Educación en la pandemia en Ibagué

Crédito: Suministrada / EL NUEVO DÍA
El 54.17% de los ibaguereños, insatisfechos con la educación. El 12.2% de ciudadanos afectados por la tristeza, en tiempo de la pandemia.
PUBLICIDAD

Tres encuestas divulgadas en los primeros quince días de diciembre del 2020, dan indicios sobre la situación educativa en Colombia y en Ibagué, en tiempos de la pandemia del Covid-19 que ha obligado al cierre de los planteles educativos desde el mes de marzo.

La encuesta de la red de ciudades Cómo Vamos, “Mi voz, mi ciudad”, evalúa la confianza y el optimismo de las personas a través de medios virtuales. Evalúa la percepción de usuarios de internet de 18 o más años de edad. Un poco más de la mitad de los encuestados (el 54.31%) manifiesta estar insatisfecho con la educación que se ofrece en Ibagué y sólo el 8.73% satisfechos, es uno de los resultados relevantes de esta encuesta realizada con una muestra no probabilística de 30.454 registros en el país, de ellos 1959 en Ibagué.

El Dane, por su parte, en el curso de la semana anterior divulgó la encuesta Pulso Social con abundante información sobre diferentes aspectos, entre ellos la educación. Un poco más de la quinta parte de quienes hicieron parte del estudio, en Ibagué, dicen que “no participaron en actividades educativas o de aprendizaje, a pesar de que la institución educativa ofrece clases virtuales pero en el hogar no disponen de computador, tablet o celular. Una tercera parte no cuenta con servicio de internet (el 31.1%). La tercera encuesta es del Laboratorio de Economía de la Educación de la Universidad Javeriana, sobre el uso de métodos de enseñanza antes y durante la pandemia. “El cierre de los colegios que dejó a los estudiantes por fuera de los establecimientos educativos este año (2020), obligó a los docentes a reemplazar métodos de enseñanza presenciales por unos remotos. Debido a que cerca del 63% de los estudiantes que asisten a los colegios oficiales no cuenta con acceso a internet y computador”, es una de las conclusiones. Entonces, paulatinamente se tiene acceso a datos sobre los efectos de la pandemia en el mundo escolar, datos que por ahora son incompletos. Porque los efectos evaluados a través de indicadores de cobertura (matrícula) y la eficiencia interna (deserción y reprobación escolar) del sistema escolar, sólo se conocerán hacia el mes de abril del 2021.

 

Mal en el servicio educativo

Lo común es establecer la relación entre los conceptos de satisfacción e insatisfacción para lo cual no son suficientes los datos cuantitativos de una encuesta, porque generalmente se trata de situaciones de bienestar subjetivo, originado en factores emocionales o cognitivos. A los datos cuantitativos le falta la voz de los afectados.

Se habla generalmente de satisfacción o insatisfacción laboral, pero, en este caso, los datos de la red de ciudades Cómo Vamos, entre ellas Ibagué, hacen referencia a la percepción que personas de 18 años o más  sienten cómo se ha prestado el servicio educativo durante la pandemia, en cuanto a medios tecnológicos utilizados, estrategias didácticas implementadas a distancia, estilos de enseñanza de los docentes, circunstancias vividas en los hogares, convertidos estos en escenarios para el aprendizaje.

Nerviosismo, tristeza, dificultades para dormir

Los temas de salud mental que ha originado el Covid-19 ameritan un análisis extenso. Por ahora, hay datos de la encuesta Pulso Social que se deben destacar.

Un 12.2% manifiesta que ha sufrido de estados de ánimo de tristeza, que en las 23 ciudades es del 18.3% en promedio.

La tristeza puede afectar a docentes y estudiantes en su desempeño académico y profesional, los unos y los otros. ¿Qué hacer ante estas situaciones?

 

En resumen, ¿qué dice “Mi voz, mi ciudad”, de Cómo vamos?

1. El 71.13% de los 1959 encuestados en Ibagué, contestaron que no están satisfechos con los “servicios educativos”, de ellos el 54.17%, insatisfechos y un 16.96% ni satisfechos ni insatisfechos. Pero lo grave es que sólo el 8.73% de estos perciben satisfacción con la oferta educativa que se ha dado en Ibagué en estos tiempos de pandemia. ¿Qué está pasando? ¿A qué se debe esta situación sobre la cual poco se habla?

La situación no es tan grave en comparación con las 23 ciudades que participaron. Barranquilla es la de mejor resultado en esta pregunta; sin embargo, en la capital del Atlántico la satisfacción sólo equivale al 33%, luego se trata de un problema nacional.

2.  En el país, la mayoría de los ciudadanos espera la vacunación contra el virus, para que los estudiantes regresen a las aulas. Un 59% en Ibagué, es de esta opinión y está a la cabeza, con Santa Marta, en esta petición. En Ibagué, otro 20% dice que se debe esperar al mes de enero para que se vuelva a la modalidad presencial.

 

Cambios en las estrategias de enseñanza

La crisis sanitaria generada por el Covid-19 crea problemas, debilidades y amenazas en la prestación del servicio educativo, pero, también fortalezas y oportunidades de cambio e inclusive de transformación de concepciones y prácticas arraigadas en el sistema escolar colombiano.

El uso de medios tecnológicos en los procesos de enseñanza y aprendizaje, de hecho se ha fortalecido y se quedará para siempre, muy seguramente. Se crean oportunidades para la oferta de educación virtual y los mandatarios de ahora y el futuro, deberán destinar mayores recursos para la dotación de herramientas tecnológicas y para garantizar la conexión a la red internet. En las instituciones de educación superior estatales, deberán crearse ofertas de programas académicos virtuales (online) para incrementar la cobertura en este nivel educativo.

El Idead de la Universidad del Tolima, debe ser dotado de los equipos requeridos para transitar de la modalidad de educación a distancia tradicional de ahora, hacia la educación virtual en los nueve departamentos donde hay Centros de Atención Tutorial en el momento. La encuesta Pulso Social a la que hacemos referencia en este escrito, se suministran datos interesantes sobre las aplicaciones móviles de aprendizaje y de las estrategias de enseñanza a las cuales han recurrido los docentes para sostener las actividades educativas con las aulas de los establecimientos educativos cerradas.

En Ibagué, el uso de aplicaciones móviles de aprendizaje se implementan en un 48.1% frente al promedio de las 23 ciudades de 73.4%, es decir, estamos rezagados.

Los encuentros presenciales con el profesor, han ocurrido en un 48.7% ; los estudiantes realizan las tareas que les asignan sus profesores, en un 5.3 frente a un 74.6% en las 23 ciudades, en promedio.

 

Problemas para clases virtuales

A pesar de que se hacen esfuerzos por parte del gobierno y las familias para sostener las actividades de aprendizaje a los estudiantes matriculados, en la mayoría de los casos la carencia de equipos de cómputo y de conexión de éstos a la red internet, la escasa formación previa de los docentes para la enseñanza virtual, se pueden considerar como los problemas críticos en estos tiempos de pandemia.

La encuesta del Dane, “Pulso social”, suministra datos sobre la situación económica del país, el impacto sobre la salud de las personas y sobre la oferta educativa en los tiempos de pandemia, información estadística que se puede resumir así, en lo relacionado con educación:

En las ciudades que participaron, “el 86,8% de los jefes de hogar y sus cónyuges en las 23 ciudades y áreas metropolitanas sostuvieron que los niños y niñas de su hogar continuaron las actividades educativas o de aprendizaje desde que cerraron las escuelas o colegios; el 3,2% sostuvo que no las continuaron; y el 10,0% dijo que los niños y niñas del hogar no asistían ni realizaban actividades educativas o de aprendizaje”.

En Ibagué, el 85.7% de los niños y adolescentes matriculados continuaron las actividades educativas o de aprendizaje a pesar del cierre de los establecimientos educativos. Es un porcentaje que se ubica hacia el promedio y cerca del total entre las 23 ciudades.

La mayor permanencia de estudiantes ocurre en Tunja, el 91.3% y la más baja en Medellín, el 79.0%. Pero la permanencia de las actividades educativas en Ibagué, expresan, además, que el 14.1% de los estudiantes matriculados en la capital del Tolima, abandonaron las actividades educativas durante la pandemia, principalmente debido a desinterés o insatisfacción con el estudio, a que los padres de familia “no pueden pagar la pensión (en colegios privados) por reducción de los ingresos económicos debido a la emergencia  del Covid-19, (un 7.6% de los padres) y a otros motivos, entre ellos los de salud mental.

 

Motivos para el abandono de actividades educativas

Los estudiantes matriculados que abandonaron las actividades educativas en Ibagué los hicieron por varios motivos, entre ellos un 22.5% porque “La institución educativa ofreció clases virtuales  pero el hogar no cuenta con dispositivos como computador, tablet o celular”; el 31.1% porque no dispone de internet, el 39.45 porque son estudiantes de colegios privados y sus padres no disponen de ingresos económicos debidos a la pandemia. La encuesta dice que Ibagué, entre las 23 ciudades, es la que ocupa el primer lugar en donde el 67.3%  manifestó que la situación económica en los últimos 12 meses  ha sido peor o mucho peor, situación que  se relaciona con el gasto educativo que los padres deben hacer para garantizar la educación de sus hijos.

LUIS EDUARDO CHAMORRO RODRÍGUEZ

Comentarios