24 Octubre 2014
Publicidad
Publicidad
Generales
Miguel Gallardo: Una leyenda hecha canción
Pese a su temprana muerte, producida el 11 de noviembre de 2005, Miguel Gallardo alcanzó la inmortalidad gracias a legendarias canciones como:
INTERNET - EL NUEVO DÍA
El cantante Miguel Gallardo.
(Foto: INTERNET - EL NUEVO DÍA )
Noviembre 14, 2011 - 00:00

“Hoy tengo ganas de ti”, “Otro ocupa mi lugar” “Saldré a buscar al amor”, “Tu amante o tu enemigo”, “Corazón”, “Muchachita”, “Te acordarás de mí”, “Corazón viajero”, “Una lágrima por ti”, “Mientras te amo”, entre otras… Un artista que se transformó en leyenda hecha canción.

“Fuiste ave de paso y no sé por qué razón me fui acostumbrando cada día más a ti…”, dice la canción que en 1975 posicionó con gran éxito a José Miguel Gallardo Vera en el campo de la música romántica en Hispanoamérica. Sin embargo, Miguel no fue aquella ave de paso que cruzó el firmamento para dejar en el alma una ausencia irremediable; al contrario, sus alas se extendieron tan alto que vuela todavía con mirada firme en el recuerdo y en el sentimiento de todos sus seguidores. Hoy, que ya se han cumplido seis años de su muerte producida por un cáncer, queremos brindar un homenaje a este artista español, quien dejó un legado prominente tanto en el ámbito de la discografía como en la cultura musical de España.

Alcanzando las estrellas
A partir de 1973, ya como Miguel Gallardo, grabó algunos discos con impacto inmediato: “Bajo la lluvia”, “Happy song”, “Tu canción”, “Pequeñas cosas”, “Recordando a Glenn”, “Hay un lugar”, “Quédate”, entre otras; sin embargo, no sería hasta 1975 cuando Miguel vio realizado uno de sus más grandes sucesos musicales: “Hoy tengo ganas de ti”. Esta canción de su autoría lo consagró en el gusto de la gente, pues durante un mes el tema ocupó los primeros lugares de popularidad en su país. “Hoy tengo ganas de ti” fue catalogado como uno de los discos más vendidos tiempo después, cuando superó los dos millones de copias producidas en España. Originalmente, la canción fue lanzada en un single que se acompañó del tema “Si te quedas atrás”. Tiempo después fue incluida en su álbum “Autorretrato”.

De igual manera, en 1976 grabó otra de sus canciones muy reconocidas: “Otro ocupa mi lugar”: “Fui tu gran amor, tu eco y tu voz, tu amanecer, el compañero de tu ayer. Te dí mi alma y mi hogar, mi juventud, mi soledad, amé tu cuerpo, tu sonrisa, tus defectos, tus caricias y ahora otro ocupa mi lugar, otro duerme junto a tí. Él se lleva lo que amé, sin pensar que mi camino se acababa, que sin tí no valgo nada…”. Igualmente, algunos otros temas de esta época son: “Desnúdate” (1977), “Saldré a buscar al amor” (1978), “Gorrión” (1978) e “Y apago la luz” (1980). Respecto a “Gorrión”, comentó el artista: “Yo estaba en Barcelona, me encontraba leyendo unas poesías, y vino a mi mente la fragilidad de ese pajarillo, que es tan poco vistoso, pero tan tierno. Lo asimilé a una chica que en esa época conocía y salió por casualidad la canción”.

Por su parte, en la década de los ochenta, Miguel grabó varios álbumes que alcanzaron discos de oro y platino en la mayor parte de países de habla hispana. Tras un ligero retiro, publicó en 1984 el álbum: “Tu amante o tu enemigo”, en el que destacó la canción que le da título al trabajo discográfico, así como los temas: “Corazón”, “Muchachita” y “Te acordarás de mí”. Por su parte, en 1985 grabó el álbum “Corazón viajero”, que incluía las canciones: “Corazón viajero”, “Una lágrima por ti” y “Mientras te amo”, entre otras.

 En esta época realizó continuas giras por España y América, actuó en eventos tan emblemáticos como el XXVI Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar (Chile) en 1985, en el Madison Square Garden de Nueva York y en el Greek Theatre de Los Ángeles. Su álbum “América”, que contenía temas como: “Muñeca”, “Baila gitana”, “Se me olvida olvidarte”, entre otros, fue lanzado internacionalmente en 1989. Por este trabajo discográfico Miguel fue nominado a los Premios Grammy en ese mismo año, y aunque no fue el ganador del galardón, puesto que José Feliciano lo obtuvo, la distinción fue muy importante. “América para mí significa la libertad, significa el derrumbar los muros del castillo, y encontrarte en unas praderas inmensas. En 1991 dije: América es donde el ser humano todavía puede soñar”, comentó el cantante en una entrevista en 1991. 

En 1990 Miguel Gallardo recibió el Premio ACE, de la Asociación de Críticos del Espectáculo de Nueva York, como mejor cantante latino. En 1991 lanzó su último disco “1+1:3”. En 1999 recibió un Disco de Diamante por las ventas del catálogo de Veramusic en sus tres primeros años. Esta fue su editorial y productora discográfica. En mayo del 2004 recibió un homenaje por haber vendido más de diez millones de discos durante su trayectoria como artista, compositor, editor y productor.

Cabe decir, además, que Miguel Gallardo no sólo fue interprete de su canciones, sino que cantó con gran éxito temas de autores como Rafael Pérez Botija, particularmente la canción “Gavilán o paloma” (1978), que en México hizo éxito el Príncipe de la Canción José José y, por su parte, en España, el recordado Pablo Abraira.  

De Granada a Barcelona:
Eddy Gallardo y su “Billy Bom”
Albaicín, una comunidad situada al norte de Granada (España), fue el lugar que vio nacer a Miguel Gallardo el 29 de septiembre de 1949. Desde muy pequeño mostró aptitudes para la música y el canto; sin embargo, él nunca imaginó que su talento lo llevaría a convertirse en una de las figuras más reconocidas de la escena artística de su país. En 1955 se trasladó a Sevilla en donde inició sus estudios primarios, dos años después viajó a Barcelona junto con sus padres; ellos fundaron un negocio en el que vendían frutas y verduras. En esta ciudad, Miguel culminó sus años de bachillerato e inició y terminó los estudios superiores en la Universidad de Ingeniería Técnica de Vilanova i la Geltrú. Al mismo tiempo, el joven aprendió solfeo, guitarra y piano en el Conservatorio de Música de Barcelona. “Mi padre creía que yo iba a ser Ingeniero Electrónico, pero yo tuve siempre la llamada de la música, por lo que llevaba una especie de doble vida, una frente a mi padre y otra al luchar por escribir canciones para distintos intérpretes”.

 En Barcelona, inició su carrera discográfica como compositor para otros cantantes; de esta época se destaca, por ejemplo, el tema “No, a mí no”, que hiciera éxito el grupo español Los Sirex. En esta cuidad conoció a José Luis Verissimo, un talentoso pianista quien lo invitó a presenciar los ensayos de su grupo. Al respecto comentó Verissimo: “Él venía con nosotros y nos veía tocar, yo era pianista e interpretaba el órgano y el acordeón; entonces, un día, como a Miguel le gustaba mucho cantar y componer, hizo una canción sencillita. Se grabó ese disco como prueba y pasó desapercibido. “Billy Bum” era el título de la canción”. De esta forma, bajo la identidad de Eddy Gallardo dio a conocer sus primeros discos sencillos: “Billy Bom”, “Jenny”, “Sentimiento” y “Explosión de amor”.

El estilo de Miguel en sus composiciones, creadas bajo una mezcla estética de  poesía con discurso urbano y cotidiano, atrajo fuertemente al Director del prestigioso sello EMI-Harvest. Al respecto, comentó el artista: “Un día, cuando me encontraba cantando en un estudio de grabación para otro cantante, me escuchó el Director de la Compañía EMI, Jesús Jarabo, y me dijo: -Hombre, deberías grabar tus propias canciones-. Esto era lo que yo estaba deseando y, así, por casualidad, empecé como cantante”.

Para esta época, Miguel había recibido influencias musicales de artistas internacionales. Al respecto, planteó el cantante en una entrevista que le hicieron a comienzos de los setenta: “Creo que todos, cuando empezamos, tomamos un poco de alguien o de algo. Yo me he basado bastante en la música internacional, por ejemplo, podría hablar de Stevie Wonder o Cat Stevens, artistas que me han gustado mucho (…) Creo que se empieza basándose en las ideas de esta gente y si realmente vales, pues creas tu propio estilo”. De ahí que Miguel no sólo compusiera e interpretara música melódica, sino también canciones más rápidas.

Entre el cáncer y la música: Un inesperado final
Durante una época, Miguel se retiró del ambiente artístico como intérprete, puesto que decidió darle un giro a su vida fundamentalmente por motivos familiares. Su hijo (Alejandro), hizo que abandonara las giras internacionales. Él siempre viajaba por el mundo, y el pequeño demandaba su presencia. Al respecto, comentó el artista: “Llega un momento en el que todo hijo necesita a su padre, y ese fue el motivo personal que me hizo cambiar”; sin embargo, Miguel no abandonó completamente la música, pues, pese a su retiro como cantante, compuso y produjo para artistas como: Azúcar Moreno, Sergio Dalma, Ana Belén, Ana Torroja, Lucero, Valeria Lynch, Los del Río, entre otros. Además de esto, tuvo una editorial, una productora y varios negocios en la construcción. Del mismo modo, vivió en Miami muchos años y después volvió a Madrid, cuidad que se constituyó en su residencia oficial.
 Muchos empresarios le hicieron propuestas para que volviera a grabar: “Lo de volver a cantar me daba bastante cansancio, he estado como veinte años de mi vida subido en un avión. Actualmente, me están insistiendo compañías grandes para que grabe un disco. Y no digo que este proyecto no vaya a existir, es posible, pero con mucha tranquilidad y, desde luego, con mucho respeto a tanta gente que me ha acompañado en mi carrera. Si vuelvo, es para dar algo bueno, sino, no saldrá de mi estudio”.

Fue en este momento, cuando de manera sorpresiva, le detectaron el cáncer en el riñón. “Miguel me dijo: “-Tengo una afección del riñón, me van a operar, me van a extraer un riñón, pero ya estoy casi seguro. Cuando salga de quirófano te llamo-. Él me llamó: -Ya han terminado. Tengo que hacer reposo, ahora ya estoy bien-. Y no estaba bien, ya el cáncer se lo había comido casi todo” (José Luis Verissimo). Por su parte, Miguel Vilches, ex mánager de Miguel Gallardo, comentó para la historia detrás del mito: “Fue una cosa repentina, de repente él se siente un poco mal, le dolía una parte del estómago, va al médico y es cuando le detectan el tumor. De inmediato lo operan y le extirpan el riñón, puesto que concretamente tenía el cáncer allí. Él gozaba de buena salud, por lo que su enfermedad fue algo inesperado. Lo triste es que la operación, en un principio, estuvo bien, le extirparon el riñón y casi se pudo erradicar por completo el cáncer, pero tiempo después vino una complicación, hubo una metástasis y se reprodujo más la enfermedad”.

Pese a estar afectado por el cáncer, Miguel trató de ser discreto ante los medios de comunicación e incluso frente a sus amigos. La muerte era un tema del que nunca quiso hablar. Dedicó los últimos meses de su vida a componer canciones para aquel nuevo trabajo discográfico: un álbum doble en el que pretendía incluir sus temas clásicos, acompañados de canciones inéditas, trabajo que significaría el retorno de su brillante carrera. Debido a su progresivo deterioro físico, pudo grabar únicamente las melodías de este trabajo, es decir, las bases musicales, por lo que quiso dejar las voces para el final… cosa que no pudo hacer. Finalmente, a mediados del 2005, el cáncer empezó a hacer estragos en el artista. El 11 de noviembre de ese año, luego de una feroz batalla contra la enfermedad, Miguel Gallardo murió en una clínica de Madrid. Sus restos fueron velados en la funeraria de La Paz.
Cabe decir entonces, para finalizar, que pese a su muerte, el recuerdo de Miguel Gallardo está presente en todos sus seguidores. El carisma, el profesionalismo, la creatividad y la disciplina, hicieron de él una leyenda hecha canción. ¡Hoy lo recordamos con gran admiración!   

Semblanzas de Miguel Gallardo
“Miguel Gallardo, mi querido y recordado amigo, era una persona excepcional. Qué pena que los genios partan tan pronto, ¿será porque son los elegidos? Para mí, él lo era. Lo querré y le admiraré por siempre. Le mando un beso hacia las estrellas”.  
Emilio José
 
“Óscar, hago un breve paréntesis en mi gira por República Dominicana para unirme a tu homenaje a mi buen amigo Miguel Gallardo, del cual conservo un grato recuerdo. Era un gran profesional y escribía canciones y textos maravillosos. En tiempos pasados trabajábamos con el empresario que le llevaba a él de Barcelona. Me alegra este merecido homenaje a un amigo y a un gran artista con quien compartí inolvidables momentos”.
Juan Bau

“¿Qué puedo decir de mi querido y admirado amigo Miguel Gallardo?... Que era un lindo ser humano, poseedor de un talento único, con el cual nos deleitó durante muchos años. ¿Quién no vibró con su creación “Hoy tengo ganas de ti”? ¿Y con muchos otros temas más? Miguel marcó una interesante época en la balada hispanoamericana, gracias a sus magníficas producciones y composiciones, lo que hizo que sea admirado por muchos. Recuerdo que una vez me dijo: -Luís, ¿no crees que vivir en Estados Unidos puede quitarte la vena creativa?-  Yo le respondí: -No Miguel, yo creo que la oportunidad de vivir en Estados Unidos me abre la mente y los caminos; aunque yo no cante ni componga en inglés, me enriquezco mucho musicalmente en este país, y todo eso lo comparto con mi gente-. Hoy debe estar con tantos otros compañeros talentosos a los que Diosito les tiene un lugar privilegiado junto a él. Seguramente, ellos seguirán cantando para los que se nos adelantan en este camino de la vida y pasan a otro plano. ¡Miguel quedará por siempre en nuestros corazones!”
Luís Ángel

“Miguel  Gallardo, un gran artista que se fue de gira muy temprano y que seguramente perdurará en el tiempo, porque los hombres pasan pero los temas QUEDAN”.
Marcelo Dupré

“Aunque no tuve el placer de conocerlo personalmente, por referencias de conocidos que sí tuvieron esa oportunidad, sé que, además de ser un gran cantante, fue un excelente ser humano. Paz en su tumba”.
Vicky

“Al amigo, al compañero del alma, .
Jeanette

Publicada por
Óscar Iván Londoño Zapata Especial para El Nuevo Día
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my space
Publicidad
Todos los derechos reservados Editorial Aguasclaras S.A. - 2014 - Ibague - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular.
Términos y condiciones