Superservicios dice que el Ibal no está en riesgo de intervención o liquidación

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
El gerente del Ibal, Juan Carlos Núñez, había indicado que la carga de la nómina y el endeudamiento por más de $90.000 millones ponían a la empresa en un escenario financiero complicado. No obstante, la Superservicios informó que no existen preventivas por algún riesgo sobre la entidad.

En respuesta a un derecho de petición, la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios indicó que la Empresa Ibaguereña de Acueducto y Alcantarillado (Ibal) no está en riesgo de intervención o liquidación, como lo advirtió hace unas semanas el gerente Juan Carlos Núñez.

En aquel momento, el jefe de la empresa de acueducto aseguró que el gran número de contratos que suscribió la administración anterior a término indefinido, sumado al endeudamiento por más de $90.000 millones, ponían al Ibal en una situación financiera compleja que abría la posibilidad a una intervención o liquidación.

Sobre la carga “burocrática” que heredó del gobierno pasado, el Gerente acotó que se vincularon a 140 personas a término fijo en diferentes cargos de nivel profesional, asistencial y administrativo, dejando unos gastos operacionales bastante altos que lo obligaban a implementar una política de austeridad y protocolos de “adelgazamiento”.

“Tenemos prácticamente seis meses para tomar una decisión sobre la empresa, en estos momentos estamos evaluando jurídicamente cada uno de esos contratos, porque no queremos cometer errores, tampoco queremos atropellar a la gente, simplemente vamos a hacer un ejercicio que nos corresponde como un gobierno responsable”, dijo Núñez.

 

Lea: --> Sintraibal solicitó a la Superservicios determinar si el Ibal se encuentra en riesgo de intervención

Preocupados por la declaración de Núñez, Sintraibal, una de las cuatro organizaciones sindicales constituidas en la empresa, consultó directamente con la Superservicios cuál es la realidad. En la respuesta, la entidad señaló que “el Ibal no es objeto de acciones preventivas de que trata el capítulo IV y V de la ley 142 de 1994”.

Para James Puentes Delgado, fiscal de Sintraibal y presidente de la Federación Nacional de Servidores Públicos de Colombia (Fenaser), se trata de una noticia que da un parte de tranquilidad a los trabajadores, que permanecían impacientes por la posibilidad de que en un periodo estimado de seis meses el Ibal entraría en un proceso de intervención.

“La respuesta de la Superservicios nos da aliento y esperamos que el señor Gerente nos reciba, para mirar a ver cuál va a ser la proyección en este gobierno, mirar los alcances y revisar la problemática que se le va a venir a futuro a la empresa y así poder sacar adelante los proyectos que tiene”, indicó Puentes.

Y agregó: “Ha faltado comunicación directa, porque ya pasó un mes y con nosotros, por lo menos, no ha hablado. Queremos tener un contacto con ellos para conocer cuál va a ser el proyecto de trabajo”.

El año pasado, durante la administración de Guillermo Alfonso Jaramillo, el Ibal pignoró su recaudo por 10 años para que se le desembolsara un empréstito de $40.000 millones que solicitó a tres entidades bancarias para la continuación del Acueducto Complementario.

Luego el Ibal, a través de Infibagué, mayor accionista de la empresa de acueducto, tramitó un nuevo empréstito y una nueva pignoración del recaudo por los servicios de acueducto y alcantarillado por un valor de $3.000 millones.

 

Dato

En la Empresa Ibaguereña de Acueducto y Alcantarillado, una de las más grandes de la región, existen cuatro organizaciones sindicales: Unibal, Sintraibal, Sintraemsdes y Sintrofibal.

 

Dato

Juan Carlos Núñez dijo que el panorama del Ibal no es alentador debido al endeudamiento por $90.000 millones y al recaudo mensual, que asciende a unos $5.600 millones.

REDACCIÓN GENERALES

Comentarios