Graffiti, una cultura que dejó de ser minoritaria en Ibagué

JORGE CUÉLLAR – EL NUEVO DÍA
La imagen de Ibagué comenzó a cambiar gracias al arte urbano del graffiti, dejando en el pasado espacios de contaminación visual.

Las paredes de la ciudad se han convertido en el lienzo perfecto para los artistas urbanos, quienes plasman en estas, mensajes de libertad, ambientalismo, críticas y protestas; además de exaltar a grandes personajes, identidades culturales y sentimientos de amor y paz.

Espacios como los viaductos del Sena, la calle 80 con carrera Quinta, el puente de la Guabinal, paredes de las instituciones educativas, entre otros lugares, mediante una explosión de colores, se lograron transformar, dejando en el olvido muros grises y excesos de contaminación visual, gracias a la desmedida publicidad.

Hoy los ibaguereños admiran los mensajes plasmados mediante prácticas o técnicas que van desde el wildstyle, 3D, personajes, abstracto, lienzo, esculturas, pegatina, plantillas y realismo; y que tienen como único objetivo construir la memoria colectiva de la capital del Tolima.

 

Una expresión cultural de 15 años en Ibagué

 Con el ánimo de fortalecer esta expresión cultural en la ciudad, la Administración ejecutó la denominada Mesa del Graffiti, bajo la estrategia Gestores de Paz. En ella participan cerca de 20 colectivos, los cuales desarrollan estrategias de intervención, festivales, talleres, entre otras actividades, que permiten motivar la cultura urbana en los jóvenes ibaguereños.

Desde el año 2016, se ha intervenido 21 puntos a lo largo y ancho de Ibagué. Además, se llevaron a cabo los festivales el Sur es Arte y el Festival Internacional del Graffiti. De igual manera, se dictan cuatro talleres permanentes donde los estudiantes aprenden las distintas técnicas y como graduación se encargan de intervenir un mural de la ciudad con el apoyo de la Alcaldía, la cual brinda los implementos para la ilustración.

Los jóvenes que quieran pertenecer a los programas del graffiti desarrollados por la Alcaldía deben dirigirse a la casa de la Juventud y el emprendimiento, allí conocerán la programación de los talleres y harán parte de la Mesa del Graffiti, así lo dio a conocer Juan Diego Angarita, secretario de Apoyo a la Gestión, quien extendió la invitación.

 

Sentimiento grafitero

 Camilo Mahecha, conocido como ‘Scrap’, grafitero desde hace 12 años, exalta la importancia del arte urbano y lo cataloga como la expresión del ser. “El graffiti nace de una expresión o un pensamiento que se plasma en una pared, puede ser catalogado de diferentes formas, pero el único fin es expresar lo que piensas y sientes. Un tema social comienza a volverse importante cuando activamente comienzan a participar más jóvenes”.

Mahecha agregó: “La idea de los murales ibaguereños es mostrar nuestras raíces, el nevado, los mitos, los animales, los orígenes tolimenses, el tema indígena. Es reconstruir nuestra memoria colectiva”.

EL NUEVO DÍA

Comentarios