Los aprendizajes que deja la pandemia en el Icfes

Crédito: Colprensa - EL NUEVO DÍA
Mónica Ospina Londoño, entregó detalles de cómo fue el proceso para llevar a cabo las pruebas de Estado de manera virtual y no físicamente, como históricamente se había hecho. En total, según el Icfes, fueron alrededor de 72 mil jóvenes los que cumplieron con la cita.
PUBLICIDAD

¿Cuéntenos cómo fue el desafío de realizar estas pruebas en el contexto de la pandemia?

“Empieza obviamente cuando inicia la pandemia, porque estábamos inscribiendo a los estudiantes en marzo. Ellos se inscribieron a una prueba presencial y, con la pandemia, nos damos cuenta que no la podremos hacer de la misma manera de siempre. La opción era cancelarla y que esperaran hasta el segundo semestre u ofrecerles alguna alternativa, que es cuando surge hacer la prueba de manera virtual”.

 

¿Y cómo se dio el proceso, especialmente para evitar fraude en las respuestas?

“Era muy importante que no solo fuera virtual, sino que estuviera acompañada de un software de vigilancia para mantener la rigurosidad, evitando la copia y la suplantación, que pudiéramos asegurar que el resultado corresponde a la persona que presentó la prueba, que refleja su conocimiento y que no haya una copia que pueda difundirse. Fue un reto tecnológico. El software que ofrece este tipo de vigilancia lo que hace es que a través de la cámara del estudiante se puede identificar si está acompañado por otra persona, si es la persona que está inscrita (biometría), que no esté hablando con otra persona, que no utilice el celular ni que se mueva a otras aplicaciones como un buscador”.

 

¿Con qué se encontraron en esta experiencia?

“No hay antecedentes de pruebas que se realicen utilizando este software, con tantas personas a la vez y con una duración como la de nuestra prueba. Tenemos programado para que esa prueba la presenten 15 mil estudiantes y el software toma imágenes de todos los evaluados cada 30 segundos. De hecho, por eso tuvimos problemas en la primera presentación de la prueba el 1 de agosto, pero que arreglamos para el 22 y 23 de agosto. Lo otro pasa por atender a todos los estudiantes en las dudas que tengan. 62 % decidió hacerlo en casa, siguiendo todas las condiciones requeridas como validar su identificación. Lo asumieron y pudieron realizar su prueba exitosamente”.

 

¿Y si no cumplían con las condiciones básicas?

“Las personas que no cumplían con las condiciones (falta de equipo o de conectividad o porque no se sienten cómodos), la harán el 14 y 15 de noviembre, de manera electrónica, pero nosotros damos los equipos, la conectividad”.

 

¿Y cómo fue el comportamiento de los estudiantes?

“Aunque hubo algunos casos de fraude o que no llegaron a la hora citada, encontramos que 72 mil estudiantes (que representan más del 90 % de los evaluados) tuvieron un muy buen comportamiento y se adaptaron”.

 

¿Qué retos tenemos en la evaluación de la educación en Colombia?

“Llegamos a todo el país, lo que es un reto enorme en la presencialidad, porque a veces hay que llegar en lancha o en burro. El desafío más grande es hacerle ver a toda la comunidad la importancia de los resultados y todas las posibles maneras en que los podemos usar. Un ejemplo es Saber 11 que, a hoy y con la pandemia, es muy necesario, porque los más afectados por la pandemia son los jóvenes y esto ha generado unas brechas muy importantes”.

 

¿Qué hacer con quienes llegan a los primeros semestres en esta época?

“Para las instituciones serán muy importantes los resultados para ofrecer nivelaciones y prevenir la deserción escolar, ayudando a evitar que las brechas generadas por la pandemia, no duren toda la vida. Uno de los retos más grandes es que el Icfes, como institución, ayude a articular los resultados para que cada actor tome las decisiones adecuadas en términos de llevar a los estudiantes por el camino en el que deberíamos estar”.

 

La pandemia nos mostró que una de las grandes brechas es la conectividad. ¿Cómo podemos reducir esta problemática?

“Desde las instituciones debemos tener claro que los procesos que requieren tecnología, no necesariamente serán de acceso para todos, y por lo tanto tendremos que ofrecer más alternativas. La prohibición de las aglomeraciones va a perdurar por mucho más tiempo y ahí es importante que podamos tomar la parte de la población que sí puede acceder a la tecnología, para que realicen sus procesos desde la virtualidad y las demás disponerlas en los espacios presenciales, cumpliendo los requerimientos del momento.

Ese reto los tenemos todos, inclusive en las oficinas. Y eso es lo que está haciendo el Icfes”.

 

¿Qué pruebas faltan?

“La Saber Pro y Saber TyT segundo semestre (estudiantes que finalizan estudios técnicos y tecnológicos), para el 14 y 15 de noviembre. Y nos falta Saber 11 de calendario B y calendario A; en el calendario B eran para el 15 de marzo, pero las cancelamos. Esos estudiantes ya terminaron 11, pero, de todas maneras, tienen que hacer las pruebas, porque estas son el insumo para medir el nivel de la educación; sin embargo no hay una fecha definida, tampoco las de 11 de calendario A, pero serían a final de año. Estamos buscando una fecha en la que podamos ajustar el calendario de los estudiantes”.

COLPRENSA

Comentarios