“La tecnología ha sido la mejor aliada para no interrumpir el aprendizaje”

Crédito: Colprensa - EL NUEVO DÍASmartick es una plataforma que usa la inteligencia artificial para enseñar matemáticas a los niños de cuatro a 14 años y que adapta los contenidos de manera exclusiva a cada alumno.
En medio de la crisis del Covid-19, las herramientas digitales se han convertido en la mano derecha para poder enseñar a los niños. Entrevista con Javier Arroyo, cofundador de Smartick, plataforma para enseñanza de matemáticas, sobre el impacto de la crisis y el papel de la tecnología.
PUBLICIDAD

La crisis del coronavirus afectó a absolutamente todos los sectores. La educación fue uno de los más golpeados cuando, de un día para otro, el modelo de enseñanza tuvo que pasar de la presencialidad a la completa virtualidad.

Cientos de niños pasaron de aprender en un salón a hacerlo por medio de una pantalla y las plataformas, páginas y todos los contenidos y herramientas digitales se volvieron la mano derecha de docentes y padres de familia para intentar enseñar lo que se hubiera hecho en el salón de clases.

Javier Arroyo fundó en 2009 una de esas herramientas que se volvió clave para continuar la enseñanza en medio de la pandemia: Smartick, una plataforma que usa la inteligencia artificial para enseñar matemáticas a los niños de cuatro a 14 años y que adapta los contenidos de manera exclusiva a cada alumno.

Arroyo se ha dedicado desde entonces a ayudar y guiar la formación de niños y niñas y a analizar el mundo educativo en medios españoles como El Mundo y el Confidencial. Colprensa habló con él sobre la crisis y el impacto que vivió la educación en medio del Covid-19 y sobre cómo las plataformas tecnológicas ayudaron a salvar un año escolar nunca antes visto.

 

¿Cómo se ha sentido y se ha vivido el impacto de la pandemia en el sector educativo?

En educación se ha sentido fuerte. Es uno de los sectores donde la pandemia ha afectado de forma fuerte porque los colegios, las escuelas y los maestros no estaban preparados para pasar de un modelo 100% presencial a un modelo 100% en línea. Hubo que improvisar en cuestión de días, cuestión de semanas, improvisar esa transición en donde los niños asisten al salón a tener que enseñarles a la distancia, con unas herramientas que ha habido que seleccionar, que buscar, que capacitar a los maestros, etc.

La pandemia tiene una lectura positiva y una negativa en educación. En cuanto a lo positivo es que ha forzado de alguna manera a acelerar la transición para incorporar herramientas y metodologías virtuales que existen desde hace muchos años con resultados probados en miles de niños en muchos países y que no se estaban incorporando al día a día de las escuelas.

Y lo malo es que ha perjudicado a los estudiantes con menos recursos, a aquellos que no tienen conectividad en sus casas, que no tienen acceso a internet.

La tecnología es algo muy bueno cuando se aplica a la educación porque permite estés donde estés, así sea el pueblo más recóndito del mundo, tienes acceso a la educación de máxima calidad a través de internet, pero hay que seguir trabajando en que esa cobertura sea cada vez mayor, porque a fecha de hoy la realidad es que no es el 100% ni siquiera en áreas tecnológicamente muy avanzadas o en los países más avanzados.

 

¿Cómo calificaría el papel que han cumplido las plataformas tecnológicas en estos tiempos de educación virtual?

El 90% de los alumnos de todo el mundo han tenido que marcharse a su casa para seguir estudiando online. Muchos profesores se han sentido desprotegidos sin otra forma de continuar enseñando a sus alumnos. En ese sentido, la tecnología ha sido su mejor aliado porque es lo que les ha posibilitado que los niños no vieran interrumpido su ritmo habitual de aprendizaje o fuera la interrupción mínima, y que se pudiera salvar el curso escolar.

Para las familias igual. Ha sido el mejor aliado para complementar aquello que no se estaba enseñando en el colegio. En general el papel de la tecnología en la educación es importantísimo porque te permite llegar donde no llegan los maestros y un ejemplo muy claro es la adaptabilidad de los contenidos.

Una persona tiene que presentar ejercicios estándar para el salón entero, no puede personalizar el contenido para cada uno en función de lo que saben, en función de lo rápido que contestan, etc. La tecnología sí hace ese trabajo, y es el mejor aliado tanto de las familias como de los maestros en la medida en que es capaz de personalizar al máximo nivel los contenidos y en tiempo real.

 

¿Cree que está siendo efectivo el método de enseñanza online o al contrario, fue un año en el que los estudiantes aprendieron poco?

Hay un estudio muy bueno del Banco Mundial. Los escenarios más optimistas estiman una pérdida de aprendizaje de tres meses y los más pesimistas de nueve a doce meses. Claramente no ha sido un año efectivo en cuanto a aprendizajes, es un año en donde ha habido que cambiar el paso, que improvisar una forma de enseñar para la que no estábamos preparados ni capacitados ni lo habíamos probado antes.

No ha sido un año óptimo para la enseñanza. Hay otro informe de la Brown University en Estados Unidos que demuestra que han aprendido un 50% menos de lo que hubieran aprendido en un curso escolar. Hay muchos informes que demuestran que este año los niños van a aprender menos.

Tampoco hay que ser muy exigentes. Estamos en una emergencia, hubo una urgencia que era imposible prever y tanto colegios como profesores han hecho todo lo que han podido. Entonces, la consecuencia de todo esto es que tenemos que aprender que la tecnología está ahí y que hay que integrarla en los proyectos educativos, en la escuela.

¿Qué es lo ideal? un modelo 100% presencial, donde los niños acudan a diario a la escuela, porque hay grandísimos beneficios desde sociabilización, beneficios psicológicos, de motivación, de actitud. Pero hay que integrar metodologías en línea con las clases presenciales, precisamente para lograr la adaptabilidad de los contenidos, que cada uno entrene a su ritmo en función de lo que es capaz de asimilar.

 

¿La educación virtual se va a volver el modelo educativo del futuro? ¿Cómo ve la educación en el corto, mediano y largo plazo?

A corto plazo vamos a hacer lo que podamos, es una emergencia y los niños no van a volver al salón. Hay un hito claro que es la vacuna, cuando esté disponible la vacuna de manera masiva. Hasta que esto no ocurra va a ser difícil que los niños regresen al colegio.

A corto plazo y hasta que no haya vacuna, creo que el modelo que va a ocurrir es el que tenemos ahora. ¿Qué ocurrirá en el futuro? En un futuro los niños regresarán al colegio, seguro, y lo que va a ocurrir es que si la pandemia ha servido para algo es para perderle el miedo a esas metodologías online, para forzarnos a todos a integrarla tanto a nivel de colegios como a nivel particular en las familias. Se ha perdido el miedo, se ha visto que funcionan y que funcionan muy bien, dan resultados muy buenos y así es como va a ser la educación en el futuro.

 

¿Qué es Smartick y cómo funciona para la enseñanza en las matemáticas?

Smartick está basado en inteligencia artificial y esta lo que permite es primero hacer un diagnóstico con una precisión máxima sobre qué sabe y qué no sabe cada alumno. A partir de ahí se compone y se diseña un plan de estudios en matemáticas a medida, individual para cada alumno, únicamente con aquellas áreas que no domina al 100% y en las que tiene que trabajar.

La inteligencia artificial te permite ir incluso un paso más allá. Ese plan de estudios que ya es único para ese alumno te permite irlo adaptando en tiempo real a un nivel máximo, de un ejercicio al siguiente.

Ahí es donde está la magia de Smartick. No hay nada precargado, no hay una sesión idéntica para todos los alumnos sino que en función del comportamiento del niño, en función de su capacidad y de su histórico vamos generando contenido a medida, de tal manera que va super a medida para que avance cómodo y siempre en función de su propia capacidad.

En Smartick se resuelven a diario dos millones de ejercicios y por cada ejercicio tomamos de 20 a 50 puntos de datos. Con la inteligencia artificial no solamente podemos mirar y tener una foto precisa de qué sabe y qué no sabe, vamos reaccionando en función de cómo se va comportando, sino que además nos vamos a adelantar para enseñar las cosas de la forma óptima.

 

¿Cómo ha apoyado Smartick a los docentes y los padres en momentos como el que hemos vivido con la pandemia del covid-19?

El papel de Smartick ha sido convertirse, por desgracia, porque la pandemia es una desgracia, pero se ha convertido en el mejor aliado de los padres colombianos. La prueba es que junto con Duolingo y Google Classroom han sido las aplicaciones más descargadas durante los meses severos de confinamiento.

 

¿Cuál ha sido el papel de Smartick?

Ha posibilitado que miles de niños puedan seguir con su ritmo normal de aprendizaje de matemáticas a pesar de estar cerradas las escuelas. Y no solamente que no se viera perjudicado su curso escolar sino que incluso siguieran avanzando, siguieran aprendiendo contenidos nuevos y se hubieran colocado por encima de la media de contenidos que tendrían que estar aprendiendo.

Por otro lado, a los padres que han tenido la fortuna de que por la naturaleza de trabajo se les permite trabajar desde casa, teletrabajar, los ha liberado de cierto tiempo a lo largo del día para poder trabajar y concentrarse en sus cosas. También para muchos padres que por una razón u otra, los niños desde ciertas edades ya no pueden ayudarles en sus tareas porque no tienen ese conocimiento matemático, con Smartick tienen toda la tranquilidad de que les enseñan, practican los ejercicios, tienen una serie de tutoriales asociados para explicarles conceptos nuevos. Smartick se ha convertido en el mejor aliado y en la solución para todas esas familias.

 

En el mundo hay una preocupación porque las plataformas de inteligencia artificial puedan reemplazar al maestro y a otras profesiones ¿Qué opina al respecto?

Un buen profesor es insustituible. Jamás una plataforma o una máquina podrá sustituir a un buen profesor, porque la pasión y el amor que transmite un profesor por una materia no te lo puede transmitir una máquina nunca.

Ahora bien, una máquina sí que puede minimizar el impacto causado por un mal profesor. Y por otro lado, sí es mucho mejor que un humano a la hora de personalizar los contenidos. ¿Cuál es el rol de metodologías como Smartick? Es proporcionar un entrenamiento a medida respecto a la velocidad y el tipo de contenidos. Smartick sabe exactamente qué tiene que proponerte y cómo tiene que proponerlo y qué tan rápido.

Es un complemento perfecto para el trabajo en el salón. El profesor enseña un concepto en grupo y luego cada uno practica acorde con sus capacidades. Es el mejor aliado para el profesor para la atención a la diversidad.

Ahora mismo en una escuela el profesor va a un ritmo medio, observa cuál es el nivel de la clase que tiene este año y fija un ritmo, los que están por encima suelen terminar las tareas rápido y pronto y esperan al resto. Y por otro lado, aquellos que son menos capaces y hagan lo que hagan no llegan a esas capacidades, comienzan el tema siguiente sin haber afianzado muy bien el anterior. Esto con Smartick no ocurre. Acá los que tienen más capacidad se quitan el freno de la clase y son capaces de avanzar todo lo que quieren avanzar y por el contrario aquellos que están rezagados Smartick tira de ellos y los acerca a la media de la clase.

 

¿Cómo pueden ayudar los padres de familia este proceso de formación que ayuda a hacer Smartick?

Smartick le quita a los padres la tarea tediosa de tener que buscar y proponer ejercicios a los hijos y tener que corregirlos. Se los da justo los que necesita, con lo que quita esa tarea más tediosa. Pero los mantiene informados en todo momento. Reciben un correo en cuanto terminan sus 15 minutos diarios con los contenidos que han trabajado y una valoración de cómo está progresando.

Los niños trabajan autónomos porque nos gusta fomentar la autonomía y que no reciban ayuda externa porque si no no sabemos qué saben y qué no saben, pero los niños tienen que trabajar solos y los padres están permanentemente informados, pero no tienen que estar involucrados ni ellos estar enseñándoles.

 

¿Cuál va a ser el papel de las plataformas digitales como Smartick para ayudar a nivelar en 2021 esa pérdida de aprendizaje que se dio en medio de la pandemia?

Con Smartick como se da un aprendizaje absolutamente a medida, los niños no han sufrido esa pérdida de aprendizaje. Los niños continúan avanzando.

En caso de que un niño empiece mañana y llegue con cierta pérdida acumulada, con Smartick va a identificar rápidamente cuáles son esas áreas en las que tiene carencias y va a poder trabajar en esas áreas hasta llevarlo al nivel que tendrían que tener. Con Smartick se va a poner al día e incluso se va a adelantar.

BOGOTÁ, COLPRENSA

Comentarios