¿Por qué algunas parejas se casan y... terminan?

SUMINISTRADA – EL NUEVO DÍA
Ahora que parece que Miley Cyrus y Liam Hemsworth definitivamente no van a volver... la gente no para de preguntarse, ¿por qué se casaron entonces? Miley y Liam se separaron poco después de casarse, pero no han sido los únicos: ¿qué es lo que pasa?

Se supone que las parejas se casan muy enamoradas... ¿o no? Parece que no: pueden existir algunas muy buenas razones para casarse, además del amor, pero ¿qué pasa con esas parejas que al poco tiempo de casarse deciden separarse?

El caso de Miley Cyrus y Liam Hemsworth ha puesto a pensar a todo el mundo: ¿cómo es que tras una espectacular boda, pocos meses después ya están adelantando el divorcio?

“A veces las parejas se casan en un último intento por salvar la relación o por cumplir con un requisito social o por asegurar la sociedad económica. Y aunque son buenas razones, una mala relación terminará por ser insoportable”, explica la psicóloga Adriana Patiño, experta en relaciones de pareja.

Miley y Liam no han sido la única pareja de famosos que ha enfrentado esta particular situación: Angelina Jolie y Brad Pitt también se separaron poco después de casarse. Tras apenas dos años, y luego de haber estado juntos durante más de una década, se separaron en los peores términos.

“Extrañamente, las relaciones muy buenas dan pocos pasos a la hora de formalizar, mientras que las parejas que claramente enfrentan una relación inestable y no quieren terminar, necesitan hallar una forma de mantenerse juntos ante lo externo, ya que de forma interna la pareja no funciona”, explica Patiño.

 

¡Qué romances!

Expertos le cuentan qué pasa cuando las parejas que recién se casan terminan por separarse y por qué los dos primeros años de matrimonio son tan importantes.

 

¡Para qué se casaron! 


Amigos y familiares no dejarán de hacerse esta pregunta. ¿Será que no lucharon lo suficiente? La psicóloga Nelly Silva explica cuáles son los motivos para que una pareja recién casada termine por separarse:


1. Infidelidad. Algunas personas no están dispuestas a perdonar que su pareja les haya puesto los “cachos”, cuando se supone que deberían ser dos tortolitos. Aunque algunos apostarían por el perdón para continuar la relación, puede que la infidelidad solo sea el detonante de una cantidad de problemas sin solución. 

2.Unas expectativas demasiado altas. Puede que el matrimonio se haya dado para salvar la relación y que, pasadas las fiestas, los problemas no se hayan terminado. Puede que una persona se case para conseguir un mayor compromiso por parte de su pareja, pero si alguien no se quiere comprometer... ¡ni aunque le pongan un grillete! 


3. Las personas cambian. O simplemente se muestran como son. Es decir, puede que antes del matrimonio todo haya sido color de rosa y es por eso que decidieron dar el paso de casarse, pero algunas personas cambian su comportamiento cuando ven que su relación está asentada y es feliz. Algunas personas, por otro lado, tienden a sabotearse y no tienen miedo de vivir una relación de pareja común y corriente, entonces arruinan por completo la relación. 

4.Violencia. Si en la relación se está viviendo violencia de género o intrafamiliar, entonces no se puede hacer más que divorciarse aunque se hayan casado el día anterior. El agresor puede recibir terapia y cambiar, claro que sí, pero tendrá que hacerlo solo y la otra persona deberá ponerse a salvo. 

5.Incompatibilidad de caracteres. Es la frase favorita de los famosos. Y parece gracioso, pero así es. A veces el deseo de estar con la otra persona lleva a dar el paso de casarse, pero una vez que la relación entra en marcha, se dan cuenta de que no tienen tanto en común como pensaban y esas diferencias se hacen tan insoportables que no queda más remedio que separarse. 

 

¿Por qué los primeros dos años de

matrimonio son tan importantes?


Por supuesto que ahora la mayoría de las parejas viven juntas antes de casarse, aunque, según las investigaciones, las nuevas generaciones prefieren estar cada uno en su casa. 
En cualquier caso, una cosa es ser novios y otra esposos, por lo que la psicóloga Luisa Mendoza explica por qué los dos primeros años de matrimonio son tan importantes en una relación:  


1.Los dos primeros años predicen el destino de la relación. Una investigación de la Universidad de Texas halló que si las cosas van mal al momento de casarse, no hay sorpresa: la relación seguirá siendo terrible. 


2.Hay desilusión. En el estudio se encontró que las parejas que se divorciaron durante los primeros dos años mostraron signos de desilusión y fueron negativas entre sí en los primeros dos meses de su matrimonio. 

3.Estar un poco triste durante la luna de miel es normal, pero si está realmente deprimido, las cosas presagian un mal matrimonio. La tristeza de la luna de miel es normal. Ambos están cansados después de la boda y, cuando finalmente la fiesta terminó, el estrés sale a relucir. Si tras la luna de miel siguen deprimidos, es importante no ignorarlo. 

4. Hay que enfrentarse a la realidad. Hay varias situaciones importantes que deben resolverse el primer año de matrimonio como aprender a manejar el dinero, distribuir las tareas del hogar y cuándo tendrá tiempo libre cada uno. Cómo tratarán con los suegros, comprender las diferencias en la espiritualidad o religión, aprender a lidiar con el conflicto y discutir las expectativas de cada uno. 

Desafortunadamente, muchas parejas evitan los temas difíciles y eso solo hace que se cree resentimiento e incertidumbre. 

BELKYS P. ESTEBAN C.

Comentarios