Una editorial de Alejandro Galvis a propósito de los 25 años de ‘El Diario de los tolimenses’

Crédito: EL UNIVERSAL/ VANGUARDIA - EL NUEVO DÍA
Esta redacción trae para esta edición uno de los gratos recuerdos que dejó este líder a través de sus letras: “Y es que cuando un periódico tiene liderazgo en la región, es muy difícil quitárselo. Por eso pienso que vamos a tener vigencia, porque la gente necesariamente vive ávida de información y de conocer lo que sucede en su región y en el mundo”.
PUBLICIDAD

De este nuevo amanecer que se pensó sería EL NUEVO DÍA, y su aparición aquel 29 de noviembre, han pasado 25 años (2017) , lapso en que se ha caracterizado por ser, más que un periódico, un proveedor de contenidos que surgió en una región mucho más madura, que necesitaba un medio de comunicación como el que hoy nos acompaña.

En aquella época, el Tolima había salido del desastre de Armero, y fue una situación crítica en el país, con una destrucción gigantesca, por eso el Gobierno decretó una ley de beneficios tributarios para todos aquellos que invirtieran en la región.

Nos unimos con empresarios de El Colombiano y El Universal y resolvimos que valía la pena iniciar, esto con el ánimo de socios locales. 

El periódico nació, se desarrolló y creció bien,  aunque la competencia en los primeros años fue muy dura; en contenido, se han vivido momentos difíciles, porque con tanta corrupción que hay en el país y las situaciones difíciles que vive el Periódico, tiene que enfrentarse a situaciones contra gobernantes y algunas veces contra gremios, en que la primera intención del sector público es quitarle avisos y promover que no se los den.

Ha faltado apoyo de la gente del Tolima, que no se da cuenta de que un medio de comunicación escrito es definitivo para la historia de la región, y afortunadamente hoy es rentable, aunque ha sido difícil mantenerlo, pero el tesón de los socios ha sido muy importante, al apoyarlo con capital y no distribuir dividendos cuando ha habido, para guardar los recursos.

En fin, ha sido una labor de bastante compromiso y de fe en tener periódico, y ha primado eso sobre el deseo de los socios.

Y es que cuando un periódico tiene liderazgo en la región, es muy difícil quitárselo. Por eso pienso que vamos a tener vigencia, porque la gente necesariamente vive ávida de información y de conocer lo que sucede en su región y en el mundo.

En estos 25 años que estamos celebrando, valga la pena hacer un reconocimiento a los magníficos socios de Ibagué y Bucaramanga, que nos han apoyado en todo momento y que han dado una mano al Periódico cada vez que lo ha necesitado.

De alguna manera, también, agradezco a todos los empleados, a los lectores y a los expendedores y gente vinculada a la publicidad, así como a patrocinadores: con el apoyo y la labor de todos, EL NUEVO DÍA ha tenido una trayectoria exitosa y con muy buen futuro.

Facetas

Editorial en contexto a la celebración y pronunciamiento de Galvis

Probablemente algún incrédulo de aquella época hoy podría verse sorprendido al enterarse de que esta empresa, que inició con unas contadas máquinas de escribir y unas 70 personas sedientas de informar las buenas nuevas del departamento, llegaría a cumplir un cuarto de siglo.

No obstante, hoy celebramos nuestros primeros 25 años y estamos de celebración porque, quizás, aunque no sean tantos en comparación con otros diarios de Colombia, hemos alcanzado cierta mayoría de edad, y el cariño y reconocimiento no solo en nuestro departamento, sino además fuera de él, reflejado en el eco de nuestras portadas, artículos y demás informes, recompensados con premios como el CPB y el Simón Bolívar, que así lo confirman.

No es fácil resumir en unas cuantas líneas ese camino que ha llevado a EL NUEVO DÍA a posicionarse con humildad y garantía de profesionalismo como el medio de comunicación más influyente de la región.

Fundamentales han sido la confianza y credibilidad de miles de lectores, anunciantes y aliados estratégicos que han visto en nuestro trabajo un esfuerzo colectivo rodeado de responsabilidad y transparencia, y que nos ha permitido trabajar y generar respeto y valor en verdes, azules, amarillos, rojos, alejados de cualquier mezquindad ideológica y sectarismo político.

Informar con la verdad y nada más que la verdad ha sido siempre nuestro reto y nuestra misión, al ser promotores del bien común y del buen uso de los recursos públicos.

Hoy, además de congratular la tan especial fecha, no queda más que agradecer por la confianza a propios y extraños que nos han permitido, día tras día, ser el Diario de los Tolimenses. 

A nuestros accionistas, a los de siempre y a los que hoy llegan, muchas gracias por apostar a la continuidad de nuestro medio en estos tiempos tan cambiantes y complejos. A todos nuestros periodistas, colaboradores, vendedores y líderes de área, que con su trabajo engrandecen esta editorial.

A nuestros columnistas, quienes, además de exponer su pensamiento, enriquecen nuestras páginas. A nuestros clientes y anunciantes, quienes han comprendido en su mayoría que el hecho de pautar en nuestras páginas no exime nuestra responsabilidad y la misión de denunciar e informar cuando en algo se les comprometa.

Finalmente, a nuestros lectores, que son esa razón de ser por las que madrugamos y trasnochamos todos los días para tenerlos informados de manera veraz y objetiva. Mil y mil gracias a todos.

Que no quepa la menor duda a nadie de que en EL NUEVO DÍA seguiremos luchando por la búsqueda insaciable de la verdad y el aporte al bienestar de los tolimenses, con liderazgo, seriedad y compromiso, tal y como lo hemos hecho en estas más de dos décadas de existencia; para ello, deseamos y esperamos que en nuestra región nos apoyen y siga progresando el sentido de pertenencia por lo nuestro, por nuestro territorio, nuestra cultura y por las cosas en general de nuestra región, sin envidias y cangrejismos que a veces tanto nos critican. 

Facetas

DATO

Alejandro Galvis Ramírez

Fue uno de los empresarios más importantes de Santander y precursor de diarios regionales como El Universal de Cartagena, La Tarde de Pereira, El Liberal de Popayán, EL NUEVO DÍA y Q’Hubo de Ibagué.

Propietario del diario bumangués Vanguardia Liberal. A comienzos de los 90 fue invitado a Ibagué por un grupo de personas conformado, entre otros, por Antonio Melo, Roberto Mejía Caicedo y Santiago Meñaca, para fundar un diario regional.

Su experiencia en la gerencia de estas empresas, con la que consolidó un emporio económico, fue decisiva para que EL NUEVO DÍA pudiera ser realidad. Economista de la Universidad de los Andes, magíster en Administración de Negocios en la Universidad del Estado de Michigan y especialista en Gerencia de Periódicos de la Universidad Northwestern.

Redacción facetas

Comentarios