Eutiquio Timoté, el indígena Pijao candidato a la Presidencia y que nadie recuerda

Según datos, en esta imagen aparece Quintín Lame y Timoté, sin embargo este último no se logra identificar.
En 1934 hubo dos candidatos tolimenses a la presidencia. Por una lado estaba el hondano López Pumarejo, por el otro, el indígena Pijao Eutiquio Timoté. La historia del país ha olvidado su legado de defensa de las comunidades de la región.
PUBLICIDAD

A pocas personas les suena el nombre de Eutiquio Timoté. De hecho, la historia del país lo ha olvidado, a tal punto de que es imposible conseguir una foto suya o alguna esquela que rememore su vida y obra.

En el libro ‘Protagonistas del Tolima siglo XX: las más importantes personalidades del Tolima desde 1900 hasta 1995’ solo aparece mencionado una vez y muy brevemente.

El partido Comunista pareciera que también lo ha olvidado y para el movimiento indígena es un personaje de segundo orden, completamente opacado por Manuel Quintín Lame.

Mientras tanto, para los coyaimunos, su lugar de nacimiento, es uno de sus hijos más ilustres.

 

La vida de Eutiquio Timoté

Eutiquio Timoté nació en Coyaima, en una fecha difícil de establecer. Junto con José Gonzalo Sánchez formaron a principios del siglo XX el Supremo Consejo de Indios para proteger los derechos y la propiedad de los indígenas en el Tolima.

El departamento era utilizado como un lugar de refugio para los indígenas perseguidos en otras regiones. Así lo hizo Quintín Lame, que acababa de salir de prisión.

Se unió, por el resto de su vida, a la lucha por la defensa de los resguardos indígenas de Ortega y Chaparral, los cuales habían comenzado a ser parcelados.

La amistad de Eutiquio Timoté, José Gonzalo Sánchez, y Quintín Lame duró hasta que los dos primeros se unieron al recientemente creado partido Comunista. Sánchez y Timoté pensaban que la acción política debía ir de la mano de la lucha simbólica. Su intención era lograr poder político para ampliar sus frentes de lucha.

Así lo registró la prensa comunista en ese entonces: “La conferencia nacional del partido, reunida en Bogotá, con asistencia de 150 delegados de varias organizaciones comunistas nacionales, acordó presentarse al próximo debate con candidato propio, para lo cual eligió a Timoté.

“El comunismo ha iniciado los preparativos del caso para que sus afiliados de todo el país se presenten a las urnas a votar por Timoté, acerca de cuya personalidad no podemos dar a nuestros lectores ningún detalle”, finalizaban los órganos de difusión del partido Comunista.

El liberal Alfonso López Pumarejo, quien le ganó en elecciones presidenciales en 1934.

La separación de Quintín Lame

Quintín Lame siempre les reprochó, a Eutiquio Timoté y a José Gonzalo Sánchez, su adhesión a un partido político. Para él, por lo menos en un principio, los indígenas no se debían prestar a ese juego.

Según Mónica Lucía Espinosa, profesora del departamento de Antropología de la Universidad de los Andes, era principalmente el catolicismo que profesaba Quintín lo que lo hacía rechazar la ideología comunista.

“Para Lame el comunismo y la fe católica eran irreconciliables. Además, consideraba que la ‘causa indígena’ se había visto opacada por la política comunista de crear un frente unido de lucha entre los trabajadores, sin distinción de las demandas culturales de los indígenas”, asegura la académica.

 

Lea: --> Quintín, el indio que recordó la herencia guerrera Pijao

Según Luma Flórez, de la Asociación de Cabildos Indígenas del Tolima, para Quintín Lame era más importante la recuperación de la tierra que la lucha por el poder político: “Lo que Eutiquio buscaba era llegar a la presidencia para ahí hacer un cambio estructural para las comunidades indígenas”, aseguró.

Así mismo, dijo que Timoté pretendía unir no solo al pueblo indígena, sino también al campesinado y a los diferentes sectores sociales marginados.

Quintín Lame continuó activo en Ortega, defendiendo las banderas más tradicionales de la causa indígena, mientras que Sánchez y Timoté se quedaron en el área de Coyaima y Natagaima defendiendo las ligas agrarias.

Años después Quintín buscó acercar su parte del movimiento indígena al partido Conservador y la separación con Timoté fue definitiva.

Las elecciones de 1934: dos tolimenses por la Presidencia

En 1930 había resultado electo el liberal Enrique Olaya Herrera, esto gracias a la división conservadora que se presentó entre Guillermo León Valencia y Alfredo Vásquez Cobo.

Olaya Herrera tuvo un gobierno fuerte, impulsado por la guerra con Perú.

Ya en 1934 el partido Conservador presentía una abrumadora derrota y por eso no presentaron candidato propio. Entonces el partido Comunista presentó a Eutiquio Timoté como candidato, el primer indígena en hacerlo en la historia del país.

Alfonso López Pumarejo, también tolimense, era el candidato del oficialismo liberal y a la postre obtendría la victoria con una abrumadora diferencia, la mayor en la historia de Colombia.

López logró 938 mil votos y su contendor, el indígena Eutiquio Timoté, sacó unos 3.400 votos. López obtuvo el 99,64%, Timoté apenas el 0,36%.

Luego de esa candidatura, que todos sabían más simbólica que práctica, Eutiquio Timoté regresó a Coyaima, donde continuó trabajando. Murió en la década del 40.

José Gonzalo Sánchez fue envenenado con una taza de café que le provocó fuertes dolores estomacales y finalmente la muerte.

Quintín Lame, por su parte, murió de vejez en Ortega 1967, totalmente empobrecido, pero rodeado de su gente y preparado para quedar en la historia del movimiento indígena.

 

Frase

"Eutiquio Timoté, primer candidato de los de abajo; hoy asumimos la tarea en el mismo espíritu, lucha por la madre tierra y por la vida digna", Eutiquio Timoté, primer candidato de los de abajo; hoy asumimos la tarea en el mismo espíritu, lucha por la madre tierra y por la vida digna.

CAMILO JIMÉNEZ

Comentarios