Unibagué trabaja para mitigar el impacto del Covid en agricultores del Cañón del Combeima

Crédito: Suministrada - EL NUEVO DIA
La Universidad de Ibagué está capacitando y estableciendo protocolos, junto a los agricultores del Cañón del Combeima, para afrontar la nueva normalidad anunciada por el Gobierno Nacional en los cultivos y plazas de mercados.
La Universidad de Lleida, España, en su iniciativa de apoyo y cooperación internacional, puso sus ojos en los pequeños agricultores del Cañón del Combeima, en busca de mitigar los efectos de la Covid – 19 en esta comunidad.
PUBLICIDAD

Una iniciativa que pone a dialogar a la academia internacional con los agricultores del sector, de cara a los desafíos actuales de la agricultura y la instauración de protocolos que resguarden la idoneidad de los productos. El proyecto  será ejecutado por investigadoras de la Universidad de Ibagué quienes reafirman su compromiso con el desarrollo regional.

Inés Lozano, agricultora de la zona indicó, “a raíz de lo que sucedió con el Covid nosotros no hemos podido volver a ofertar nuestros productos. Desde marzo han sido tiempos difíciles. Esperamos que con este proyecto, nos guíen en el tema de bioseguridad para volver a ofrecer los productos en las plazas de mercado”.

Será dicha Universidad ibaguereña, la institución local aliada, y encargada de desarrollar los procesos técnicos del proyecto que contará con cuatro etapas:

-Identificación de 10 productores potenciales de la zona.

-Diagnóstico de la situación actual de los agricultores en términos de bioseguridad.

-Sensibilización y capacitación.

-Entrega de elementos de bioseguridad, y guías audiovisuales y escritas de protocolos para la adecuada manipulación de los productos.

“Es importante que nuestros agricultores se capaciten para la nueva normalidad y apliquen las medidas y protocolos en los cultivos y en los puntos de venta”, comentó Natalia Salazar, investigadora de la Universidad de Ibagué y líder del proyecto.

Salazar se ha destacado por adelantar procesos en los cuales, las comunidades tecnifican y producen valor agregado mediante la innovación a sus  productos. Siendo su ejercicio académico un detonante de desarrollo para el Tolima.

Recientemente, la investigadora lideró, junto a la también docente Luz Adriana Sánchez, un proyecto con mujeres desplazadas por el conflicto armado en el asentamiento La Miel, la instauración de una planta deshidratadora de frutos que opera con paneles solares.

Un emprendimiento que promete y aporta al bienestar y la autonomía económica de siete madres cabeza de familia.

Las dos expertas ahora se dirigen hacia el Cañón del Combeima, “hemos querido fortalecer las economías rurales en estos tiempos de pandemia. Hacer nuestro aporte desde el quehacer académico, y que los agricultores se sientan apoyados, es importante estar listos para la nueva normalidad”, indicó, la profesora Luz Adriana Sánchez.

Deborah Presta Novello, investigadora de la Universidad de Lleida, concluyó, “tuve la oportunidad de conocer el trabajo de Natalia y ahora esperamos que a lo largo de este año vayamos recibiendo noticias y actualizaciones de este proyecto que está en marcha y que beneficiará a 10 agricultores del Cañón. Ayudar desde España nos llena de satisfacción al ver que desde la distancia podemos incidir”.

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios