23 Noviembre 2014
Publicidad
Publicidad
Generales
Darwin: Voz y sentimiento desde el Ecuador
“Me pregunto cuándo volveré a estrecharte en mí, cuándo volverán aquellos besos que perdí. Yo esperaré, tú cambiarás y nuevamente mi vida empezará...” dice la canción que en 1978 hizo grande a Darwin, un artista que lanzó su voz para cantarle al amor desde el Ecuador.
January 5, 2012 - 00:00

Ecuador, al igual que la mayoría de países latinoamericanos, fue cuna de múltiples artistas de la música romántica en las décadas de los años setenta y ochenta; no obstante, fueron pocos los que lograron posicionar su carrera discográfica con gran proyección internacional. Al respecto, por ejemplo, se recuerda de manera especial a un intérprete quien siendo niño logró uno de sus mayores éxitos. En 1980 Darío Javier lanzó al mercado la balada “Si entendieras”, de la autoría de Jorge Córdova para el sello Ifesa del Ecuador. En Colombia, la cantante Karool hizo una versión de este tema. De igual manera, el grupo La Pandilla logró ubicar su canción “Tanto tiempo”, y otros temas más, con gran éxito a mediados de los años ochentas.

En los setentas, Edwin de Jesús Regalado Núñez, conocido artísticamente como Darwin, consolidó con gran éxito varias canciones tanto a nivel nacional como internacional. En esta entrevista, el cantautor comenta sus pasos por la música y la discografía.


Óscar Iván Londoño Zapata: ¿En qué región del Ecuador nació? ¿Qué recuerdos tiene de su infancia?
Darwin: Nací un cinco de mayo de 1952 en el Cantón Alamor provincia de Loja localizada al sur de mi país. De mi infancia conservo los mejores recuerdos; creo que viví en una época de grandes valores, puesto que mis padres supieron inculcarme buenos ejemplos.

Después de radicado en la cuidad de Guayaquil, realizó sus estudios secundarios. ¿Cómo fue esta época?
Estos años fueron maravillosos. La música romántica estaba en todo su furor y esto hizo que recepcionara y aprendiera todo lo que ofrecían los compositores e interpretes de esa época. Ya para aquellos años me encontraba en el furor de la fama y no pude graduarme del colegio con el grupo de amigos, pues viajaba constantemente por todo el país. Confieso que tenía malas notas, saqué rojo en Música, por ejemplo; no obstante, la institución en donde cursaba mis estudios hizo una excepción y reunió, en una posterior ocasión, al jurado de profesores; así pude graduarme. Pienso que mi triunfo como artista le dio cierta distinción a mi querido colegio Dante Alighieri, de padres Josefinos. Era la institución educativa más visitada por otros colegios aledaños, pues ellos sabían que allí estudiaba yo, el cantante que les había tocado la fibra romántica de sus corazones, especialmente los de las chicas de esa época. ¡Qué tiempos aquellos!

¿Y la universidad?
En la universidad desarrollé todos mis conocimientos como artista profesional. Era tenido en cuenta con mucha frecuencia para participar en grandes eventos sociales.

¿A qué se debe su gusto por la música?
Mi abuelo y mi padre eran muy aficionados a la música; creo que de allí heredé ese gusto.

¿Cómo fue la primera vez que cantó en público?
Recuerdo que la primera vez que canté en público fue en la hora social de mi escuela, en el cantón Valencia de la Provincia de Los Ríos, región en la que residió mi familia una temporada. El tema que interpreté a mis siete años fue el pasillo “Chorritos de luz”. Mis compañeritos me aplaudieron tanto que la maestra elogió mi talento. Esta primera vez lógicamente fui presa de los nervios, pero después se superó ese temor.

Cuéntenos sobre los inicios de su carrera artística y discográfica.
Me inicié en 1969 en la casa discográfica Ifesa. Lo hice con la canción “Cuéntale”, que tuvo un importante impacto en la época. En general, mi producción discográfica fue abundante; sin embargo, mi más grande éxito inédito a nivel nacional e internacional fue “Yo esperaré, tú cambiarás”, con más de dos millones de copias vendidas (incluidos los discos piratas).  

¿Qué papel cumplió el programa “Puerta a la Fama” en su carrera artística?   
“Puerta a la Fama” era un programa de aficionados que transmitía el Canal 4 de Guayaquil. Participé en uno de sus certámenes y gané el primer puesto. Recuerdo que el premio consistía en un boleto de ida y regreso a Chile, junto con doscientos dólares. Sin embargo, no los usé puesto que vendí el boleto y, así, con este dinero y los dólares compré mi primera guitarra eléctrica.

¿De qué manera se desarrolló el movimiento romántico de la balada en el Ecuador en las décadas de los años sesenta y setenta?
Como en todos los países latinoamericanos, Ecuador abrió su corazón a todas esas bellas melodías irrepetibles de esta época dorada de la música romántica.

¿Qué aportes realizó esta música a las nuevas generaciones de artistas en Ecuador?
Esta música hizo que los jóvenes de aquel entonces hablaran con el corazón a sus seres amados, hecho que en nuestro actual tiempo se ve muy poco.

¿Cuál es la historia de su nombre artístico?
Mi madre estaba segura de que al nacer mi padre me había inscrito como Darwin, pero tiempo después se enteró de que mi nombre de pila era Edwin. Y Darwin me gustó como nombre artístico.

A comienzos de la década de los setenta tuvo usted un percance junto con su colega Jinsop. ¿Podría comentarnos al respecto?
Fuimos contratados para actuar en el Coliseo de Deportes de la cuidad de Machala; pero el vehículo en el que viajábamos se averió en el camino, por lo que no pudimos llegar al concierto a la hora establecida. Ante esto, el Comisario de Espectáculos ordenó que nos llevaran presos.

En 1978 participó en el Festival de la Canción en la Mitad del Mundo. ¿Cómo fue esta experiencia?
Participé con el tema “Campesina americana” del compositor ecuatoriano Luis Padilla Guevara y fui el ganador de dicho evento musical. Esto me dio gran proyección.

Pregunta y respuesta
También participó en el Festival de la Canción de Buga en Colombia en varias oportunidades. ¿Qué recuerda de estas presentaciones?
Participé en dos oportunidades y tuve destacadísimas ubicaciones. En el certamen de 1983 interpreté el tema “Campesina americana” y ocupé el cuarto puesto. Allí conocí a la talentosa cantante puertorriqueña Yolandita Monge. Confieso que me deslumbró esta bella mujer, quien canta preciso y sigue siendo muy bella. Yolandita fue la ganadora del festival con la canción de su autoría “Sí”.  

¿Cómo ha sido su relación con Colombia? ¿Recuerda la primera vez que visitó el país?
Mi relación con Colombia ha sido maravillosa. Este país hermano posee el sentimiento más grande de hacer sentir al extranjero como de su propia tierra. En 1978 lo visité por primera vez.

En 1978 grabó uno de sus más grandes éxitos, “Yo esperaré, tú cambiarás”.
Efectivamente. Su compositor es el abogado Luis Padilla Guevara. Fue tanta la aceptación de la canción a nivel nacional e internacional que fue catalogada como un verdadero y extraordinario “boom”. Repito, un tema con más de dos millones de copias vendidas.

¿Cuál fue la clave del éxito de este tema?
La grabación de esta canción no me gustó tanto al principio, puesto que la escuché con el solo acompañamiento de guitarra; no obstante, cuando se incluyó el acordeón, me encantó. Por tanto, creo que la incorporación de este instrumento al arreglo musical, acompañada de su hermosa letra y mi interpretación, fueron los factores que generaron tal éxito.

¿Qué reconocimientos obtuvo por esta canción?
Por primera vez Ifesa otorgó un disco de oro a un artista nacional. Y yo me hice acreedor a ese premio. Gané este disco “olímpicamente”, es decir, sin padrinazgos, como ahora suele suceder. Tanto el pulso de mi garganta como el cariño del pueblo, que nunca me ha desamparado, fueron los factores que me permitieron recibir el galardón. Como caso curioso, la dueña de la casa disquera Ifesa, Leticia Pino, había ordenado que no se me diera el disco de oro; lo anterior debido a que pensaban que los demás artistas exigirían lo mismo. Además, como toda empresa corrupta, tenía doble contabilidad. De esto me enteré tiempo después en Nueva York, gracias a una llamada de Carlos Oñate.
Otra de sus canciones muy conocidas es “Mi viento es soledad”. ¿Qué puede comentarnos acerca de este tema?
Este es otro hit inédito y estrenado en mi voz.

¿Qué ha hecho característico su estilo musical?
Uno de los aspectos que ha hecho característico mi estilo musical es el lamento vocal de mi voz, así como el respeto a mis raíces musicales andinas.

¿Cuáles han sido sus mayores satisfacciones como músico?
Ganarme un espacio muy apreciado y respetado en mi país.

Sus espectáculos también están dirigidos a los emigrantes ecuatorianos en Estados Unidos. ¿Cómo ve usted la situación de los ecuatorianos en América del Norte?
Muy dura. Admiro a mis paisanos porque se “fajan” trabajando en Estados Unidos. Espero con gran anhelo que estén muy cerca mejores días en nuestro país, para que se inicie su retorno definitivo.

¿En qué proyectos trabaja actualmente?
En la actualidad oriento musicalmente a jóvenes valores; además, he grabado covers de temas maravillosos del ayer.

¿Cuándo volverá a visitar Colombia?
Muy pronto. Hay muchos empresarios interesados en que ofrezca algunos conciertos.

Tiene mi agradecimiento por haber aceptado esta entrevista.
El placer es mío. Espero poder visitar muy pronto Colombia. Un saludo especial a todos los seguidores del Tolima. Y, además, un agradecimiento porque continúan recordando mi música.

Publicada por
ÓSCAR IVÁN LONDOÑO ZAPATA
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my space
Publicidad
Todos los derechos reservados Editorial Aguasclaras S.A. - 2014 - Ibague - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular.
Términos y condiciones