emergencia

 

‘Este año viviremos Las músicas que somos - Tolima’

Crédito: Hélmer Parra - Archivo - Ibagué Festival / EL NUEVO DÍA
Contenido Exclusivo
Esta redacción habló con Alejandro Mantilla, director Artístico del Ibagué Festival, que trae para este año una edición descentralizada y un proceso que fortalece la tradición, particularmente musical, con una programación gratuita y boletería digital.
PUBLICIDAD

Mantilla

El Nuevo Día: Continúa esta apuesta llamada Ibagué Festival desde una edición ya institucionalizada y luego de una pausa a causa de la pandemia, ¿cómo será esta edición?

ALEJANDRO MANTILLA: En esta edición hemos definido un eje temático llamado ‘Las músicas que somos - Tolima’ (...) reconocer que somos músicas diversas, que las músicas son para todos aunque existan especializaciones y gustos. Sintéticamente el festival busca que el conjunto de las expresiones musicales del mundo entero puedan irse circulando, dialogar y encontrarse entre sí.

Este espacio no solo es plural por la diversidad de géneros y estilos sino porque también es un espacio intercultural, hemos insistido mucho en eso. (...) Este año nos hemos dado a la tarea de conocer el territorio y su población, en sus formas de crear y construir procesos culturales, nos vinculamos con más de 50 agrupaciones musicales locales.

Tuvimos 58 audiciones de agrupaciones, sobre todo musicales y otras de danza, teatro y circo, y con esa perspectiva hemos ido poco a poco reconociendo cuáles son las tendencias de las artes con el departamento. Va a avanzar en pertinencia, en interés para el conjunto de la población.

E.N.D.: Con ese propósito de descentralizar, de llegar a territorios también desde lo académico, ya se llevan a cabo talleres, ¿cómo avanzan?

A.M.: El festival tiene varias líneas con un peso específico. La artística está sobre tres grandes campos de la música, las académicas o clásicas, las músicas populares que tienen énfasis masivos y que cuentan con variaciones dadas en las expresiones más contemporáneas. 

Y la tercera área grande de construcción son las tradiciones de las regiones, aquellas memorias que no han estado quietas ni olvidadas. El Tolima en particular tiene un flujo permanente de diálogo y expresión de lo campesino y lo semirural.

Otra de las dimensiones es la formación, y es para nosotros tan importante lo artístico como lo educativo, y lo decimos con convicción y más en un país como el nuestro en el que verdaderamente se necesita un patrimonio colectivo, y por eso estamos haciendo 10 procesos simultáneos de formación de audiencias en municipios, incluido Ibagué.

Ya estamos en Chaparral, Melgar y Líbano, pero también estamos trabajando en El Salado y Villarrestrepo. Con la Universidad de Ibagué, Efac, tenemos un proceso en curso porque consideramos que contribuimos a que los públicos vayan conociendo mejor esta gama de estilos y así tengan una capacidad de disfrute mayor. Y también mejor integración.

E.N.D.: Y hablando de formación, el Ibagué Festival no es solo el certamen que se cumple en agosto, ¿cuáles son esos contenidos a lo largo del tiempo y espacio?

A.M.: Formación de audiencias y clases magistrales a cargo de destacados profesionales, por una parte. Pero en el campo artístico también estamos promoviendo la formación, no solo en la creación estética sino en la producción; para la Fundación Salvi, la producción es una línea completamente decisiva para que la calidad de lo artístico realmente tenga el espacio y las condiciones propicias para manifestarse.

Estamos haciendo un taller de producción de luminotecnia, de audio y montaje escénico en el Teatro Tolima con invitados de distintas partes del departamento y también con invitados de distintos procesos independientes como mánagers, técnicos, hay una representación de 50 personas que hemos traído. 

Y también la lutería, que es fundamental para el país porque no la ha madurado suficientemente en lo académico, aunque cuenta con antecedentes en lo técnico en las regiones; pero, la fundación se especializó por su origen, y desarrolla con el Conservatorio del Tolima la creación de un programa asesorado por la Escuela de Cremona, Italia, que funciona maravillosamente y que beca a estudiantes de la región.

E.N.D.: ¿Cómo le ha ido al Festival en la ciudad, qué tal estuvo la primera edición?

A.M.: Cuando llegamos en el 2018 empezamos a ver los múltiples esfuerzos y logros que hay en Ibagué en cuanto al crecimiento de la escena. Hay buenos desarrollos, encontramos el florecimiento de tres décadas para acá, con tendencias juveniles y otras académicas que han venido dándole un giro a la oferta musical. Y eso lo valoramos mucho en este contexto.

Hemos visto festivales dedicados a la tradición campesina o las músicas, y las danzas tradicionales también se están dando espacio hacia un seguimiento de diálogo con otros géneros y estilo (...) Seguimos trabajando con fuerza.

ibagué festival

E.N.D.: Ibagué Festival también aporta desde la cultura a la reactivación económica, cuál es la apuesta desde la producción al talento tolimense.

A.M.: Es un hecho de responsabilidad con el país, desde un proceso cultural que debe tener iniciativas, alternativas tangibles para que podamos sumar al proceso de creación de esperanza para la gente. 

(...) Tenemos un esfuerzo muy grande que es exclusivo de esta versión, que hemos hecho el reconocimiento de más de 58 agrupaciones para poder seleccionar en ese marco, a cerca del 40%, una forma de demostrar que nuestro compromiso es real, abriendo un espacio para más de 20 agrupaciones locales que van a ser parte de la programación al ser seleccionadas por sus méritos. 

Y además, los espacios para los aspectos logísticos y técnicos que también está dando lugar a que se contraten talentos locales, a que se vinculen los becarios y anfitriones, el personal de apoyo al equipo nuestro que es especializado y que entra en diálogo con lo local. 

Edición 2021

E.N.D.: ¿Cómo se llevó a cabo la curaduría?

A.M.: Esa curaduría está básicamente integrando las dos vertientes: los géneros y estilos musicales, con la perspectiva territorial y cultural que es lo local pero también lo nacional e internacional, entonces toca fundir esas dos y ahí nos va dando el tejido.

Se va concretando con los géneros. Tolima y Colombia necesitan fortalecer su cultura académica, mucho más; aún no es suficientemente fuerte, pero hay unos embriones fundamentales que aquí se han construido. 

Tendremos a Paula Gallego, una clarinetista formada en Moscú y que vive en Marinilla, que viene a dialogar con el Ensamble Santa Cecilia, por ejemplo. (...) Hay unos encuentros fundamentales porque nuestro concepto de curaduría es que a los públicos no hay que subvalorarlos.

En cualquier contexto socioeconómico al que pertenezca, tiene la capacidad de apreciar cualquier música; lo que tenemos que hacer es mediaciones, quitarnos los prejuicios, ganar terrenos en la formación que todavía es escasa y débil. 

Perfectamente el público del Maracaná va a escuchar una música académica internacional y sorprenderse con ella, pero al mismo tiempo, va a escuchar a Jam G, un rapero de la ciudad que se destaca por su estilo.

Y terminamos con música popular, que especialmente los públicos de esta comuna aprecia y disfruta como lo es Jeison Jiménez. Ese es un ejemplo de uno de los conceptos de curaduría. 

E.N.D.: En cifras, ¿cuántos artistas y escenarios tendrá el festival este año? 

A.M.: Estamos con más o menos 33 agrupaciones artísticas, incluidos los talleristas. Tendremos cuatro espacios de barrio: Belén, El Salado, Villarrestrepo y El Maracaná; además de los escenarios centrales: Parque Centenario, sala Alberto Castilla, Teatro Tolima, Museo de Arte del Tolima que entregará una sorpresa, una instalación musical artística en convenio con ArtBo, sumando entonces más de siete.

Sumando a los municipios, esta vez Chaparral, Líbano y Melgar, que tienen programaciones antes, durante y después del Festival. 

E.N.D.: ¿De cuántos talleres hablamos esta vez?

A.M.: Tenemos además del taller de producción, de lutería, siete espacios de clases magistrales. 

E.N.D.: El mecanismo de participación cómo será, ¿habrá boletería?

A.M.: Toda la programación será gratuita, todos los conciertos serán gratuitos en esta edición con una vía de participación inteligente y activa. Todo el que desee participar en los conciertos, con aforo limitado, deben estar alerta porque a través de Tu Boleta generamos los distintos códigos de boletería digital.

Apenas se abra la convocatoria para cada uno de los espacios de concierto, la gente a través de su celular descarga un código que presentará a la entrada de cada espectáculo. La programación de barrios tendrá una producción especial con escenario móvil y tarimas con todo el montaje de exigencia.

E.N.D.: Una edición imperdible, ¿cuál es la invitación?

A.M.: Agradecer tanto a la ciudadanía como el sector artístico y las instituciones del Estado que nos han recibido muy bien, hemos tenido muy buena acogida en los municipios, en los barrios. Hemos encontrado además procesos muy admirables. Una aproximación bellísima.

Por eso los invitamos a disfrutar de los conciertos, no solo de las músicas que les gustan sino que van a sorprenderse con otras que tienen una sensibilidad especial. Será un encuentro entre jóvenes y mayores en el que podrán disfrutar las músicas que somos. 

Julia

También habló Julia Salvi 

La gestora de esta idea llamada Ibagué Festival y presidenta de la Fundación Salvi, Julia Salvi, compartió su visión de esta experiencia que llega a una segunda edición, y afirmó que es diferente verla desde su área como organizadora, “hay diferentes maneras de verlo. Nosotros nos hemos encontrado al pensar en las músicas que somos en el Tolima, con unas sorpresas increíbles.

Sorpresas en el sentido bueno de la palabra, pero también en un sentido crítico, porque cuando tú revisas la casa, cuando miras en la realidad que hay, tú tienes que escoger de todo lo que hay qué te sirve y qué no te sirve.

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí https://digital.elnuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

ALEJANDRA CAVIEDES

Comentarios