Son 23 establecimientos educativos de excelencia en el Tolima en 2019

Son 23 establecimientos educativos de excelencia en el Tolima en 2019
Del total de planteles educativos clasificados en categoría A+, 19 pertenecen a Ibagué y ocho son colegios oficiales.
8 Dic 2019 - 3:01am

Son 23 los colegios privados e instituciones educativas oficiales del Tolima, incluyendo Ibagué, clasificados por el Icfes en la categoría de desempeño académico de excelencia (A+ o muy superior), según los resultados de las cinco pruebas Saber 11, presentadas por los estudiantes del último grado de bachillerato en el año 2019.

Del total de planteles educativos clasificados en categoría A+ o muy superior, 19 están ubicados en Ibagué y sólo 4 en municipios fuera de la capital. Como tradicionalmente ha ocurrido, la brecha entre establecimientos educativos privados y oficiales, sigue vigente; sólo 8 son estatales, frente a 15 no oficiales o privados. En Colombia, mil 290 planteles educativos alcanzaron esta categoría de excelencia en cuanto a rendimiento académico de los estudiantes.

Esta clasificación se hace sobre cinco categorías A+A,B,C y D, con base en los índices establecidos por la Resolución No. 457 de julio de 2016, sobre los resultados de los tres últimos años y entre planteles educativos donde se evalúan 9 estudiantes o más y por lo menos el 80 por ciento de los estudiantes matriculados en el grado Once de bachillerato.

La categoría A+ es la más exigente porque se hace sobre el 33 por ciento de los resultados superiores obtenidos en las cinco áreas objeto de evaluación: Matemáticas, Ciencias Naturales, Ciencias Sociales, Lengua Castellana e Inglés. No se tienen en cuenta los resultados de los repitentes ni de estudiantes con discapacidades que, sin embargo, tienen derecho a presentar las pruebas.

Colegios privados e instituciones educativas oficiales que han logrado su clasificación de excelencia en los años anteriores, generalmente permanecen en esta categoría en el 2019 y algunos de ellos han ascendido en el ranking, entre ellos el Colegio privado Los Samanes y el oficial Santa Teresa de Jesús.

En el año 2019, la lista de los 10 mejores la encabeza el Colegio Inglés y sólo incluye a una institución educativa oficial, Santa Teresa de Jesús. Ocupan los diez primeros lugares de la categoría A+ o muy superior, en su orden de mayor a menor en cuanto al promedio global, el Colegio Inglés, San Bonifacio de Las Lanzas, Los Samanes, Champagnat, Gimnasio Los Robles, Tolimense, Santa Teresa de Jesús, Francisco Jiménez de Cisneros, La Presentación y Comfenalco, todos ubicados en Ibagué.

Los colegios e instituciones educativas oficiales de Ibagué se distribuyen por categroías, así: 19 en categoría A+, once en A, 38 en B, 21 en C y 3 en D.

Entre los cuatro planteles educativos de fuera de Ibagué que lograron esta categoría de excelencia, dos son instituciones educativas oficiales, el Gimnasio Militar Fuerza Aérea Luis Felipe Pinto de Melgar y Santa Ana del municipio de Mariquita. Los dos privados son: Sagrado Corazón de Jesús de Chaparral y San Antonio María Claret del municipio de Líbano.

 

Las pruebas Saber y la calidad educativa

Al hacer el análisis y la interpretación de los resultados individuales e institucionales de las pruebas Saber, es pertinente tener en cuenta varias situaciones. Una de ellas es que dichas pruebas evalúan rendimiento académico de los estudiantes en las áreas o disciplinas correspondientes y , en consecuencia, no se obtienen datos sobre todos los factores de calidad educativa en general y de calidad de los aprendizajes, en particular. No se puede establecer claramente que un establecimiento educativo con altos promedios o categorías superiores según estas pruebas, sea un establecimiento de alta calidad.

Estamos en la moda de la estandarización, que cada día encuentra con mayores opositores. “Los puntajes de las pruebas explican, en el mejor de los casos, un 35-40 % de variabilidad en el desempeño de los estudiantes” (Garzón-Vega, 2014). Entonces, ¿qué sucede en el 60% de aprendizajes restantes que se esperan de un estudiante en su proceso de formación? Siendo que, por ejemplo, las pruebas Saber 11 deben evaluar competencias entendidas como “saber hacer en un contexto” que implican competencias cognitivas y conceptuales (del saber), competencias del saber hacer y del saber ser o competencias actitudinales.

Esto en teoría, en el discurso teórico, que es difícil evaluar a través de los cuestionarios que diligencian los estudiantes en estas pruebas. ¿Acaso es posible evaluar las competencias socioafectivas, las propias de la inteligencia emocional, los comportamientos deseables en un estudiantes para vivir en convivencia con los demás? En fin, muchas cosas más se pueden decir de estas pruebas.

Pero estamos en la “cultura de las pruebas” (Emig, 2006) y, por ahora, no podemos sustraernos de este modelo de estandarización de interés técnico que se desarrolla a través de las pruebas Saber, en los grados Tercero, Quinto, Noveno y Once. El Gobierno ha impuesto este modelo de estandarización que permanecerá no sabemos hasta cuando.

 

El caso de Coyaima

 En el municipio de Coyaima funcionan once instituciones educativas oficiales que gradúan bachilleres. Todas ellas fueron categorizadas por el Icfes en la categoría de desempeño académico D, el más bajo, que equivale a las categorías inferior, muy inferior y baja, de la anterior clasificación.

Lo cual significa que todos los planteles educativos de este municipio no tienen estudiantes con puntajes ubicados entre el 10 por ciento de los mejores. Les va mal en estas pruebas y ello se debe a múltiples factores, entre ellos la calidad de vida de los habitantes, el nivel socioeconómico de las familias de los estudiantes, la deficiente dotación de recursos didácticos en los planteles educativos y otros.

Coyaima es un municipio con alta población indígena, con un índice de Necesidades Básicas Insatisfechas de 71.74 por ciento, el 23 por ciento de su población de 15 años y más en condición de analfabetismo y un índice de pobreza en las zonas rurales del 93.2 por ciento.

En la clasificación que hace el Icfes de los planteles educativos según el desempeño académico de los estudiantes de grado once que presentan las pruebas Saber, el último lugar en el Tolima lo ocupa la institución educativa Vergel Bandera, el puesto 1467 entre los 1.557 planteles de Colombia categorizados por el Icfes, por reunir los requisitos para ello. Los otros diez planteles educativos estatales restantes de categoría D en Coyaima son: Zaragoza Tamarindo, Totare Dinde, Coyarcó, El Palmar, Nuestra Señora del Carmen, San Miguel, Chenche Balsillas, Juan Lozano Sánchez, Agroindustrial Juan XXI y Guillermo Angulo Gómez.

¿La actual Ministra de Educación, María Victoria Angulo, sabrá de esta situación de Coyaima y del plantel educativo que lleva el nombre de su padre?

luiseduardochamorro10@gmail.com

Publicada por
LUIS EDUARDO CHAMORRO R. ESPECIAL PARA EL NUEVO DÍA.