CNA califica positivamente que en el período 2019-A, se hayan vinculado 39 doctores (19 por ciento), 156 magísteres (62%) y 70 especialistas (12%).

En la autoevaluación se califica con 4.5 el factor “Profesores”, porque se cumple “plenamente”, según la percepción de los actores educativos que intervinieron en la evaluación.

“La calidad de la Universidad es reflejo de la calidad de sus profesores. El Estatuto Profesoral regula de manera transparente los deberes y derechos, y la elección de representantes en los órganos de dirección. La Institución hace esfuerzos constantes para incorporar profesores de planta y por cualificar su planta docente mediante rigurosos procesos de convocatoria, selección, contratación, asignación salarial, apoyo al desarrollo profesoral, movilidad en el escalafón y formación de posgrado”, dice el informe.

La investigación y creación artística es otro de los 12 factores evaluados para el otorgamiento de la acreditación. Al respecto, el MEN en la resolución 10440, dice que la producción intelectual investigativa de sus profesores e investigadores ha dado como resultados, 27 libros, 84 capítulos de libro, 255 artículos publicados en revistas internacionales indexadas y 10 en revistas nacionales no indexadas, la creación de 10 diseños industriales, cinco prototipos y 27 software.
 

 

La investigación científica en Unibagué

Relativamente, los costos de matrícula en Unibagué se adecuan a las características socioeconómicas de las familias de los estudiantes. Son costos que van de 3 millones 526 mil pesos los del programa de Contaduría, los más bajos; a los 4 millones 571 mil pesos los de Arquitectura, los más altos. Desde luego los programas de tecnologías tienen costos semestrales que van de un millón 311 mil pesos a un millón 887 mil pesos en el año 2019.

Son costos que comparados con los de universidades de alto prestigio y con acreditación en Bogotá, las diferencias son significativas. Así, por ejemplo, el costo de la matrícula en la Universidad de Los Andes, para el año 2020 será de 17 millones 968 mil en los pregrados, con la excepción de Medicina con 25 millones 568 mil pesos por semestre. O los de la Universidad Javeriana, donde el costo de Administración de Empresas es de 11 millones 513 mil pesos, frente a los 3 millones 973 mil pesos en la Universidad de Ibagué.

 

Los estudiantes de Unibagué

La Universidad tenía una población estudiantil matriculada de 6.856 estudiantes de pregrado en el año 2014, cifra que pasó a ser de 5.422 en el semestre A del año 2019 en curso. La matrícula en sus 8 posgrados, fue de 186 estudiantes en el año 2014 y ascendió a 344 estudiantes en el semestre B del año 2018.

“La composición de la población estudiantil se caracteriza porque 48.1% proviene de los estratos 1 y 2; y el 34.8%, del estrato 3. Además de ser jóvenes de familias de muy escasos recursos, llegan con resultados de las pruebas Saber 11 con un promedio que, en los últimos cuatro años, no supera 290 puntos.

Esto significa que es grande el esfuerzo que debe hacer la Universidad para nivelarlos en sus competencias básicas, agregar valor académico en su proceso formativo y apoyar su permanencia hasta la graduación. De gran impacto han sido las variadas estrategias para disminuir la deserción estudiantil, cuyos resultados arrojan una drástica reducción de 21.1% en el 2009-A, a 7.6% en el 2017-B. Hay que mencionar el fondo de solidaridad y la red de apoyo para alimentación para estudiantes de bajos recursos”, dice el informe de autoevaluación con miras a la acreditación.

Publicada por
Luis Eduardo Chamorro Rodríguez