Covid-19, estudiantes y campesinos

Crédito: Archivo - EL NUEVO DÍA
La pandemia alteró los procesos sociales y de trabajo que adelanta la U. de Ibagué.
PUBLICIDAD

El Covid-19  alteró todo en nuestras vidas y nos obligó a practicar algo para lo que no encontramos mejor nombre que “distanciamiento social”. 
Mucho se habló de eso hasta hoy y mucho, sin duda, seguiremos hablando. Pero el Covid-19 alteró también otro aspecto de nuestra vida social no menos importante: los procesos sociales y de trabajo conjunto con los campesinos que, desde la universidad, vienen adelantando profesores y estudiantes en los últimos años.
Contamos hoy una de esas experiencias que se han visto truncadas por la pandemia del coronavirus y que sin duda, deberemos pensar para reinventarla y retomarla una vez la emergencia sanitaria se mitigue, y podamos retornar al campus y a las actividades en el terreno.
La Feria Radial organizada y gestionada por profesores y estudiantes de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué es una experiencia de aula desarrollada durante más de 4 años. A lo largo de este tiempo se ha trabajado para generar dinámicas sociales y de comunicación en al menos seis corregimientos de Ibagué: Pastales, Juntas, San Bernardo, San Juan de la China, Coello-Cocora y Toche. Este semestre académico la feria inició en el corregimiento de Carmen de Bulira, pero el proceso debió suspenderse a mediados del mes de marzo.
Las 6 Ferias Radiales realizadas hasta el año 2019  lograron integrar de manera positiva a campesinos, organizaciones rurales y comunicadores.  Como ejercicio formativo planteó a los estudiantes otras formas posibles de hacer periodismo. Permitió nuevos aprendizajes y reconstrucciones  de los imaginarios sociales a través de perfiles, crónicas, cartografías sonoras y reportajes que permitieron identificar problemas estructurales y coyunturales que tienen efectos negativos para  las organizaciones campesinas y los habitantes de los olvidados corregimientos de Ibagué.  Las Ferias, más allá de re-descubrir la incidencia de los comunicadores sociales en escenarios rurales, evidencia que los habitantes de cada corregimiento identifican al comunicador - periodista que trabaja con ellos, como el agente necesario para reconstruir sus dinámicas sociales, sus propias historias y los proyectos económicos locales.
La Feria Radial que realizamos cada semestre desde hace más de cinco años  genera puentes comunicativos entre ciudad y campo a través de la radio. En la feria se hace un reconocimiento básico: el del territorio. Los estudiantes caminan y exploran la geografía local y experimentan, muchas veces con insatisfacción e indignación, las condiciones propias del campo colombiano: las pésimas condiciones de acceso a las veredas y fincas, la insuficiencia o carencia total de servicios públicos, el abandono estatal,  la incomprensión de la academia y la apatía de quienes viven en la ciudad y desconocen lo que acontece más allá de sus fronteras.
Las Ferias Radiales realizadas, entendidas como procesos de comunicación alternativa, aportan análisis y conclusiones parciales sobre los procesos de organización puestos en marcha por los habitantes de estos territorios. Corregimientos que en su totalidad han sido impactados por la violencia o los desastres naturales. Estos acercamientos a la ruralidad  resultan esenciales para el Tolima, pues como indica un estudio de Duque Escobar del año 2008 “en Colombia hay 500 mil familias viviendo en zonas de alto riesgo (...) y las personas afectadas por desastres naturales en Colombia, duplicó el promedio de víctimas en los últimos cinco años”.
Las Ferias Radiales efectuadas hasta ahora, deben entenderse como un conjunto de estudios necesarios y, desde una perspectiva sociológica, urgentes en razón de que las instituciones y profesionales que trabajan o intervienen las comunidades rurales requieren saberes e información básica que les permita comprender a las comunidades objeto de su atención. Esta comprensión es la única que posibilita un diálogo productivo e, importante señalarlo, procesos comunicativos eficientes. En esta línea, las Feriales Radiales realizadas, generan aportes a una relación aún por construirse: se trata de lo que concebimos como una relación cognitiva entre campesinos y las organizaciones (y profesionales) que los asisten en aspectos técnicos o de intervención social. 
Desde nuestro diagnóstico, las actuales relaciones que las organizaciones y profesionales establecen con las comunidades rurales son de carácter vertical y “tienden a perpetuar las relaciones de poder que las instituciones establecen con los campesinos y las organizaciones de base”.
Las Ferias Radiales culminan siempre en un encuentro, en el que “se presentan en sociedad” los trabajos periodísticos realizados en el semestre  y se comparte con los campesinos. Los estudiantes comunicadores organizan juegos  y actividades lúdicas con niños y adultos. Se prepara un sancocho (nuestro festín culinario) y todos, campesinos, estudiantes y profesores,  conversamos alrededor de la comida. 
Con el pasar del tiempo la Feria Radial ha incorporado actividades como cine al parque, la colecta de libros y otros elementos que necesita la comunidad. Es la forma en que los estudiantes dicen a la comunidad  ¡muchas gracias!
Experiencias como la Ferial Radial  son  realidades construidas que el COVID-19 no nos quitará.

EL NUEVO DÍA

Comentarios