Cierre de compuertas, un nuevo capítulo de incertidumbre para Hidroituango

Cierre de compuertas, un nuevo capítulo de incertidumbre para Hidroituango
Hoy sobre las 6 de la mañana, EPM procederá a realizar el cierre de una de las compuertas ante el hallazgo de un socavón dentro de la casa de máquinas. ¿Qué pudo haber generado esta caverna? ¿Qué consecuencias puede tener el cierre de las compuertas?
COLPRENSA - EL NUEVO DÍA
Foto: COLPRENSA - EL NUEVO DÍA
16 Ene 2019 - 3:01am

El proyecto hidroeléctrico Ituango (Hidroituango), vive desde el pasado 10 de enero un nuevo capítulo, luego de que Empresas Públicas de Medellín (EPM) informara sobre el hallazgo de un socavón cercano al cuarto de máquinas, lugar por donde se viene evacuando el agua del río Cauca, ante los problemas que se generaron con el taponamiento de los túneles de desviación.

Aunque las alertas se mantienen, la presencia de la caverna prendió más las alarmas debido a que no se conoce con exactitud las causas que la generaron, por lo que la preocupación sobre el proyecto volvió a surgir ante la gravedad de un nuevo problema, para un proyecto que se encuentra en contingencia desde el 28 de abril de 2018, cuando se generó la primera alerta.

Frente a este escenario, la compañía decidió agilizar el proceso de cierre de las compuertas que están evacuando el agua del río Cauca, desde el 10 de mayo de 2018 a través del cuarto de máquinas, con el objetivo de evaluar la situación que se está generando al interior de la montaña. Además, se están evaluando las consecuencias y efectos, desde el Puesto de mando Unificado, que puede generar este procedimiento para las poblaciones ubicadas aguas abajo y el futuro del proyecto.

“Lo que se hará es cerrar una de esas compuertas, la segunda, con lo que el caudal que ingresa a este espacio bajará de 750 a 370 metros cúbicos por segundo, aproximadamente. Con esto esperamos que el nivel del embalse suba a 405 metros sobre el nivel del mar (hoy está en 389,7) y poder activar de nuevo el vertedero. Cuando esto pase procedemos a cerrar la compuerta restante”, explicó en su momento el gerente (e) de EPM, John Maya.

Es así como hoy, desde las 6 de la mañana, la compañía procederá a realizar el cierre de la compuerta dos, para lo cual evacuará a más de mil trabajadores que se encuentran en el proyecto y dispondrá de un equipo técnico de cinco personas que será el encargado de hacer ese procedimiento.

Sumado a esto, la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (Ungrd), tiene dispuestos más de 700 personas que se suman a los hombres de la Fuerza Pública, quienes estarán atendiendo la situación tanto en el proyecto como en los municipios de la ronda del río Cauca. Además, desde este miércoles y hasta el próximo viernes se suspenderá el tránsito de vehículos por el proyecto.

“El protocolo y el Puesto de Mando Unificado se activarán el miércoles a las 3 de la mañana, a las 5 se hacen los últimos preparativos y a las 6 de la mañana se procede al cierre. A la media noche de este martes (ayer) no habrá un trabajador en la obra y solo quedarán en el proyecto cinco personas”, explicó Federico Gutiérrez, alcalde de Medellín, quien además resaltó que para monitorear la seguridad de esta operación habrá 600 sensores instalados en la montaña, en la presa, en el río y en el vertedero.

En cuanto a la compuerta número uno, la compañía espera que dentro de cuatro o seis semanas pueda iniciarse con su cierre, dependiendo del balance que se haga con el cierre de la compuerta dos hoy. Además, esto dependerá del tiempo que puede tomar que el nivel del embalse suba para poder evacuar el agua a través del vertedero, en este caso una de las prioridades es garantizar el caudal mínimo del río aguas abajo de la presa, para no generar afectaciones ambientales en los ecosistemas.

De acuerdo con los últimos reportes de EPM, con corte al pasado lunes a las 5 de la tarde, al embalse está llegando un caudal de agua de 519,89 metros cúbicos por segundo, y está siendo evacuado un caudal de descarga de 739,6 metros cúbicos por segundo. Además, el nivel del embalse está en la cota 389,7 metros sobre el nivel del mar.

 

Posibles efectos

De acuerdo con los expertos, la incertidumbre de lo que está pasando al interior de la montaña obliga a que EPM haya tomado la decisión de acelerar el cierre de las compuertas, sin embargo, esto también podría tener unas consecuencias en cuanto a derrumbes internos, la presión sobre la montaña, una disminución de caudal del río Cauca, entre otros.

Para Gutiérrez, la labor que va a realizar la compañía es necesaria para recuperar el cuarto de máquinas, lo cual dará un espacio para hacer las revisiones necesarias y dar la estabilidad a las socavaciones que allí se presentan, pero esto puede conllevar a que se presenten movimientos de tierra e inestabilidad en el macizo rocoso.

“El cerrado de la primera compuerta, y posterior de la segunda compuerta, va a generar que el nivel de agua del embalse suba para hacer las descargas a través del vertedero, cuando se alcance su nivel. Además, se va a generar una mayor presión sobre el túnel que lleva a la compuerta, así como vacíos aguas abajo de las mismas. Tenemos que tener en cuenta que es posible que se presenten algunos movimientos y deformaciones, pero esto depende de la estabilidad que tenga el macizo rocoso y de la maniobra con la cual se realice el proceso”, explicó Gutiérrez.

Portilla explicó que debido a que el macizo rocoso de la montaña está deteriorado, uno de los efectos con el cierre de las compuertas es la presión que se va a generar en el embalse, ante el aumento del nivel de agua que contiene, lo cual conllevaría a que se presenten derrumbes en la zona.

“Las alarmas se encienden en razón al descubrimiento de la oquedad y al momento en que se cierre la compuerta que da acceso a la casa de máquinas, porque se generarán unas presiones por el aumento del nivel del agua del embalse sobre el macizo y las laderas, lo cual puede conllevar a que se generen unos movimientos en masa que podría impactar la zona donde está construido”, explicó Portilla.

De acuerdo con el docente, otro efecto podría darse a nivel interno, dentro de las cavidades que se han generado, ya que a pesar de que se busca cerrar el flujo de agua por este sistema, la misma está generando un soporte al socavón.

“Cuando se desocupen las cavernas internas del macizo se puede generar una pérdida del soporte que en este momento, así sea contradictorio, está generando el flujo de agua a altas presiones y al perderlo es probable que se registren unos colapsos de los techos y las paredes de los socavones, el mayor riesgo es que el macizo falle, porque tendríamos un problema incontrolable”, indicó el geólogo.

Los expertos consideran que estos son los principales riesgos que se corren a la hora de hacer las maniobras que están programadas para este miércoles. Sin embargo, la compañía cree que este es un proceso que se ha venido manejando con la mayor rigurosidad del caso y analizando técnicamente las diferentes variables para que no se registren contratiempos. 

 

Cuarto de máquinas, un punto de alta tensión 

 La atención de Colombia vuelve a estar en el proyecto de Hidroituango, porque más allá de la magnitud de la obra, que espera generar aproximadamente el 17 % de la energía del país, el futuro de la hidroeléctrica dependerá de lo que suceda con la casa de máquinas ante el cierre de las compuertas, la cual es considerada el corazón del proyecto.

En ese sentido, son muchas las incertidumbres que existen sobre las causas que pudieron haber generado el socavón dentro de la montaña. Para algunos expertos, esta sería una de las consecuencias que se generaron al desviar el río Cauca en una estructura que no estaba preparada para recibir ese caudal de agua a presión.

El geólogo y docente del departamento de Geociencias de la Universidad Nacional, Modesto Portilla, indicó que EPM se ve obligado a agilizar el cierre de las compuertas porque los socavones podrían seguir creciendo, ya que el agua a altas presiones continuará horadando internamente el macizo rocoso del costado derecho del proyecto.

“Se confirma lo ya visto en la realidad y es que la montaña del estribo derecho (Loma El Capitán, Briceño), está carcomida por la presión del agua, no como dice EPM que todavía no se sabe a qué se debe. Al cerrar las compuertas, los socavones dejarán de crecer por la presión del agua actual que circula por ellos, porque esta ya no continuará circulando”, explicó Portilla.

Por su parte, el docente de Ingeniería de la Universidad Javeriana y expresidente de la Sociedad Colom biana de Geotecnia, Jorge Alberto Rodríguez, consideró que un factor que pudo haber generado esas cárcavas es que en esa zona se presenta muchas fallas geológicas, que sumado a la presión de agua con la desviación del río Cauca, se pudo haber generado procesos erosivos que conllevaron a la presencia de socavones dentro de la montaña.

“El problema del estribo derecho de Hidroituango es que existen unas fallas geológicas, lo que significa que hay una ruptura en el macizo rocoso que genera una zona de desplazamiento y fracturamiento de la roca. Además, en este proceso la estructura rocosa queda muy afectada y si a eso le sumamos el hecho de que por esta zona está fluyendo agua a presión en grandes cantidades, ese material se lava y se va erosionando, dejando un vacío dentro de la montaña y esto es lo más probable que haya ocurrido”, explicó Rodríguez.

Con esta postura coincidió el docente de ingeniería de la Universidad Central y especialista en infraes tructura hidráulica, Gélber Gutiérrez, quien manifestó que los socavones se dan por un fenómeno de vacío que genera el flujo de agua altas velocidades por dentro de la estructura, la cual no estaba preparada ni diseñada para ese uso. Además, reconoció que el cuerpo rocoso de la zona no está consolidado y puede presentar fracturas que son más vulnerables y propensas a que el material que lo conforman sea arrastrado. 

“Lo que hemos tenido es una contingencia tras otra y el sistema de conducción de agua hacia la casa de máquinas no está habilitado como un túnel de desviación, como se están utilizando actualmente, sino para manejar el agua de forma controlada para la generación de energía”, indicó Gutiérrez, quien además recordó que EPM se vio obligada a evacuar el agua por este sistema debido al taponamiento de los túneles de desviación que estaba generando el llenado del embalse sin control y sin que se haya terminado la altura de la presa.

Publicada por
BOGOTÁ, COLPRENSA