Tener un hijo, una decisión de dos

De las muchas decisiones difíciles de tomar, traer un hijo es una de ellas. Esta, para muchas parejas, está basada en la estabilidad económica, la situación familiar, las expectativas de vida y los objetivos de cada uno, los cuales condicionan hacer una realidad este anhelo.

Vivir los primeros años en pareja, esperar a tener una estabilidad económica, o al contrario, casarse y rápidamente encargar el primer hijo, son algunas de las inquietudes que seguramente lo mantendrán despierto al pensar en cuál será el momento apropiado para tener un hijo.

¿Motivos o excusas?, sin importar cuál sea, tener un hijo debe ser la determinación más importante de una pareja. 
Así como antes de casarse se deben mencionar temas como: dónde van a vivir y división de responsabilidades económicas, también es necesario hablar del número de hijos que deseany el tiempo en el que piensan tenerlos. 

Si bien un niño trae responsabilidades, cambios en el estilo de vida y otros factores que pueden generar duda como la estabilidad laboral e intereses por mejorar la economía, es la pareja la únicaque sabrá el momento oportuno para traer nuevos integrantes a su hogar.

Pero recuerde que este rol tiene grandes responsabilidades hacia una nueva vida que necesitará protección, educación y otros cuidados. 
Por eso, el mejor momento es cuando esté dispuesto a dedicarle tiempo y tener paciencia para todo lo que implica el proceso de crianza.

LUISA FERNANDA RUIZ

Comentarios