La continuación de actividades educativas durante el coronavirus

Crédito: Suministrada / EL NUEVO DÍA
En las 23 ciudades que incluyen las más populares como Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla y Bucaramanga y, desde luego Ibagué, un 86.3% dijeron que sí continuaron en el sistema, lo cual permite inferir que un 13.7% abandonaron las actividades educativas o son ausentistas del sistema escolar.
PUBLICIDAD

¿Qué ha pasado en el sistema escolar durante la pandemia del coronavirus? ¿Qué efectos ha producido esta crisis humanitaria mundial sobre el acceso a la educación  en el 2021 que comienza? ¿Los 271.697 estudiantes matriculados en el 2020 en el Tolima, de los cuales 107.355 están en Ibagué, continúan sus estudios en el 2021?

¿Cuál es el estado emocional de padres de familia, docentes y estudiantes ahora?

Estos y muchos otros  interrogantes no están resueltos satisfactoriamente, pero hay indicios sobre lo que está ocurriendo en cuanto a la oferta educativa que se ofrece a los tolimenses en edades de la infancia, la adolescencia y la juventud.

No  hay  datos consolidados sobre la matrícula en la educación básica y media, pero el Dane el 25 de enero 25 pasado (2021) divulgó la información cuantitativa de la sexta ronda  de su encuesta Pulso Social, en la que se incluyen preguntas a los jefes de hogar  de  23 ciudades capitales y áreas metropolitanas, inclusive Ibagué.

Sólo cuatro preguntas sobre educación se realizaron en la encuesta que fue aplicada en 10.602 hogares, la cual recolectó información sobre otros aspectos de la vida económica del país, entre el 7 de diciembre del 2020 y el 3 de enero del 2021.

Se capta la percepción de los jefes de hogar sobre situaciones generadas por la pandemia, datos posibles de comparar con la encuesta similar realizada en octubre de 2020.

 

Sobre la situación económica

Hay temas de especial atención en estos tiempos de pandemia y entre ellos los relacionados con la salud, la educación y la economía, principalmente. La contabilidad sobre personas afectadas, recuperadas y fallecidas por el coronavirus se divulgan  diariamente. Los datos sobre el desarrollo económico, en parte, los medios de comunicación también divulgan indicadores diarios sobre la mayoría de las variables correspondientes, no ocurre lo mismo con los datos relacionados con educación.

En la última encuesta Pulso Social se pregunta: ¿Cómo considera usted la situación económica de su hogar comparada con la de hace 12 meses? La situación económica es peor en un 77.7% en las 23 ciudades, y más grave en Ibagué, en un 96.7%, según los encuestados.

Son datos que se relacionan con  la situación educativa porque familias en estado de pobreza y desempleo, indicadores que crecen, difícilmente podrán seguir atendiendo gastos directos de la educación en colegios privados, los costos de materiales educativos y vestuario de los estudiantes. Es una de las razones por las cuales instituciones educativas de Ibagué, de relativo prestigio, han sostenido o incrementado levemente la matrícula del año 2020, con estudiantes provenientes de colegios privados, donde se deben pagar costos de matrícula.

A esta situación económica de las familias se suman datos preocupantes sobre problemas de salud mental que se manifiestan en las respuestas de los encuestados.

A la mitad de los encuestados les preocupa el contagio. Se les preguntó: ¿Qué tan preocupado se encuentra de contagiarse de coronavirus? En las 23 ciudades están “muy preocupados” en un 40.9%, porcentaje que es mayor en Ibagué del 49.7%.

En Ibagué, la mitad dijo que no está interesado en vacunarse, un 50.3% (frente al 40.1% en las 23 ciudades); tiene preocupación o nerviosismo, el 35.9.% (frente al 42.8%); ha sentido soledad  el 9.7%, en comparación con el 10.1% en las 23 capitales y un 14.1% tristeza, en comparación con el 16.7%.

Datos que se pueden transferir a situaciones que viven los docentes y padres de familia.

 

Infantes y adolescentes

El Ministerio de Educación Nacional ha calculado en 102.880 el número de estudiantes que se habían retirado de las actividades de aprendizaje en Colombia, hasta agosto de 2020, dato que da indicios sobre  lo que puede ocurrir entre el  2020 y el 2021 en cuanto a población matriculada.

Una de las preguntas de la encuesta de Pulso Social del Dane, relacionadas con el bienestar social de la población en edad escolar fue: ¿Los niños/as de este hogar han continuado las actividades educativas o de aprendizaje desde que cerraron las escuelas y colegios?

En las 23 ciudades, que incluyen las más populares como Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla y Bucaramanga y, desde luego Ibagué,  un 86.3% dijeron que sí continuaron en el sistema, lo cual permite inferir que un 13.7% abandonaron las actividades educativas o son ausentistas del sistema escolar.

En Ibagué, un 85.9% dijo que sus hijos continuaron estudiando, aún con los establecimientos cerrados. Luego la diferencia es de 14.1% de personas en edad escolar que no continuaron estudios o no han accedido a la educación formal, porcentaje superior al promedio de las 23 ciudades.

Entonces, ¿cuál será la cifra de la deserción de cohorte o interanual entre los dos años? No se sabrá por ahora, porque los planteles educativos todavía tienen las matrículas abiertas y esto ocurrirá, por lo menos hasta fines de febrero y comienzos de marzo. Los datos de deserción escolar se registran en el momento de la matrícula, con relación al año anterior.

 

El problema del agua es grave

Para el rector de la Institución Educativa Alberto Castilla del barrio El Topacio de Ibagué, un problema u obstáculo para cumplir con la alternancia en la oferta educativa en este plantel con 2.140 estudiantes matriculados en el 2021, es el del déficit de suministro de agua en los planteles educativos.

“Desde hace 3 años, el Ibal cambió las tuberías de ingreso del agua de dos a una pulgada de diámetro, lo cual implica que el agua se agota ante la alta demanda del líquido. A la rectoría  y a los sanitarios de profesores no sube el agua. Con 500 estudiantes en cada jornada nos hemos visto obligados a ofrecer clases durante solo dos horas, mandar a los estudiantes a las casas cuando teníamos presencialidad.

“El problema del agua sigue vigente, la Secretaría nos ha enviado lavamanos para los cuales no tenemos el agua que se requiere. A ello se suma que no tenemos  resueltas las condiciones para aceptar la alternancia propuesta.

“Un 75% de nuestros profesores, tienen edades que superan los 55 años. No hay condiciones para las clases presenciales, a pesar de que los profesores me dijeron que sería bueno volver a las aulas porque 6 horas de trabajo docente de antes, durante la pandemia se han convertido en 20 horas, porque estudiantes y padres de familia llaman a los profesores a cualquier hora para pedir instrucciones sobre el trabajo académico”, dijo.

 

La opinión de Dagoberto Portela

La Institución Educativa San Simón de Ibagué, tradicionalmente ha sido la de mayor matrícula entre los 438 planteles educativos oficiales y privados que operan en la capital.

¿Ha disminuido la matrícula en la institución educativa entre el 2020 y el 2021?

Dagoberto Portela: “Con una matrícula de 4.030 estudiantes en todos los niveles educativos y las sedes, según el reporte de aula dada por los directores de grupo, nos mantenemos en el total de matriculados, sin contar la matrícula de educación por ciclos, nocturna, dirigida para jóvenes y adultos.

Hemos captado por lo menos un porcentaje de un 15% de estudiantes provenientes de colegios privados, por motivos de la crisis económica de las familias. Además, somos el único plantel educativo oficial que ofrece educación  preescolar del grado de jardín para niños de 4 años de edad, tenemos una matrícula de 420 estudiantes de los grados jardín y de transición de preescolar”.

 

¿En San Simón se acogen a la estrategia de la alternancia?

D.P. “En principio estamos de acuerdo con el regreso a las aulas, no tenemos oposición al respecto. Pero hay incertidumbre debido a que no se reúnen las condiciones  de dotación para evitar el riesgo que crea la presencialidad. Luego se debe resolver, por parte del gobierno, lo relacionado con las condiciones básicas para el regreso a las aulas; así por ejemplo, hay problemas de conectividad en los grados de educación básica hasta el grado noveno.

Coopemtol nos apoyó con equipos y disponemos de un computador por docente en los grados décimo y once. Nuestra propuesta es que ingresen a las aulas tres grupos por semana en tres segmentos”.

LUIS EDUARDO CHAMORRO

Comentarios